Ahora

Refugiados de María llegan a albergues infrahumanos en Nueva York

Varios contaron su historia.

Cuando Nellyan Velázquez y su hija de tres años partieron la mañana del 8 de diciembre desde Puerto Rico hacia Nueva York, no sabían cuál sería su destino. Lo supieron después de la medianoche, luego de una larga espera en el edificio del Prevention Assistance and Temporary Housing (PATH) en el Bronx, a donde a esa hora llegó una guagua escolar que las llevó a Brooklyn.

Allí pasaron la noche, en un edificio sin elevador, el cuarto “súper asqueroso”, los mattress sin sábanas. Nellyan ni siquiera recuerda la dirección. Llegaron a las 2:00 am, dormidas. A las 6:00 am, con la temperatura en 40 grados Farenheit, ya estaban de nuevo fuera del edificio, con sus maletas, esperando la guagua para volver a la oficina del Bronx, a ver si les asignaban un refugio temporero.

Ese día, PATH, un programa del Departmento de Servicios para Personas Sin Hogar de la ciudad de Nueva York, las ubicó en un edificio de apartamentos en Coney Island en donde pasaron la segunda noche, en otro cuarto que Nellyan describió como “horrible”.

“Yo solo te voy a decir que por el conducto entraban cucarachas, por las tuberías del lavamano, de la cocina, por detrás de la nevera, por todos lados entraban cucarachas. De verdad que nada más te cuento que una noche estoy virándome para mirar a mi hija mientras dormía en el shelter, y en su almohada estaba pasando una cucaracha… En los shelters tienes hasta las nueve para llegar; tienes que firmar para entrar y para salir. Realmente no son sitios habitables… Al otro día que pasé mi overnight vi como a tres familias de Puerto Rico llegando”, contó Nellyan.

Familias de Puerto Rico que perdieron su vivienda por el huracán María están llegando al programa para personas sin hogar de Nueva York principalmente referidos por terceros, sin información sobre el programa de Alojamiento Transitorio de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), que ofrece estadías en cuartos de hotel de forma temporera.

“(PATH) me los está poniendo en cluster buildings, me los están poniendo en shelters, que tú sabes, yo aprecio que les den, pero… Yo fui la que la saqué del shelter”, dijo Sonia Velázquez, líder comunitaria puertorriqueña de Nueva York, que orientó a Nellyan sobre el programa de FEMA y se la llevó a un hotel en Brooklyn donde admiten refugiados de esa agencia.

En ese hotel hay varias familias puertorriqueñas refugiadas: un hombre solo, una mujer de 50 años y su madre enferma, una mujer sola, otra mujer de 43, con su esposo y sus tres hijas… Sus hogares en Puerto Rico quedaron inhabitables, sin electricidad, los menores perdieron clases, los adultos el trabajo, los enfermos se quedaron sin servicios médicos y el gobierno, de Puerto Rico y el federal, no avanzan en la recuperación: a tres meses del huracán, casi la mitad de la ciudadanía no tiene luz, FEMA no ha desembolsado el préstamo de emergencia, la tasa de desempleo ronda el 10.8% y la migración masiva podría fluctuar de entre 100,000 a 200,000 al año.


Puede leer el resto de la historia aquí


comments powered by Disqus

NC.TV

TU OPINIÓN

Suscríbete gratis a NotiCel

* indicates required