Tribunales

Pugna ética porque el esposo de Sec. de Justicia vea casos criminales

El juez rehusó salirse de un caso.

El juez superior Jorge A. Díaz Reverón, quien sirve en asuntos criminales desde antes de que su esposa, Wanda Vázquez Garced, se convirtiera en secretaria de Justicia, enfrentó una solicitud de inhibición por entenderse que tiene conflictos al decidir casos criminales ya que su esposa representa al Estado en esos procesos a través de los fiscales.

Díaz Reverón rehusó inhibirse en el caso en el que se le planteó el cuestionamiento ético y del que supo NotiCel. Además, un segundo juez que revisó la decisión también lo sostuvo.

Aunque en el caso revisado Díaz Reverón no se inhibió, en otro proceso criminal distinto que se lleva en contra de Tyrone Torres Betancourt por escalar la casa en Gurabo en la que viven la hija del juez y el esposo de ésta, ocurrió un traslado para que se ventile en el Tribunal de San Juan y no en el de Caguas, que es la región judicial a la que pertenece Gurabo y en la que sirve el esposo de la Secretaria. Ese incidente, también expuesto por NotiCel, levanta interrogantes que todavía la Secretaria de Justicia no ha contestado ya que Carrasco se convirtió en empleado de la Oficina de Justicia después de que su suegra se convirtió en Secretaria.

La solicitud de inhibición ocurrió en el caso de Jean Carlos Ramos León, quien enfrenta cargos por sustancias controladas y bajo la Ley de Armas presentados el 9 de marzo. A través de su abogado, Javier E. Santiago Santos, el imputado presentó una solicitud de inhibición contra Díaz Reverón basándose, entre otros, en que las reglas de Procedimiento Criminal dictan que la Secretaria puede entrar personalmente en cualquier arreglo que él como acusado interese hacer para declararse culpable.

El acusado reconoció que se trata de una situación "novel" y "nunca antes vista" porque 'tenemos a un juez superior destacado en una sala de lo criminal adjudicando acusaciones y, por ende, tomando una serie de decisiones que están directamente ligadas con determinaciones de su señora esposa o quienes representan al Estado y se encuentran bajo la supervisión de la misma". Añadió que el ciudadano "de a pie" se puede preguntar si puede haber juicio justo e imparcial en esas circunstancias.

"Es de conclusión lógica y razonable que (Díaz Reverón) al menos en apariencia, tenga prejuicio a favor del Estado por la posición que ocupa su señora esposa", concluye.

Es al propio Díaz Reverón a quien le toca resolver la solicitud en primera instancia y lo hizo en la negativa.

El juez arremetió contra el abogado por presentar especulaciones en vez de evidencia de que su conducta como juez es parcializada y lo acusó de estar "judge shopping", o buscando a un juez que sea más simpático a su caso.

"Veamos esto desde otro punto de vista. Quien es el "Jefe" de los Procuradores de Menores, quien es el "Jefe" de los Procuradores de Relaciones de Familia, quien es el "Jefe" del mayor bufete de abogados que litigan casos civiles en Puerto Rico, [es] el Secretario del Departamento de Justicia. Entonces, ¿Tengo que renunciar a mi profesión que tanto sacrificio me ha costado llegar a ella?, o ¿cuál sería el próximo paso en mi contra?, ¿pedirme la renuncia porque no saben donde asignarme? Totalmente irracional", planteó Díaz Reverón en un escrito el 26 de marzo a la vez que refirió la revisión de su negativa a inhibirse a la oficina del Juez Administrador Regional.

Como parte del proceso, otro juez de la región entra a evaluar la solicitud de inhibición, tarea que recayó en el juez superior Daniel R. López González, quien el 2 de abril pasado suscribió una resolución avalando la postura de Díaz Reverón porque "lo que no se puede permitir es que una parte ataque la integridad de un juez o jueza para lograr su remoción de determinado caso por meras inferencias no sustentadas con datos específicos".

"Avalar la premisa de que la relación matrimonial del juez afecta su independencia judicial, sin ninguna evidencia al respecto nos parece simplemente insostenible", subrayó López González sobre su compañero de la Sala 303.

Díaz Reverón comenzó a servir en la judicatura en diciembre de 2009, bajo la Administración Fortuño, el mismo período en que su esposa dejó se ser fiscal para convertirse en la Procuradora de las Mujeres. Antes de eso, el juez tuvo una carrera reconocida principalmente en el área criminal en la que representó a varios acusados de alto perfil, como al exsenador penepé, convicto por corrrupción, Freddy Valentín.


comments powered by Disqus

NC.TV

TU OPINIÓN

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required