Inicio»

En Blanco y Negro con Sandra

Mayo, mes de la radio… Q.E.P.D

En Blanco y Negro con Sandra

Sandra D. Rodríguez Cotto
10/05/2017 12:45 am

Ya han pasado 10 días de mayo, el mes nacional de la radio, y ese medio en Puerto Rico parece fosilizado, petrificado en el tiempo. Dicen que están al día porque ponen cámaras en los estudios para tomar gente sentada detrás de los micrófonos, hacen un Facebook Live o leen al aire lo que sale en el Twitter, y con eso sienten que están en la era digital. Pero la dura realidad es otra. Les comieron los dulces. La radio se ha dejado quitar su sitial como el principal y más inmediato medio en el país porque la inmensa mayoría de los radiodifusores están la zona de comfort, todavía durmiendo la siesta.

El ejemplo más evidente fue hace unas semanas en la manifestación por la crisis económica del 1ro de mayo pasado. De la protesta y los actos vandálicos que ocurrieron en la Milla de Oro la gente se enteró primero por las redes sociales, luego por la televisión y después por los medios cibernéticos. Entonces, por último, oyeron la radio. Antes no pasaba así. La radio siempre era la primera en el lugar de la acción. El que diga lo contrario, falta a la verdad. ¿Cómo fue que pasó esto precisamente cuando se celebra mayo, el mes nacional de la radio?

Son varias las explicaciones de lo que ocurre en este medio. Algunas de las tendencias que vive la industria y los retos que encara con el mundo digital los conversé durante un foro en el que participé como panelista el pasado fin de semana ante un grupo de dueños de emisoras regionales e independientes, y proyectos sindicalizados sobre precisamente cómo las redes sociales están impactando a la radio. Entre las tendencias que discutí ante esos radiodifusores señalé las siguientes:

1.      Hay menos periodistas: En la mayoría de las emisoras radiales no hay suficientes reporteros. Son pocas las estaciones que tienen personal suficiente ya que en las AM viven de programas de comentario en los que predominan los abogados, ex políticos, portavoces de los partidos y comentaristas, que por lo general, lo que hacen es especular de temas, defender a su ideal o leer el titular del periódico. Rara vez indagan o traen temas propios.  Siempre hay excepciones, pero son cada día más escazas y siempre, a nivel regional o en emisoras educativas como Radio Universidad. Mientras que en las FM siguen con formato musical, que cada día pierde más vigencia porque la gente consume la música por plataformas digitales como Pandora, Spotify y otras. Al no haber suficientes reporteros, la gente se entera ahora de la noticia del momento, de lo que ocurre, por las redes sociales o medios online.

2.      Redes sociales son ahora las protagonistas: Ocuparon el campo que antes tenía la radio al convertirse en el primer elemento de divulgación de información. Por eso los federales y la policía dicen que van a monitorear lo que salió en las redes para hacer sus arrestos y carpetear a opositores tras las protestas, por ejemplo.

3.      Cobertura limitada o incompleta: La radio se enfoca en un ángulo, pero las redes tienen otros aspectos de los temas.  Por ejemplo, los medios no reportaron los mensajes de los sindicatos en la huelga, ni de todos los policías o todos los elementos encapuchados. Las redes sí. Incluso, en las redes se presentaron cosas que en los medios no salieron porque sólo tenían uno o dos reporteros que se afectaron al inhalar gases lacrimógenos en la protesta.

4.      Lo que es o no noticia: La radio tiene que recordar qué es noticia y qué no lo es. Además debe detectar qué es importante y debe cubrir porque al obviar temas, cae en el juego de la manipulación que fomentan los políticos. El sistema de producción de contenido es más sencillo porque al no tener reporteros, viven de lo que digan los políticos o comentaristas, y se crean noticias donde no las hay. Por otro lado, maquillan la falta de personal convirtiendo al periodista en la noticia. Se supone que el reportero reporte, no sea el protagonista. Es un vehículo de comunicación que sólo relate los hechos tal y como acontecen.

5.      Fake News: La proliferación de noticias falsas que abundan en las redes sociales han contaminado a la radio precisamente porque este medio ha dejado de crear su propio contenido y depende de lo que dicen y hacen otros medios. Al no crear su propio contenido o al no innovar en contenido suficiente para la programación diaria, caen en la trampa de esas “fake news”. El problema es que el público ya las distingue y eso aleja a las audiencias.

6.      Petrificados: Repiten la misma fórmula de siempre. En vez de repetir el tapón mañanero no van más allá a buscar ángulos distintos de la noticia por regiones, o causas del por qué ese tapón en esa zona, o demostrar si de verdad hay tapón o si se debe a un roto en la calle. No van más allá. No salen del estudio, ni suelen buscar otros temas para escudriñarlos. En ese sentido, no ven que esa actitud les quita oportunidades.

7.      Se van del aire: Pasó en Semana Santa, en Navidades y Año Nuevo cuando varias estaciones se fueron del aire y de vacaciones en plena crisis, y pusieron programación grabada.

8.      Se olvidan de la ventaja: Si una ventaja tenía la radio era la inmediatez. Eso ahora la tienen las redes sociales. En ese sentido, tienen que buscar complementarse. Crear aplicaciones para celular, mapas interactivos, sección de mensajes o fotos del púbico. Hay que innovar.

9.      Cámaras en los estudios: Las emisoras no pueden promover que tienen cámaras en el estudio y pretender vender eso como anuncio. Tampoco pueden reproducir lo mismo que sale al aire en la radio por la web. Tampoco pueden hacerse reportajes largos o series en la web y anunciarlos en la radio. Eso aburre. De lo que se trata es crear contenido breve, único y distinto para la plataforma web, que complemente y nutra su contenido al aire. La radio tiene que integrar las plataformas digitales de manera táctica.

10.   Contenido digital no es lo mismo que una cámara de seguridad: Las emisoras tienen que producir el contenido visual que ponen en sus formatos en la web. Poner a los dos locutores de un programa por dos horas en cámara, sin vídeo o sin otro contenido, hace que el público cibernético se vaya. Es como si estuviera viendo una cámara de seguridad. Muchos anunciantes están exigiendo a sus agencias de publicidad que pauten un mínimo de un 25% de sus presupuestos en digital pero no quieren esas imágenes petrificadas o que parezcan cámaras de seguridad. Quieren elementos visuales atractivos porque decir web o decir que están en digital para poner una cámara, no es rentable para nadie en esta economía.

Durante el foro ante los radiodifusores presenté una serie de recomendaciones sobre cómo integrar sus emisoras a las presencias digitales y redes sociales de cada estación. Algunas recomendaciones generales incluyeron las siguientes:

1.      Las redes sociales no son un monólogo, sino una conversación. Hay que responder al público.

2.      Tienen que establecer el enfoque del contenido que esa emisora pondrá en su presencia social. (¿Noticias solamente, o también denuncias y servicio público?

3.      Están vivas. Deben ver las redes sociales como otro vehículo de comunicación, por lo que necesitan contenido, desarrollar horario y calendario temático.

4.      Tener un personal táctico, capacitado y con poder decisional para administrar las redes sociales.

5.      Mantener y monitorear la data es crucial para validar y poder medir su valor económico.

6.      No son un concurso de popularidad. Tener un 100,000 likes no importa si el contenido no mueve o el mensaje realmente no provoca reacciones del público.

7.      Darle personalidad a la estación en la red social e integrar diferentes canales de distribución.

8.      Crear un ecosistema que añada valor basado en el contenido.

La radio es el medio que siempre está ahí, aún en los lugares más recónditos, y sirve a la comunidad aún durante fenómenos naturales o crisis. Por eso yo señalo lo que está mal para que corrija, porque es imprescindible en este momento histórico que se vive en Puerto Rico. Yo defiendo a este medio, pero se supone que estemos celebrado mes nacional de la radio, no mayo, mes del entierro de la radio.

*La autora es relacionista profesional y mantiene el blog En Blanco y Negro con Sandra.


Comentarios

comments powered by Disqus