Economía

Se confirma que la deuda de Puerto Rico es insostenible

Nuevo estudio económico lo recalca

La deuda de Puerto Rico era casi impagable… después del huracán María simplemente no se puede pagar. La nueva realidad luego del huracán María ofrece una segunda oportunidad para que la Junta de Control Fiscal y el Gobierno revalúen el nuevo plan fiscal para que esté basado en estimados realistas y que se incluya una reducción real de la deuda, según un estudio realizado por el doctor Martín Guzmán sobre la sostenibilidad de la deuda de Puerto Rico.

El estudio encomendado por Espacios Abiertos al investigador asociado de Columbia Business School, confirma las fallas en las proyecciones del plan fiscal certificado por la Junta de Control y la necesidad de reestructurar una gran cantidad de la deuda para que Puerto Rico pueda emprender hacia su recuperación económica.

“No es posible pagar la deuda en su totalidad. La deuda es insostenible”, dijo a periodistas el economista e investigador en las áreas de macroeconomía, deuda pública y desarrollo económico.

De acuerdo con el estudio, antes del huracán María el gobierno debía recortar entre un 70 y 90 por ciento de la deuda. El estudio no contempla los costos del ciclón, pero preliminarmente, el académico anticipó que la reducción podría alcanzar casi el cien por ciento tras el azote del ciclón.

Expresó que lo que se pague de deuda deberá estar atado a la recuperación de Puerto Rico, en nuevos bonos que sustituyan los bonos viejos vinculados a la capacidad de repago del gobierno. Esta consideración debe ser incluida en el nuevo plan fiscal.

“¿Cuánto de la deuda necesitas quitar? depende de cuánto se recupere la economía”, insistió.

“Luego del huracán María no puedo arrojar estimaciones precisas; pero está claro que la quita necesaria es mayor. Mi estimación preliminar era que si ese 70-90 era un rango conservador aun con las estimaciones imprecisas en los costos por María, claramente se va a cerca de 100% de pagos de deudas no contingentes, que no estén atados a la recuperación. No se puede pagar nada que no esté atado a la recuperación. Lo que Puerto Rico puede pagar es un cupón que esté atado a la evolución del producto nacional bruto”, planteó el también profesor de economía de la Universidad de Buenos Aires.

El estudio realizado analizó las proyecciones del plan fiscal para analizar la sostenibilidad de la deuda. En ese sentido, Puerto Rico necesitaría recaudar entre 3.5 y 7.4 por ciento de superávit fiscal primario, a partir del 2027 y para siempre, para poder pagar la deuda en su totalidad.

“Obtener esos superávits fiscales para siempre… Eso es imposible. Es económicamente infactible”, enfatizó Guzmán.

“Respetando los supuestos del plan fiscal certificado, ese rango, antes del huracán María daba entre el 70 y el 90%, muy grande. Sigue siendo una estimación conservadora, debería ser interpretado como el mínimo rango de lo que se necesitaba quitar de deuda antes del huracán para poder restaurar la sostenibilidad de la deuda de Puerto Rico”, aseguró.

Si antes del paso del huracán María Puerto Rico necesitaba un recorte entre 70 a 90 porciento de la deuda la nueva realidad luego del ciclón obliga al gobierno y a la Junta Fiscal revisar los estimados del plan fiscal para que se basen en números reales. Otro factor que deberá tomar en consideración es el impacto de la reforma contributiva federal, ya que el nuevo esquema podría cambiar lo que recauda ahora el gobierno.

“Al revisar el plan fiscal no solamente se tienen que revisar los números en función de los costos que impone el huracán María, sino que también se tienen que revisar todos los supuestos sobre los cuales se basó porque si lo único que se hace es una estimación fallida de las implicaciones de lo que se implemente y una estimación fallida de las necesidades de quita de deuda que se necesita”, reiteró.

Según el economista el plan fiscal certificado en marzo pasado por la Junta de Control tiene varios problemas: sus proyecciones son muy optimistas para las graves medidas de recortes que contempla.

“Encontramos que el plan estaba basado en supuestos que no tenían sentido desde el punto de vista que no están alineados con la teoría macroeconómica y la evidencia empírica sugiere. El segundo problema es que el plan fiscal no presentaba un análisis de la sostenibilidad de la deuda ni una propuesta asociada de restructuración. El plan fiscal no especificaba cuál era la quita de deuda”,

Explicó el plan fiscal  tenía una proyección muy optimista del efecto de los recortes en la economía, aun cuando proyectaba que la próxima década habría una caída de la economía; ignoraba las repercusiones de esa caída en la actividad económica en los recaudos del gobierno; suponía además que la recuperación de Puerto Rico estaba basado estrictamente en las reformas estructurales y también ignoraba la consecuencia de los flujos migratorios que producirá una mayor caída por ser mayores de los estimados.

“Cuando uno tiene en cuanto los otros efectos, por ejemplo, de las reformas estructurales al producto, las consecuencias son más grandes en términos de proyección. Lo que sostiene es una proyección de una caída mayor que la anunciada”, afirmó.

Realizó un estudio técnico para computar cuánta reducción de la deuda Puerto Rico necesita restaurar la sostenibilidad de la deuda y que esta no se vuelva una carga que desestabiliza economía. Este lunes el economista envió una carta a la Junta Fiscal informándole sobre los hallazgos del estudio. Este se hará público en su totalidad en enero 2018.


comments powered by Disqus

NC.TV

TU OPINIÓN

Subscribe to our mailing list

* indicates required