Ahora

Trump pactó con la diáspora puertorriqueña en Orlando

Unos días antes de las elecciones presidenciales el pasado 8 de noviembre, con la candidata demócrata Hillary Clinton tratando de defenderse ante el anuncio del FBI de que habían reanudado una investigación sobre sus correos electrónicos, su rival, Donald Trump, viajó a Florida y se reunió con un grupo de puertorriqueños.

Del lado de Trump estaba Reince Priebus, entonces presidente del Comité Nacional Republicano, y ahora Chief of Staff del Presidente Electo.

Del lado de los puertorriqueños estaban el congresista de origen puertorriqueño Raúl Labrador, unos 40 líderes boricuas del área de Orlando y, desde la Isla, John Regis, portavoz de la campaña de Trump aquí, y Gloria Escudero, excomisionada de la Junta Reglamentadora de las Telecomunicaciones.

En el medio, como organizador, un exfuncionario gubernamental con carrera exitosa de cabildero republicano, que se cambió del bando de Marco Rubio al de Trump y que llegó a defender en televisión al ahora Presidente Electo.

Con la sorpresiva elección de Trump a la presidencia estadounidense, el exsecretario de Justicia de la primera Administración Rosselló, José Fuentes Agostini, se ha convertido en probablemente el puertorriqueño de mayor proyección en la Administración Trump, para el beneficio de sus aliados políticos, como la nueva comisionada residente Jennifer González, y sus clientes, como el Municipio de Bayamón y las Empresas Fonalledas.

Cuando NotiCel lo alcanzó la semana pasada, estaba alineando prospectos puertorriqueños para someterlos como candidatos a puestos importantes del Ejecutivo en la capital federal. A él no le interesa uno de esos pero está buscando "ver cómo colocamos a nuestra gente".

"Yo creo que en Puerto Rico están tratando de proyectar que la elección de Donald Trump va a ser mala y sinceramente creo que es todo lo contrario, él conoce a Puerto Rico... y creo que tenemos una persona que entiende la situación económica de Puerto Rico mejor que nadie y que va a ser muy positivo", dijo Fuentes Agostini sobre el empresario que, durante la Administración Acevedo Vilá, estuvo en Puerto Rico para concretar el uso de su nombre como franquicia para el Trump International Golf Club en Rio Grande que, el año pasado, se acogió a la Ley de Quiebras.

Como prueba del compromiso, Fuentes Agostini ofreció detalles de la reunión de una hora el 2 de noviembre en Orlando que él organizó y con la que el Presidente Electo pactó con la comunidad puertorriqueña.

Fuentes Agostini no detalló nombres de los 40 líderes puertorriqueños de negocios, religiosos y activistas políticos pero sí que de la Isla estuvieron Regis y Escudero y que él logró que Labrador viajar en el avión de Trump por toda Florida en esa incursión de campaña.

"Estuvimos con ese grupo de Puerto Rico reunidos y hablamos de todos los aspectos, religión, salud, estatus y primordialmente la economía de Puerto Rico y Donald Trump está muy claro de todas esas cosas", aseguró. Sobre el estatus, aseguró que si gana la estadidad, la va a impulsar en el Congreso.

"Puerto Rico tiene tres problemas", dijo Fuentes Agostini citando a Trump en dicha reunión. "Uno, tiene que reducir su deuda y eso le toca a la Junta de Control Fiscal renegociar esos bonos y bajar la deuda. Dos, tiene que balancear su presupuesto, y, tres, tiene que echar a correr su economía nuevamente y lo primero que yo haría es bajar todos esos impuestos que impuso el gobierno liberal de los pasados cuatro años y nosotros acá vamos a ayudar".

Similar a lo que proponía el candidato primarista demócrata, senador Bernie Sanders, esa ayuda sería un programa de revitalización de infraestructura. "Además de eso, se habló de la educación, preguntó por qué en Puerto Rico las escuelas públicas no están enseñando inglés al mismo nivel que español, no para que sean estado, sino porque no pueden competir en la economía mundial si no saben inglés", añadió el principal de la firma Eastport Strategies.

Sobre salud, el enfoque de la conversación no fue la calidad de los servicios, más bien, fue el que "las compañías de seguros de salud iban a quebrar si no se salen del plan (Obamacare) y habló de paridad en Medicare y Medicaid", dijo en referencia a las aportaciones de entre $200 y $300 millones que los seguros de salud hacen para el Obamacare aunque en Puerto Rico se legisló para que los beneficios de la reforma de salud no apliquen a los ciudadanos.

En otros dos asuntos, Fuentes Agostini aseguró que se mantendría el aval de Servicio de Rentas Internas federal al impuesto que pagan en Puerto Rico las empresas sobre los ingresos que repatrian a Estados Unidos, siempre y cuando se mantenga en los niveles actuales y que no se va a permitir ningún "embeleco" parecido a reavivar exenciones contributivas al modelo de la extinta Sección 936. Y, sobre la Junta, el cabildero planteó que el Trump entiende que "tienen la obligación de ayudar a que Puerto Rico pueda reducir su deuda". Fuentes Agostini aceptó que conoce bien al presidente de la Junta, José Carrión III, pero que no ha tenido conversaciones con él sobre el funcionamiento del organismo.

Fuentes Agostini, al igual que Carrión, se ha destacado por sus donativos a candidatos republicanos y a ese partido. De hecho fue uno de los "bundlers" (personas que no sólo donan sino que aglutinan a otros donantes para aumentar sus aportaciones) del excandidato presidencial republicano Mitt Romney, acumulando $138,197 en donativos a título personal, y $105,600 en donativos como "bundler", según el Center for Responsive Politics. De los demócratas, ha donado al congresista José Serrano.

"Yo soy del Comité Asesor Hispano de Trump y nosotros nos reunimos dos veces con él durante la campaña", dijo.

"Lo más que yo hago es ayudar al desarrollo de negocios", aseguró el cabildero.


NC.TV

TU OPINIÓN