Economía

Los moteles siguen guisando tras el huracán

Mucha gente va a dormir con aire

Marlene Cintrón pasó más de mes y medio durmiendo en la sala de su casa, con las ventanas abiertas, abanicándose con cartones y dándose duchas de agua fría cada dos horas para poder conciliar el sueño después del paso del huracán María.

En su presupuesto no había dinero para comprar una generador eléctrico y aunque “pudiera hacer el sacrificio”, no creía poder con el golpe económico entre gasolina y mantenimiento hasta que le llegara el servicio eléctrico. Una noche, mientras se refrescaba con el aire acondicionado de su carro y cargaba el celular, vio una publicación en Facebook que le cambió sus noches: un motel anunciaba que tenía servicio de agua y luz, y ofertas a “raja tabla”.

“No lo pensé dos veces. Le dije a mi esposo, vámonos. No aguanto una noche más”, recordó la doradeña de 52 años. “No nos podemos quedar todas las noches, pero ahora de vez en cuando, nos tiramos y la verdad es que descansamos mucho mejor”, reconoció.

La estrategia de Marlene es la de cientos de puertorriqueños que están recurriendo a pasar una que otra noche en un motel cercano para poder descansar. Y, ¿qué es lo que más les atrae? En el caso de Marlene, poder dormir en aire acondicionado, lejos del ruido y la peste a combustible que dejan las plantas eléctricas cercanas a su hogar. 

La industria de los moteles se ha mantenido muy activa tras el paso del huracán María. Incluso aquellos que aún tienen que operar con la ayuda de generadores eléctricos. Este es un mercado que ha sido encasillado y hasta juzgado, sin embargo, el tipo de persona que visita un motel es muy diverso.

“Ya yo había ido. Hace muchos años, cuando los nenes estaban chiquitos y no había mucho presupuesto para salir de la rutina, mi esposo y yo nos íbamos por vacilar”, contó Marlene. “Eso es una cosa muy personal, hay quienes no van ni aunque les paguen”, admitió.

Marlene visitó el Motel Villa Arco Iris, en Caguas. Ea la primera vez que lo visitaba pero le llamó la atención la limpieza que se apreciaba en las fotos y las reseñas de los clientes que aparecían en la página. 

“Mientras otros moteles han subido sus precios para aprovecharse de estos tiempos de necesidad en Motel Villa Arco Iris hemos mantenido nuestras bajas tarifas, comenzando desde $25 por ocho horas (o $37.50 por 12 horas)”, leía el "post" que le llamó la atención. Ese día, Marlene durmió “como bebé”.

Los administradores del motel no quisieron ofrecer declaraciones a este diario digital, sin embargo, en un recorrido por su página de Facebook se puede apreciar la actividad que mantiene el negocio. Tras el paso de María, el Motel Villa Arco Iris retomó sus publicaciones el 2 de octubre para notificar que mantenían operaciones, aunque con generador. También anunciaron ofertas en las que las personas podían pernoctar 12 horas por el precio de 15.

De igual manera, La Hamaca Motel se mantiene activo con ofertas especiales, sin embargo, alerta a su clientela a través de la página de Faceboo, que añadió una tarifa adicional de $5.00 a las habitaciones para el costo del diésel. Este motel tiene habitaciones que comienzan en $25 y la más cara en $45.

“Yo los hubiese pagado si no hay más opción. Me fui con los nenes y no me arrepiento. La estaban pasando mal en el calor. Ya la temperatura mejoró, pero esas primeras semanas el calor era horrible”, contó Sheila Lozada, quien seleccionó el Motel Bambú, en Caguas.

“Hay quienes piensan en la higiene, yo me llevé mis propias sábanas y toallas, y problema resuelto. En aquellos días tuvimos baño caliente, televisión y aire para descansar. Además, estaba todo bien limpio. La experiencia fue muy buena”, describió.

El Motel Bambú, según su perfil en Facebook, estuvo funcionando con generador eléctrico hasta el pasado 13 de diciembre, cuando les llegó el servicio eléctrico. Reabrieron sus puertas poco después del paso de la tormenta, aunque la primera publicación para anunciar que estaban operando lo colgaron el 8 de octubre. Mantuvieron los precios de sus habitaciones entre $25 a $75.

La mayor parte de los moteles que fueron contactados por NotiCel aún tenían los teléfonos averiados, limitando la comunicación con la clientela, por lo que recurren mayormente a las redes sociales. 

 


comments powered by Disqus

NC.TV

TU OPINIÓN

Subscribe to our mailing list

* indicates required