Ahora

"El PNP es un partido para administrar la colonia": Dávila Colón

A 50 años de su fundación, aunque para muchos el Partido Nuevo Progresista (PNP) es un partido ideológico, desde su creación se ha dedicado a administrar la colonia en la que las prioridades electorales siempre prevalecen al ideal, sostuvo el analista Luis Dávila Colón. 

Dávila Colón, que favorece la estadidad, criticó que el PNP se apreste a celebrar su cincuentenario este fin de semana durante su convención en Fajardo sin que haya habido un verdadero compromiso de su liderato para adelantar seriamente la estadidad.  

"El PNP es un partido para administrar la colonia. No es un partido ideológico. Hay que tener la voluntad y de esos cincuenta años el PNP usa la estadidad, pues, para administrar la colonia. La solución está en el desmantelamiento del aparato colonial. No es confrontarlo, es reclamarlo. Este es el tipo de cosas que ni el sábado ni el domingo se van a discutir (en la convención)", apuntó.

El PNP se fundó tras la ruptura original entre Miguel García Méndez y Luis A. Ferré por la celebración del plebiscito de 1967 y se debió en gran medida a las diferencias de visiones sobre los métodos para lograr la estadidad.

Recordó que Ferré y los que eran de esa generación entendían que primero había que ganar elecciones, contrario a su contraparte en el liderato republicano. Subrayó que la postura original de Ferré de "que el estatus no está en ‘issue' es el mantra que domina al PNP" ya que de una u otra forma, durante los pasados 50 años, los gobiernos novprogresistas han hecho lo mismo.

Dijo que, aunque en el caso de Rosselló Nevares efectuó un plebiscito y conformó una comisión de estatus, este se ha quedado corto en adelantar seriamente el asunto colonial con la mejor evidencia: la situación fiscal y la imposición de PROMESA.

"Los primeros siete meses de Ricardo (Rosselló) la quiebra se lo comió. No hay una concientización de parte del PNP, ni del PIP ni otros sectores, atando la crisis colonial, la quiebra colonial al problema del estatus", puntualizó.

Para este, el gobernador Ricardo Rosselló se queda "a medio pocillo" con su reciente confrontación contra la determinación de la Junta de Control Fiscal de activar el recorte de jornada, producto de la sumisión de un sector dentro del PNP que no ve con buenos ojos que se critique o se confronte frontalmente al gobierno de EEUU.

"Rosselló tiene el problema del conservadurismo republicano pitiyanki que existe en ese partido. La historia del estadista sumiso que porque es una institución federal no se puede ir en contra de ella porque eso es un acto antipatriótico y alta traición. ¡Eso es falso!", recalcó.

Aunque entiende la prioridad de atender la crisis fiscal, planteó que el gobierno de Rosselló Nevares ha continuado la histórica tradición de todas las administraciones de desatender la situación colonial que es la verdadera raíz del problema de Puerto Rico.

Insistió que ambas cosas se pueden hacer simultáneamente. Lamentó que el PNP no haya sabido capitalizar que la mayoría del país ya está consciente de la naturaleza colonial del actual estatus

Ejemplo de ello, según Dávila Colón es que se asignen partidas millonarias a contratos innecesarios y millones al presupuesto operacional de la Junta Fiscal; pero que el gobierno no muestre interés en asignar partidas presupuestarias para una verdadera lucha descolonizadora.

Alertó que la Junta de Control Fiscal  es problema de gobernanza a largo plazo con la que no solo tiene que lidiar el PNP como partido de mayoría en este gobierno sino el partido que gane las elecciones en el 2020 y en el 2024.

"Ya la época de culpas pasó, y todavía estamos en eso. Este país es sumamente infantil y adolescente y no hemos pasado de eso", planteó.

Para convertir al PNP en un partido ideológico habría que hacer unos cambios fundamentales que aseguró en esa colectividad no están dispuestos a hacer como, por ejemplo, aprobar la limitación de términos que sea extensivo a los alcaldes; desmantelar el gobierno permanente -público como privado- del ELA; y acudir a los tribunales a declarar local e internacionalmente a Puerto Rico como una colonia.

"Con la limitación de términos acabas con el político y administrador profesional de la colonia. Con el que se mete a la política para administrar la cosa pública. En el caso del pleito, son muchos pleitos; no solo en la federal, estatal y en la Corte Internacional de Justicia para declarar la colonia como un delito de lesa humanidad", aseguró el comentarista radial.

Se conoce como un crimen de lesa humanidad todo aquel maltrato, tortura o vejación contra las personas que por diversas razones se cometen convirtiéndose en un agravio, daño a la humanidad. Para Dávila Colón, demandar internacionalmente a los Estados Unidos es la forma correcta de luchar contra la colonia porque expondría a nivel mundial la naturaleza de nuestra relación, aún más evidente con la imposición de la Junta de Control Fiscal.

Al igual que otros sectores ideológicos o partidos políticos, el PNP no ha evolucionado para hacerse pertinente a las nuevas generaciones en sus estilos de hacer política por lo que mantienen una brecha enorme con las nuevas generaciones,

Dávila Colón cuestionó además cuán efectivo ha sido el PNP en términos electorales ya que a su juicio tiene un problema de agarre que es elegido por el electorado cuando hay que sacar del poder al Partido Popular. Destacó que de todos los gobernadores electos por el partido de la palma, solo Pedro Rosselló González fue reelecto a un segundo término -con mayoría legislativa- por su obra de gobierno.

"Como partido político, en términos de efectividad ha sido bien mediocre. No ha podido en esos 50 años crear un consenso", indicó, por lo que planteó que "hay que buscar un instrumento fuera del partido".


comments powered by Disqus

NC.TV

TU OPINIÓN