Ahora

Rosselló inaugura una era histórica en la gobernación de Puerto Rico

No es la primera vez que asiste a una toma de posesión, pero hoy será él y no su padre quien recite el juramento de fidelidad y tome posesión del cargo de gobernador de Puerto Rico.

Ricardo Antonio Rosselló Nevares, a sus 37 años, asume hoy la dirección del país convirtiéndose en el segundo gobernador electo más joven de la historia de Puerto Rico y el primer hijo de un exgobernador que levantará su mano derecha para jurar defender la Constitución “contra todo enemigo interior y exterior”.

Tal vez sea también el gobernador electo que más temprano juramentó, pues según confirmó el designado secretario de Estado, Luis G. Rivera Marín, a Radio Isla, Rosselló Nevares llevó a cabo el acto formal de juramentación a las 12:05 a.m. en la sala de sesiones del Tribunal Supremo de Puerto Rico ante la jueza presidenta del Alto Foro, Maite Oronoz Rodríguez. 

“Cuando era muy pequeño, y tal vez a la gente le sorprende esto, a mí no me gustaba la política…Veía los ataques, por un lado, y veía el trabajo que mi viejo estaba haciendo. Tal vez cuando era más joven no lo comprendía, pero lo veía faja’o, trabajando horas largas y no podía compaginar cómo esta persona que veía trabajando tan duro se merecía todos estos ataques”, contó Rosselló Nevares a NotiCel durante su campaña electoral.

Y es que su interés por la política inició ya más adulto, involucrándose activamente en la contienda primarista de su padre contra Luis Fortuño por la candidatura a la gobernación del PNP en el 2008.

Durante ese año, Rosselló también participó activamente en la campaña de Hillary Clinton en la primaria presidencial estadounidense, como parte de un esfuerzo en anuncios de radio y televisión para sacar a votar a los ciudadanos a las urnas.

El batón que recoge de su padre también ha tenido sus dosis de controversia pública. En 2010, cuando Rosselló Nevares se incorpora como académico e investigador a la Universidad de Puerto Rico (UPR) y a la Universidad Metropolitana (UMET), para crear un programa en el área de las células madres y estudiar su tratamiento en enfermedades. La obtención de su plaza de catedrático auxiliar en el Recinto de Ciencias Médicas de la UPR sin que se abriera convocatoria anticipan para muchos lo que sería el regreso a Puerto Rico de este joven para encaminar una carrera política.

Sin embargo, no fue hasta el 2012 que Rosselló asumió un rol más protagónico en la vida política puertorriqueña al fundar el grupo de acción política Boricua ¡Ahora Es!  para la campaña por el "No"en el plebiscito de estatus llevado a cabo en Puerto Rico en esa fecha. La victoria del "No" en el plebiscito y la derrota del entonces incumbente Luis Fortuño  abrieron paso a las aspiraciones políticas de Rosselló Nevares.

Como piedra angular para construcción de su plataforma, Rosselló Nevares comenzó a organizar, junto a un grupo de colaboradores lo que llamó el “Plan para Puerto Rico”, marco para manejar los asuntos económicos y políticos del país y que hoy se convierte en la plataforma del gobierno que está próximo a juramentar.

Pero no fue hasta septiembre de 2015 que oficializó lo que por años fue un secreto a voces: su intención de aspirar a la gobernación. Sin haber ocupado un puesto público y, para muchos sin la experiencia necesaria para ser el Primer Ejecutivo, ganó la contienda primarista al entonces presidente del PNP, Pedro Pierluisi y en noviembre resultó favorecido en las elecciones generales.

Rosselló Nevares graduado de ingeniería química del Massachusetts Institute of Technology (MIT), tiene además un doctorado en ingeniería biomédica de la Universidad de Michigan.

Como investigador universitario, Rosselló se enfocó en el estudio de células madres. Trabajó como investigador en la Universidad de Duke. Se han publicado en varias revistas profesionales, como por ejemplo el Communicative & Integrative Biology Journal y Proceedings of the National Academy of Science.

Su gobernación estará marcada por la inmensa crisis fiscal del país y la imposición del Congreso de una Junta Control Fiscal que buscará atajar la brecha entre las responsabilidades fiscales del país y los menguados ingresos que no han permitido cumplir con las obligaciones públicas.

“Cuando uno está en la política, uno ve tanto dolor y las personas sufriendo. Cómo uno hilvana ese elemento analítico con el dolor y cómo se puede buscar el objetivo que es la aspiración a la felicidad. Después de todo se trata de como uno quiere una sociedad que se desarrolle al potencial óptimo de sus capacidades y una sociedad que sea feliz”, sostuvo.

Cuando culmine la jornada del día regresará al Palacio de Santa Catalina, patrimonio histórico que se convirtió por primera vez en su hogar un día como hoy en el 1993 cuando apenas tenía 14 años y su padre, Pedro Rosselló González, juraba como sexto gobernador electo de Puerto Rico. Solo que hoy, regresa no a jugar y corretear en los pasillos de La Fortaleza; sino con el peso sobre sus hombros de las decisiones que tiene que tomar un gobernador en un Puerto Rico que enfrenta una encrucijada histórica.

Y es que cada una de esas decisiones tiene el matiz de que Puerto Rico se declaró incapaz de pagar a sus acreedores en 2016 y  lo primero que tendrá que garantizar el Gobernador es la prestación de servicios básicos a la población y a la vez negociar con los acreedores.

Además, a mediados de febrero termina la prórroga para las demandas judiciales presentadas por los acreedores. El que mañana será nuevo gobernador ha dejado entrever que va a buscar algún tipo de ayuda financiera desde Washington para afrontar el reto de la deuda, aunque sin dar detalles.


comments powered by Disqus

NC.TV

TU OPINIÓN

Subscribe to our mailing list

* indicates required