Ahora

Detenidos los fondos de recuperación por falta de estructura gubernamental

El Gobierno no ha creado la estructura necesaria.

El paquete de ayudas para desastres naturales aprobado en octubre por el Congreso de los Estados Unidos no ha sido desembolsado a Puerto Rico porque la isla no cuenta con una estructura adecuada —creada mediante legislación— para recibirlos.

En síntesis, el retraso surge porque el gobierno local decidió convertir al Estado en recipiente principal de los fondos para así servir de filtro hacia las corporaciones públicas y municipios en necesidad.

Aunque no es un requerimiento por parte del Congreso, el primer ejecutivo del país, Ricardo Rosselló Nevares, tomó la decisión basándose en que de esa manera agilizaría la entrega, ya que varias de las corporaciones públicas que necesitarían subvenciones están sumidas en un proceso de quiebra bajo el Título III de la Ley Promesa. Ante ese panorama, la decisión de recibir el dinero recaería sobre la corte, lo cual podría dilatarse más.

“Si es el Estado que iba a necesitar fondos, se necesita legislación como sea. Si es una corporación pública, lo pueden hacer de una de dos maneras: o que la junta de la corporación pública lo favorezca y se establezca el contrato con el Tesoro [federal], o en el caso de aquellas corporaciones públicas que están bajo Título III, tendría que ser la corte. Como se complica, lo que dijimos es 'vamos a convertir al Estado en el recipiente de esto para que entonces se pueda distribuir’”, justificó el Gobernador durante una conferencia de prensa.

No obstante, advino conocimiento de esa información luego de finalizada la sesión legislativa local, por lo que una vez se reanuden los trabajos someterá un proyecto de ley que establezca la estructura necesaria.

“Nosotros vamos a someter eso después que comience la sesión legislativa, fue información que se nos dio posterior a culminar la sesión legislativa, sino lo hubiésemos hecho antes. Nosotros vamos a someter un proyecto de ley donde se estará estableciendo esa estructura que convierta a Puerto Rico entonces, o al Estado, en quién recibe ese financiamiento, y ya después las utilidades se pueden nutrir de ese fondo”, explicó Rosselló Nevares.

En octubre, el Congreso dio paso a un monto de $36.5 billones a ser dividido entre estados como Texas, California, Florida, además de Puerto Rico. Parte de ese dinero sería destinado en la isla para asistir a los damnificados del huracán María y alargar la liquidez del Gobierno.

Rosselló Nevares argumentó, además, que la responsabilidad sobre los fondos no recae solamente en él, sino en la falta de compromiso por parte del Congreso de los Estados Unidos para entregarlos.

“Hay dos condiciones aquí: la estructura que nosotros tengamos acá montada y la disposición del Tesoro de desembolsar ese dinero, o sea que una vez se monte esa estructura, se establezca esa estructura por ley, pues entonces nosotros estaremos solicitando el desembolso urgente para aquellas áreas bien críticas como hemos discutido, Energía Eléctrica, entre otras, que puedan tener esa liquidez”, sostuvo.

Sin acción en la capital federal

Rosselló Nevares estuvo acompañado en la conferencia de prensa por los senadores Chris Murphy y Richard Blumenthal, ambos demócratas del estado de Connecticut, quienes también denunciaron la inacción por parte del Departamento del Tesoro.

Los $36.5 billones, según los senadores federales, están “sentados en una cuenta de banco” sin uso inmediato, acto que dilata la respuesta de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos y otras agencias federales.

“Estamos a 100 días después de la tormenta. Todo aquél que necesitaba un techo azul, se supone que tuviera uno ya. Yo aplaudo a todo el personal de respuesta de emergencia que está aquí y no dudo de sus mejores intenciones, pero el hecho es que no hay razón para que la gente no haya recibido el dinero que les corresponde. Dinero que está sentado en una cuenta de banco y no está siendo utilizado. Yo no creo que esto pasaría en los Estados Unidos”, exclamó el senador federal Chris Murphy en la conferencia.

Tanto Murphy, como Blumenthal subrayaron las fallas del liderato federal, o sea, del Congreso del que forman parte y de la Casa Blanca.

En esa línea, Blumenthal señaló que los trabajadores de esas entidades buscan completar las tareas de recuperación con urgencia, pero en la capital federal no les facilitan el trabajo.

“Las metas propuestas simplemente no se han cumplido. Poco después del huracán María, cuando hablé con el Cuerpo de Ingenieros, me dijeron que restablecerían el servicio eléctrico para diciembre. Ayer me dijeron que para marzo”, denunció.

En su tiempo en la isla, Murphy y Blumenthal visitaron el Hospital de la Universidad de Puerto Rico, Dr. Federico Trilla, localizado en Carolina, y el Caño Martín Peña, en San Juan. También, se reunieron con miembros de FEMA y el Cuerpo de Ingenieros.

Los daños en la institución hospitalaria superan los $2.5 millones, de los cuales ya se han desembolsado aproximadamente $1.7 millones. Aunque el hospital cuenta con servicio de energía eléctrica desde el 3 de octubre, también necesita $1.2 millones para completar la conexión del generador que adquirió.  

Ambos senadores aseguraron que utilizarán todos los recursos a su alcance para defender a Puerto Rico en el escenario federal, uniéndose así a tantos otros congresistas y funcionarios que han visitado la isla, prometido su solidaridad y la toma de medidas.


comments powered by Disqus

NC.TV

TU OPINIÓN

Subscribe to our mailing list

* indicates required