Ahora

Asoman más aumentos de sueldo en la cúpula de la UPR

Además del comentado aumento del presidente de la Universidad de Puerto Rico (UPR) Darrel Hillman Barrera, otros cuatro puestos de confianza recibirían un aumento en sus salarios pese a la reducción de 20% en los puestos de confianza solicitada por la Junta de Control Fiscal (JCF) y los recortes millonarios al presupuesto de la institución educativa.

Durante la reunión mensual de la Junta de Gobierno de la UPR salió a relucir que un ayudante especial del presidente, así como los directores de Desarrollo y Exalumnos, la Oficina de Compras, y el Jardín Botánico tendrán un alza.

Según el borrador del documento discutido, el o la ayudante especial del Presidente generaría $91,830 al año. En cuanto a la dirección de Desarrollo y Exalumnos, puesto que al momento está vacante, la cantidad total anual sería de $77,599.

Por otra parte, la dirección de la Oficina de Compras recibió un aumento mensual de $1,275, por lo que la compensación final sería de $60,000.

Mientras, el borrador presenta un incremento de $566 al salario del director del Jardín Botánico, para un total de $64,999 anual.

Cabe mencionar que también se consideran reducciones de $421 al Director de Desarrollo Físico e Infraestructura ($90 mil) y $10 a la Vicepresidencia de Asuntos Académicos ($102 mil).

En el caso de la presidencia, Hillman Barrera devengaría $124,107 al año, cerca de $20 mil más que lo dispuesto en la reglamentación universitaria.

En el cónclave, el representante estudiantil graduado Gilberto Domínguez Escalera denunció el alegado aumento al presidente interino por representar una violación a las estipulaciones de la Certificación 90 del año académico 1996-1997. El documento fija salario del Presidente de la UPR en $105,000 anuales.

Del mismo modo, la Certificación 63 de 2013-2014 reafirma que la cifra antes mencionada es el tope salarial. Igualmente, señala que los demás beneficios para el ocupante del puesto deben cumplir con las certificaciones 78 (1980-1981), 171 (1994-1995), 190 y 191 (2002-2003), 50 (2004-2005), 106 y 144 (2009-2010).

"No ha habido aumento alguno. El doctor Hillman está cobrando según la certificación vigente, que establece el salario de la posición que ocupa. En ningún momento se ha enmendado la misma, por lo que el salario del cargo de presidente tampoco se ha alterado y permanece de acuerdo a lo devengado por sus antecesores", explicó Walter Alomar Jiménez, presidente interino de la Junta de Gobierno de la institución mediante un comunicado de prensa.

No obstante, en sus declaraciones no especificó a cuál de las certificaciones aludía. En el transcurso de la reunión, los miembros de la Junta de Gobierno se refirieron a las certificaciones como "viejas" y "letra muerta".

El día de la reunión, la Junta de Control Fiscal envió una carta al director de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal Gerardo Portela Franco, en la cual solicitó información más detallada sobre la cantidad de empleados de confianza de la UPR, los temporeros y cuánto generan, entre otros pedidos.

El ente federal hizo las recomendaciones como añadiduras al plan fiscal que presentó la institución y determinó que las revisiones deben ser acatadas a más tardar el 5 de septiembre.

Al momento, la administración universitaria no ha emitido declaraciones al respecto.

Estudiantes y empleados no docentes repudian el aumento

Mientras, al conocer la noticia del aumento al presidente interino de la UPR, el rechazo por parte de la comunidad universitaria no se hizo esperar, particularmente por los estudiantes y los empleados no docentes.

"Para el año fiscal 2017-2018 se ha propuesto aumentar salarios en más de mil dólares mensuales. A esto, añádase, que se esconda información sobre cómo durante la crisis se están aumentando los salarios en Administración Central, mientras a los recintos se les recorta y se encarece el costo de los estudios. Los fondos deben ser para mejorar la experiencia del estudiantado y del profesorado en su salón de clases", expresó Kiria Hurtado, portavoz del movimiento estudiantil de la UPR, Recinto de Mayagüez.

Como Hurtado, representantes del Recinto de Río Piedras y la UPR en Bayamón lamentaron que la institución educativa sea utilizada para el lucro personal, en este caso del presidente interino y su personal de confianza, en lugar de beneficiar a los estudiantes.

"Es vergonzoso el doble mensaje que se está enviando al país. Primero se aparenta y anuncia que se han comenzado a disminuir los puestos de confianza y el presupuesto destinado para la Administración Central de la UPR, y luego resulta que la aparente reducción implicaría el aumento en el salario del Presidente interino y otros que forman parte de su equipo de trabajo", añadió Carlos Bigay de la unidad ubicada en terreno Vaquero.

Igualmente, el presidente de la Hermandad de Empleados Exentos No Docentes (HEEND), José Torres Rosario, calificó de vergonzoso el incremento salarial.

"Esta es una muestra más que evidente de que los sacrificios de la crisis fiscal solo están sobre los hombros de las familias trabajadoras y los estudiantes. Los altos mandos de la UPR deberían mostrar empatía con la comunidad universitaria a la que se está afectando con las medidas de austeridad en lugar de buscar subterfugios para sacar más ventajas salariales para sí mismos", señaló Torres Rosario.

El líder sindical aludió al recorte presupuestario de alrededor de $200 millones que la UPR debe ejecutar, además de los aumentos que solicita la Junta de Control Fiscal (JCF) y la moralidad como razones para rechazar el aumento.


comments powered by Disqus

NC.TV

TU OPINIÓN