Inicio»

NOTICEL DESDE ADENTRO

Nota publicada hace más de 60 días.

Oscar López, ¡no se deje usar!

NOTICEL DESDE ADENTRO

Oscar J. Serrano
10/02/2017 05:12 am

Las explicaciones que se ofrecieron anoche sobre las condiciones impuestas a Oscar López Rivera para que pudiera regresar a su patria no pudieron esconder el profundo mal sabor que dejaron las imágenes de su arribo a la Isla.

El pueblo vio a Oscar López al lado de su hija, Clarisa, y de su abogada, Jan Sussler. Y, también, la presencia de tres oficiales electos, el congresista Luis Gutiérrez, la presidenta del Consejo Municipal de Nueva York, Melissa Mark-Viverito, y la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz.

El grupo pretendía caminar por un terminal lleno de gente sin que nadie se le acercara y pretendían hacerlo después de que alguien, que ineludiblemente está en su grupo más íntimo, le informara a algunos medios de comunicación, y de ahí al resto del país, que Oscar López llegaba hoy a Puerto Rico. Pretendían tener, simultáneamente, dos cosas incompatibles: atención de los medios y privacidad.

Cuando, como era de esperarse, eso no ocurrió, la alcaldesa de San Juan y la concejal revirtieron a la fanfarronería que está más asociada con los acompañantes de criminales culpables, que con los acompañantes de presos que reclaman ser víctimas inocentes del poder político.

Así, dejaron colgado y sin explicación al mismo pueblo al que, apenas hace unas semanas, le reclamaban un espíritu de solidaridad que, de hecho, se les prodigó.

Por eso, y después de que todo el país pudiera ver la bochornosa escena protagonizada en el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, la conferencia de prensa de anoche para lo que sirvió fue para hacer hirientemente evidente cuál es la píldora venenosa que tiene el relato de un hombre que logró resistir la cárcel por 35 años y que ahora sale en libertad por la lucha de todo un pueblo.

Comencemos por la selección de participantes. Si lo que había que aclararle al país era el status legal de Oscar López y la felicidad que siente de estar en su patria, ¿por qué no bastaron su abogada, su hija y su hermano? ¿Por qué tenía que llenarse la mesa de oficiales electos que no tuvieron la capacidad de dejar el protagonismo a los que más cerca están de Oscar López?

Si la lucha por la liberación de Oscar López responde a un deber patriótico, ¿por qué los oficiales electos no pueden dejar de sacarle millaje político? ¿Dónde queda la dignidad del silencio y la satisfacción interna de haber puesto el poder político al servicio de una causa en la que se cree? ¿Cuál es la finalidad de esta lucha? ¿Que Oscar López esté en su patria con su familia o que los políticos masajeen su ego y roben cámara?

El tono, a veces condescendiente y a veces regañón, hacia la prensa estuvo totalmente fuera de lugar porque no fue la prensa ni el pueblo los que injuriaron a Oscar López por querer presenciar y vivir con él el momento en que volvió a pisar su tierra.

Los que injuriaron a Oscar López fueron los oficiales electos que no han sido capaces de controlar su autoestima inflada y su protagonismo desbordante para darse cuenta de que este momento no llamaba para filtraciones a medios que consideran sus aliados ni para discursos politiqueros, que este momento a lo que llamaba era a dejar el escenario y el foco total de atención a Oscar López y a sus más allegados.

Uno se queda con la impresión de que hay ciertas personas y organizaciones que se creen dueños de Oscar López, quien lo que quiere es estar libre y no aprisionado por barrotes físicos o figurativos.

Quedan 97 días de introspección para rectificar el curso de cómo se maneja la figura de Oscar López ante el pueblo... el pueblo grande que logró su excarcelación por encima de ideologías políticas, y no el pueblo más chiquito que resulta de la visión estrecha de algunos.

Don Oscar, no he tenido el privilegio de conocerle, pero respeto sus canas y saludo el monumento de dignidad que usted ha levantado. Usted, tras las rejas, se convirtió en un símbolo de libertad que movilizó a todo un pueblo. Ahora, en la libertad, no se deje aprisionar por los intereses de otros.

*El autor es Editor Jefe de NotiCel.com.

TEMAS:

Comentarios

comments powered by Disqus