Huracanes

Continúan las sombras sobre operación de Unidos por Puerto Rico

Organización otorgó dinero sin directora ejecutiva

Hasta hace una semana, Unidos por Puerto Rico, organización que promociona intensamente el gobierno de Rosselló y en específico la Oficina de la Primera Dama, Beatriz Rivera Arreizaga de Rosselló, solo operaba con una Junta de Directores y sin mucho detalle de cómo se asignaban las ayudas y los requisitos para solicitar asistencia de la organización que ya maneja en sus arcas 11 millones de dólares en donativos.

Tras NotiCel revelar la distribución de alimentos y artículos de primera necesidad que salen desde el centro de acopio, que ocupa un espacio del Coliseo de Puerto Rico a un costo de $11,600 diarios, la recién nombrada directora ejecutiva Mariely Rivera, accedió a dialogar con este medio sobre la misión de la organización y sus objetivos.

“En medio de Irma y María se había creado el centro de acopio (en el Coliseo). Es importante esto para que se entienda: el tema del dinero que se paga por el centro. Esto es parte de una estrategia para recoger artículos que empezó con Irma. Imagino que se hizo la iniciativa con voluntarios e identificaron el mejor lugar para establecerlo, yo no estaba presente ni sé cómo lo desarrollaron, pero imagino que ocurrió como en cualquier emergencia, en la que debes identificar el mejor lugar que puedas para reunir esos artículos de primera necesidad. Pero debemos dejar claro que no operamos ni dirigimos ese esfuerzo, sino que lo hace el grupo que inició los trabajos desde la Oficina de la Primera Dama, así que no es algo que esté en nuestro presupuesto”, detalló Rivera.

La directora trabaja directamente con el grupo de miembros fundadores de Unidos por Puerto Rico del sector privado, que son las compañías Bacardi, Banco Popular, Bella Group, Burger King, Coca Cola, Empresas Fonalledas, Evertec, First Bank, GFR Media, Triple M, South American Restaurant (Church’s), Toyota, Triple S, Walgreens y Walmart.

En otras palabras, según la ejecutiva, el centro de acopio lo opera el ala gubernamental de Unidos por Puerto Rico, mientras que la parte estructurada sin fines de lucro que maneja donativos en efectivo, pertenece al sector privado, aunque sin desvincularse del todo de sus relaciones con su fundadora, la Primera Dama de Puerto Rico.

Es por ello que los gastos operacionales del centro de acopio, que ascienden a $11,600 diarios, “están recogidos en un contrato entre SMG, la compañía administradora del Coliseo, y la Agencia Estatal para el Manejo de Emergencias y Administración de Desastres (AEMEAD)”, según 'aclaró' Eduardo Cajina, gerente general del Coliseo de Puerto Rico.

Rivera, quien cuenta con experiencia dirigiendo organizaciones sin fines de lucro, afirmó que la misión de la fundación Unidos por Puerto Rico se cimienta sobre tres áreas particulares: alivio, recuperación y reconstrucción y aseguró a NotiCel que desde que se le hizo el acercamiento para liderar esta fundación dejó claro que los gastos administrativos debían ir de acuerdo “a las reglas comunes del non-profit, los cuales limitan el gasto administrativo a un cinco por ciento” del fondo inicial.

“Me contactan porque estaban buscando personas que tuvieran un peritaje en entidades sin fines de lucro, pero que hubiese trabajado diversas temáticas. Inicialmente, no sabía realmente para lo que era. Luego entendí que era algo de gran envergadura, que había que hacerlo bien desde el principio, para que no se quedara en una gestión de 90 días a seis meses, sino que fuera algo creara cimientos. Y les dije que si estaban dispuestos a trabajar con esa perspectiva les daba mi apoyo y peritaje”, destacó Rivera, quien fue contratada el pasado 26 de octubre.

“Ahí es que conozco que esto surge como una iniciativa de la Oficina de la Primera Dama, y es que caigo en cuenta de que es el mismo proceso que ocurrió tras Katrina (en Estados Unidos), en el que se establecen líneas de trabajo público privadas para manejar la emergencia”. La experiencia de Mariely Rivera está principalmente concentrada en aquellas organizaciones en donde se trabajaba con el recaudo directo y en proyectos que tuvieran necesidad urgente de identificar oportunidades de fondos.

En los pasados años ha liderado estrategias relacionadas al tema de la educación y personas sin hogar, pero estableciendo un plan de trabajo que constituye educar, en un intento de cerrar la brecha de las personas desamparadas. Contó que la Primera Dama, Beatriz Rosselló, es “la fundadora y madrina” de Unidos por Puerto Rico, pues después del paso del huracán Irma, inició con este esfuerzo de ayuda. Sin embargo, una semana más tarde, llegó el impacto del huracán María y se redoblaron esfuerzos para que la fundación tomara una estructura más formal, en la que se incorporaran esfuerzos del sector privado.

Así las cosas, hasta el 11 de octubre, Unidos por Puerto Rico había recaudado 11 millones de dólares, entre los que se encuentran los fondos de los fundadores iniciales. Según Rivera, este dinero proviene en un 50 por ciento de individuos y un 50 por ciento de corporaciones. Detalló que Unidos por Puerto Rico trabaja en favor de las poblaciones más vulnerables, entre las que se encuentran envejecientes, niños y jóvenes, madres solteras, personas sin hogar, personas discapacitadas, pequeños negocios y micronegocios.

Luego, desde varios frentes, identifican las organizaciones sin fines de lucro que tengan la capacidad de manejar este tipo de asistencia y que puedan utilizar los fondos correctamente.

Según explicó son las organizaciones quienes solicitan a través de la página de Internet de la fundación. Allí, a través de unos formularios deben indicar su plan de trabajo, el alineamiento de presupuesto y demás detalles, para pasar por una evaluación. Después de una exhaustiva evaluación, de ser aprobados, los fondos son otorgados.

Hasta el momento se han otorgado fondos a la Cruz Roja Americana Capítulo de Puerto Rico, Iniciativa Comunitaria, Inc., Proyecto Nacer, Boys and Girls Club de Puerto Rico, Fundación de Esclerosis Múltiples de Puerto Rico, Inc., Humanitarian Assistance Cooperative Housing Foundation, La Perla de Gran Precio, el Banco de Alimentos de Puerto Rico, el Centro de Ayuda Social Manos que Alimentan Vidas y el National Puerto Rican Leadership Council Education Fund, para un total de un poco más de millón y medio de dólares.

“Las proyecciones son que podamos durar hasta nueve meses, en la medida en que podamos alinear la distribución del fondo de forma correcta con las organizaciones que pueden ejecutar y que podamos evidenciar que logramos establecer unos cambios, desde el día que dimos el dinero a las organizaciones, establecer que hubo alivio y que hayamos logrado una transición a una recuperación”, concluyó.


NC.TV

TU OPINIÓN

Suscríbete gratis a NotiCel

* indicates required