Ahora

AEE repara en San Juan sin inspeccionar primero

Aludió a la falta de mano de obra y materiales.

En una tabla de 418 incisos que representan los alimentadores de carga de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) en la región de San Juan, se desprende que la corporación pública solo ha hecho una visita de evaluación a ocho de ellos entre el período del 20 de septiembre y el 8 de diciembre de 2017.

No obstante, la AEE asegura que el 51% de los alimentadores están energizados en su totalidad.

La información, suscrita en el informe ejecutivo de la corporación a partir del huracán María, comprende los distritos Guaynabo, Río Piedras y Monacillos de la ciudad capital y compete a 156,948 clientes.

"Este plan presenta todos los alimentadores, si se hizo ‘assessment’ del alimentador, eso significa que si se patrulló el alimentador para identificar que está averiado o no, en qué estatus está la reconstrucción del ‘backbone’, que es el troncal, y obviamente lo de los laterales que son los famosos ramales y de los ramales llegamos a los famosos bolsillos”, explicó durante una vista pública el ingeniero José Sepúlveda, quien encabeza el directorado de Transmisión y Distribución de la AEE.

La ejecución de los “assessments” es necesaria para determinar extensión de daños en los alimentadores. Sin embargo, su compleción no incide en los esfuerzos de reparación, según explicó Sepúlveda a NotiCel.

“No necesariamente uno depende de otro”, señaló. De los 418, el documento indica que alrededor de 128 se han reparado. El grueso de ellos se encuentra en el distrito de Guaynabo.

En múltiples instancias, los arreglos a los alimentadores se han concretizado sin contar con la estimación, de acuerdo a las tablas del informe.

El director describió que las evaluaciones son útiles para solicitar reembolsos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), ya que la AEE se encuentra en quiebra y sumida en un proceso de Título III bajo la Ley para la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (Promesa, por sus siglas en inglés).

Los patrullajes, de acuerdo al ingeniero, no son urgentes porque FEMA no ha establecido fechas límite para solicitar los reembolsos.

Mientras, conocer el estado del “backbone”, o troncal, fomenta la reconstrucción del alimentador de energía.

El informe también revela los avances de la AEE en cuanto a los denominados “bolsillos” de energía eléctrica en la región de San Juan, pero la mayoría se mantiene en cero por ciento.

En su cita ante la Comisión de Desarrollo Económico, Planificación, Telecomunicaciones, Alianzas Público Privadas y Energía de la Cámara de Representantes, Sepúlveda confesó que “con la fuerza laboral que tenemos ahora mismo, no podremos energizar a tiempo” las zonas que así lo requieren.

Nelson Vélez, administrador regional de Operaciones Técnicas de la Región de San Juan, añadió que la ciudad capital comprende un espacio amplio, pues contiene colindancias y terreno abierto. Justificó que a cada distrito son asignadas 10 brigadas de poca cantidad de trabajadores, o sea, unas 30 personas, con una sola grúa disponible.

“Cada distrito tiene zonas que se dividen en las colindancias. Si usted divide esas zonas por la cantidad de empleados que tenemos, tenemos de dos a máximo tres brigaditas por distrito y una sola grúa. Esa grúa es la misma que tiene que remover los escombros y que tiene que ir instalando poste a poste”, subrayó Vélez.

A medida que arriban más trabajadores con las compañías del extranjero, como Con Edison, la corporación pública puede reorganizar sus tareas. Empero, el conjunto final no se encuentra en la isla y esperan un incremento en números en la próxima semana.

Por otro lado, Sepúlveda expuso que, con la llegada del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos, la AEE perdió la autoridad para adquirir materiales.

Hasta el 8 de diciembre, la AEE tenía en su almacén unos 2,401 postes que se dividían en: 1,248 galvanizados, 733 de concreto y 420 de madera, para un total de gastos de $2.3 millones.

En términos de conectores y fusibles, la AEE registró 151,674 y 22,807, respectivamente, hasta esa fecha, lo que se reflejaba en un costo de $4.1 millones.

Mientras, habían 546,211 cables ($575,767), 12,974 aisladores ($560,401) y 2,227 crucetas ($185,972).

“Hasta el momento en que la Autoridad no tiene abastos para esto, el Cuerpo de Ingenieros, para agilizar el proceso, toma la responsabilidad de la compra de materiales a nivel de toda la isla. Lo distribuyen a través de sus almacenes en Ponce y la región Metropolitana a todos. O sea que nosotros, en términos de materiales, pasamos como si fuésemos un contratista”, declaró Sepúlveda.

Para conocer las necesidades, el Cuerpo de Ingenieros solicita una evaluación de distrito del 30% y, basándose en eso, extrapolan el número a lo que creen que sería la totalidad requerida y hacen la compra.

Al 15 de diciembre, día que el gobernador de Puerto Rico estableció como meta para energizar el 95% del país, y a casi tres meses del paso del huracán María, la AEE solo cuenta con un 64.70% de generación de energía.


comments powered by Disqus

NC.TV

TU OPINIÓN

Subscribe to our mailing list

* indicates required