Ahora

Lo que debes saber antes de cambiarte a energía solar

Costos, cuál es más conveniente, entre otros.

La falta de energía eléctrica en el país y la carencia de certezas respecto a posibles fechas del restablecimiento del servicio han obligado a los consumidores a buscar alternativas desligadas a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) para sus hogares.

Una de las opciones más populares es la energía solar, por su costo efectividad en comparación con fuentes no renovables como los combustibles fósiles, y porque su uso no conlleva un alto impacto ambiental. No obstante, su funcionamiento es desconocido para muchos.

A la hora de hacer el cambio, el cliente deben considerar tres elementos importantes, según José Veras, director de Srinergy Solutions: cuánta energía consume y quiere trasladar a producción solar, qué tipo de placa escoger, y el presupuesto disponible.

El sistema

El sistema solar a nivel residencial se compone de las placas, un inversor y la batería.

“La placa es para producción y la batería es para el almacenamiento, y eso lleva unos controladores de carga y unos inversores, que es lo que te convierte la energía y te la distribuye y te la entrega de una manera inteligente”, describió el director.

Srinergy Solutions es un grupo que financia proyectos de generación solar con la ayuda de un fondo de $150 millones trimestrales a distribuirse entre Latinoamérica e India.

Tanto la placa, como el inversor y la batería se venden por separado, y una residencia podría operar sin una batería. Sin ella, no obstante, el consumidor dependería de la red de la AEE y la instalación de paneles solo serviría para disminuir el costo por kilovatio-hora.

“La energía la consumes, la almacenas o la pones a correr para venderla para adelante. Esas placas producen y si el cliente no está en la casa, lo que está haciendo es vendiéndosela a Energía Eléctrica por un crédito neto en su factura. Si todos los clientes que tienen placas le añaden un banco de baterías, entonces no tienen que depender de la Autoridad de Energía Eléctrica. La batería te da esa autonomía”, añadió Veras.

Es por eso que los vendedores de estos sistemas también tienen “combos” para los nuevos usuarios.

Tipos de placas 

Existen dos tipos de placas fotovoltaicas: las monocristalinas, utilizadas en zonas de bajas temperaturas, y las policristalinas, que tienen entre un 17% y 18% de eficiencia. Según Veras, la mejor opción para comprar en Puerto Rico y el resto del Caribe sería la policristalina.

“Policristalino es una placa que tiene un 17, 18 por ciento de eficiencia o sea que captura luz y la convierte a corriente directa. Se recomienda, en el Caribe y al menos en Puerto Rico, placas policristalinas. Ahora vienen placas de 325 vatios, o sea que cada plaquita te produce 325 watts, depende las celdas. Estas son placas de 72 celdas solares”, explicó.

¿Qué sistema conviene?

Para contestar esa pregunta, el cliente debe conocer su consumo promedio diario y el uso que tendrá.

“Una casa promedio que gasta $200 [mensuales] y a .22 que está el kilovatio, estamos hablando de una casa que te consume 900 kilovatios mensuales. O sea que un sistema de 22 placas solares te prende esa casa completa. O sea, tendrían que ser 22 placas de 320 vatios”, calculó Veras.

El consejo principal en este renglón estriba en que la placa solar seleccionada debe ser “Tear 1”, que representa un alto grado de eficiencia y garantía. 

“Eso es lo más cuidado que deberían tener. Hay gente que se pone a hacer lo que llamamos 'inventos criollos' o van a Ebay, y cuando vienen a ver, no les funcionan o no están aprobadas para conectarse al sistema eléctrico”, subrayó.

Costo

Al decidir qué sistema resulta más efectivo para un hogar, también se conocerán los costos. En términos generales, éstos varían por tamaño y uso.

“Una placa de 150 vatios está en $180. Si es una placa de esas grandes, de 325 vatios, estamos hablando de unos $350. Han decaído bastante en precio”, contó Veras.

Las baterías, por otro lado, son la parte más costosa del conjunto, ya que pueden comenzar en $2,000 y superar los $11,000 por ser lo que almacenará la energía y suplirá a los enseres electrodomésticos y las amenidades del hogar.

“Usualmente lo que se hace es que se divide en cargas, en lo que son cargas 220 y lo que son cargas críticas. Si un cliente no tiene $12,000 ó $15,000, pero a lo mejor tiene $8,000, pues se puede separar lo que son las cargas críticas y lo que quiere prender. Si solamente quiere la nevera y un abanico en los cuartos, pues se ajusta al budget”, aseguró Veras.

A pesar de que la inversión inicial parece monumental, Veras insistió en que, a largo plazo, resulta más económico que los pagos anuales mediante un servicio a base de petróleo.

Al igual que en Estados Unidos, en Puerto Rico existen incentivos para subvencionar los sistemas fotovoltaicos, ya sea a nivel residencial o industrial que podrían reembolsar en hasta 40% el costo de productos elegibles.

Garantía

La mayoría de los manufactureros ofrecen una garantía para las placas por un lapso de 25 años, mientras que la vida útil podría rondar los 40 años.

Las baterías tienen una vida útil de entre cinco y 15 años, mientras que los inversores podrían durar entre cinco y diez años.

Veras exhortó, además, a que los interesados acudan a consultores certificados y procuren más de dos opiniones distintas antes de tomar una decisión. Del mismo modo, la instalación del sistema solar se debe delegar a un profesional.


comments powered by Disqus

NC.TV

TU OPINIÓN

Subscribe to our mailing list

* indicates required