Economía

Aseguradora narra cómo desafió los retos post María

No ha sido multada.

Contar con un plan catastrófico que les permitiera operar en situaciones difíciles, ofrecer apoyo a sus empleados afectados y la apertura a aumentar su plantilla, fueron detalles claves para que la aseguradora United Surety & Indemnity Company (USIC) pudiera responder a sus clientes tras el paso del huracán María por Puerto Rico.

Así lo detalló su presidente Frederik Millán durante el almuerzo mensual del Capítulo Alumni de Egresados de la Facultad de Administración de  Empresas (FAE) de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Rio Piedras, que en esta ocasión tuvo como tema “Huracán María, nuestra promesa de servicio, retos y oportunidades en la industria de seguros”.

Según los números ofrecidos por Millán, la compañía logró cerrar el 95 por ciento de sus reclamaciones en los primeros cinco meses y no se encuentra entre las aseguradoras que han sido multadas por el comisionado de seguros, Javier Rivera Ríos.

Mira también: Estas son las aseguradoras multadas tras María 


“Teníamos recursos identificados antes del huracán y todos los planes catastróficos tuvieron que ser revisados. En ese momento les dije (al grupo de trabajo) que este era el momento más importante y que, de acuerdo a cómo lo manejáramos, de eso iba a depender nuestro futuro”, relató Millán.

El empresario detalló que las operaciones de USIC iniciaron el lunes siguiente al paso de la tormenta. Pudo contactar a su equipo de trabajo a través de mensajes de WhatsApp y pusieron en marcha su plan de trabajo.

El teléfono de línea que tenían, y un cuadro que planificaban añadir antes del huracán cuya instalación se adelantó, fueron piezas claves para que los clientes comenzaran a reportar sus pérdidas.

Según los números ofrecidos por Millán, en la segunda semana de trabajo, empezaron a recibir alrededor de 50 reclamaciones diarias y describió como el momento “pico” la quinta y sexta semana con un promedio de 250 a 270 reclamaciones por día.

“Mucha gente optó por reportar las reclamaciones por teléfono, algunas llegaron por Internet y muchas llegaron a través de las agencias y los bancos, que tiene la mayoría del negocio”, dijo.

La compañía programó turnos alternos para sus empleados, para que tuvieran espacio de lidiar con sus respectivas situaciones personales, establecieron un cuido para los hijos de los empleados que no tenían clases, y se habilitó un espacio para recibir las reclamaciones.

A la plantilla, que antes de María constaba de 62 empleados, se sumaron alrededor de 90 nuevos compañeros para el centro de llamadas, el centro de seguimiento, pagos y ajustadores.

“Somos líderes de fianzas de construcciones en Puerto Rico, conocemos compañías de ingeniería y arquitectura, y buscamos gente que nos pudieran cubrir en la Isla y les hicimos una oferta y salieron a la calle a preparar los informes. Se trataba de personal que en ese momento no tenía taller y para ellos representó una gran oportunidad”, dijo.

Según data de la compañía, para el 6 de abril, habían recibido 13,868 reclamaciones y se habían cerrado 13,287 de ellas. Aún cuentan con 581 reclamaciones abiertas, 77 en proceso de cierre con pago, 6,000 cerradas con pago, 7,210 cerradas sin pago y 1,090 reconsideraciones.

Millán dijo que los ajustes se trabajaron en un periodo de 30 a 35 días y que estiman que puedan contar con 15,000 nuevos asegurados este año.


comments powered by Disqus

NC.TV

TU OPINIÓN

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required