Inicio»

80 GRADOS

El escándalo de Ricky Rosselló

Por: Manuel Martínez Maldonado
Publicado: 31/08/2012 11:02 am

Como suele demasiadas veces ocurrir en Puerto Rico, las pasiones por el nombramiento del señor Ricardo Rosselló PhD han desembocado en una retahíla de ataques y de defensas, muchas de las cuales rayan en la histeria y la sinrazón. Los gritos de ambos lados lo que han conseguido es empañar el verdadero problema y minimizar la verdadera causa para estar en contra del nombramiento del señor Rosselló al Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad  de Puerto Rico (RCMUPR).

80 GRADOS

El joven Rosselló ha estudiado en lugares de primera línea, y su posdoctoral lo ha conducido en Duke, que es una de los mejores universidades de los Estados Unidos, de modo que eso tampoco representa un problema.

El proceso del nombramiento y los abusos que eso pueda representar para muchos que están en la línea para asensos y a quienes se les ha saltado por encima, me duele sobre manera, pero no es raro que en nuestras instituciones se abuse de sus profesores y de sus estudiantes impunemente. Le compete al profesorado protestar esas inequidades, particularmente si se ha violado el reglamento, y que se haga justicia.

Todas las universidades que reciben fondos federales se supone que anuncien sus vacantes y que sigan un proceso de entrevistas y evaluaciones. Muchas veces el puesto requiere unas credenciales y unas destrezas tan específicas que solo hay un puñado de candidatos para el puesto en los Estados Unidos, donde anualmente se otorgan 5400 PhD en ciencias biomédicas (Nature Neuroscience 4, 451 (2001) doi:10.1038/87392). A veces ya se ha identificado, en el propio programa de la institución o en otro programa, la persona ideal, de modo que, aunque se cumple con el protocolo, ya se tiene en mente quien ha de ocupar el puesto. Pero, casi sin excepciones, esa persona se integra a un grupo que le sirve de sostén, ya que si está recién egresado de su posdoctoral, es alguien que aún no ha probado su capacidad para ser un investigador independiente.

Un investigador independiente es uno que puede conseguir fondos para su investigación solicitando (escribiendo un “grant”) a agencias que evalúan sus propuestas. Su propuesta compite con los demás solicitantes en su campo. Hoy día es rarísimo (de hecho, desconozco tal cosa)  el graduado con PhD que solamente ha completado su entrenamiento postdoctoral, que tiene subvención independiente (“an award”). De hecho, aunque el estudiante postdoctoral puede tener un “grant” para que le pague su estipendio mientras se entrena, usualmente es su mentor el que lo recibe y lo escribe. En otras ocasiones el mentor lo escribe con el estudiante o le ayuda a escribirlo, y, aunque tenga el nombre del estudiante, es al mentor a quien se le acredita.

Vale la pena leer lo que dice la Dra. Sally Rockey, directora ejecutiva de investigaciones extramuros de los Institutos Nacionales de Salud en su escrito en Extramural News del 29 de junio de 2012:

“[The National Postdoctoral Association defines a  postdoctoral scholar (or a postdoc) as “an individual holding a doctoral degree who is engaged in a temporary period of mentored research and/or scholarly training for the purpose of acquiring the professional skills needed to pursue a career path of his or her choosing.”]”

Pero he ahí el primer tema sobre el doctor Ricardo Rosselló: ¿Para qué programa, busca un joven investigador el RCMUPR? ¿Qué se espera de esa persona? ¿A qué grupo se va unir para ir demostrando que puede crear un programa que se sostenga por sí solo?

Supongamos que buscan a uno que tenga experiencia con investigación de células madre. ¿Cuáles son las credenciales que tiene el doctor Rosselló para tal puesto? Él ha dicho que las tiene, el presidente de la Universidad lo ha repetido, pero ¿dónde está la evidencia de que eso es cierto?

El segundo tema es que dice el doctor Ricardo Rosselló que es un sacrificio venir a Puerto Rico porque allá gana tres veces más que acá. No es cierto. El estipendio de un postdoc con seis años de experiencia es de $54,000. La UPR le pagará más de $70,000.

Tercero. El doctor Ricardo Rosselló ha publicado dos trabajos originales y dos revisiones (que no tiene el mismo impacto que los trabajos originales) desde que comenzó su carrera como posdoc, pero no ha publicado un solo trabajo desde 2010. ¿Qué ha estado haciendo desde entonces hasta hoy día? Tal vez ha estado demasiado involucrado en asuntos alejados de la ciencia.

En su excelente análisis de las credenciales a las que tenemos acceso para evaluar al doctor Ricardo Rosselló el estudiante posdoctoral y blogero (CoquiPR.com) Luis J. Villanueva demuestra, con la irrefutable evidencia de las agencias informativas de ciencia PubMed.com (público) y Web of Knowledge (las instituciones pueden suscribirse) y con la información que se puede extraer de las fuentes informativas del NIH, la Fundación Nacional de las Ciencias (NSF) y el Instituto Howard Hughes de Investigación Médica (HHMI) , que el doctor Ricardo Rosselló no tiene ni la experiencia ni las credenciales para crear un programa de células madres.

La conclusión inescapable es que tanto el doctor Ricardo Rosselló como el presidente de la Universidad están exagerando las capacidades que “brindaría a Puerto Rico” la contratación relámpago y, en el caso de la ciencia, exagerar es mentir.

Que yo sepa, ningún médico en Puerto Rico tiene las credenciales ni la preparación para usar células madres como terapia clínica. De modo, que el doctor Ricardo Rosselló, que no es médico, tampoco puede venir aquí a estudiar el tratamiento de nada con células madre.

Puede que el doctor Ricardo Rosselló tenga unas habilidades que lo hagan una estrella de la patofisiología de células madre. Para eso tiene que dedicarse a escribir propuestas para que reciba donativos evaluados por pares que evidencien que es un investigador independiente. Una vez que haga eso, se justifica que se le dé espacio de laboratorio, ya que en ninguna institución que yo conozca y que valga la pena, se le da espacio de investigación a nadie que no posea un grant del NIH o del NSF a su nombre. Esto requiere, no solamente dedicación absoluta a la ciencia, sino disciplina y honestidad, y cumplimiento con los más altos preceptos de lo que define a un científico. ¿Puede hacer eso el doctor?

El otro tema al que el doctor Ricardo Rosselló le gusta referirse es al número de patentes que tiene o no tiene la Universidad de Puerto Rico, y que él va a cambiar eso. Para generar patentes hay que generar datos investigativos que valgan la pena. Me encantaría que las investigaciones del doctor Ricardo Rosselló, si es que se dedicará en cuerpo y alma, sin desviarse de la ciencia en los próximos diez años, traigan patentes a la UPR. Pero eso estaría por verse.

Por supuesto que no falta la acusación que el análisis del CV de Ricardo Rosselló y la controversia que rodea su nombramiento está motivado por razones políticas. El nombre de Rosselló no se puede divorciar de la política puertorriqueña. Es un hecho tan evidente que solo a los que piensan que todos los demás somos unos idiotas se les ocurre proceder de la forma que lo han hecho con este nombramiento. O tal vez, procedieron así precisamente porque es algo político y pretendieron ocultárselo al pueblo, a la facultad y al estudiantado.

La negación de que el nombramiento es político es casi irrefutable dado el hecho que la Editorial de la UPR le publicará un libro político ideológico al joven Rosselló.

Este tipo de proceder, que es más político fanático que académico, y que emerge de las tripas más profundas, no se puede perdonar. No se debe permitir que se añada a la facultad a un joven que comienza su carrera científica exagerando sus capacidades y mintiendo sobe sus logros (vayan a para que vean los detalles del análisis del señor Villanueva) y prometiendo Villas y Castillos.   .

De hecho, el señor doctor Ricardo Rosselló, a quien no conozco, también considera que somos unos incautos y que no sabemos cómo corroborar las credenciales académicas de un arribista científico. Está muy equivocado.

*El autor es columnista de la revista cibernética 80 Grados.


Comentarios

comments powered by Disqus