Huracanes

FEMA subestimó el desastre que dejó María

Un plan ponía la recuperación a manos de PR solo

El gobierno federal subestimó los daños potenciales que enfrentaría Puerto Rico tras el paso del huracán María y consideró que los mismos residentes de la isla atenderían la situación.

Así se desglosa de un reporte del desastre emitido por la Agencia Federal de Manejo de Emergencia y reseñado por el medio digital Politico.

Según el documento, los oficiales al mando de FEMA existía un plan para atender la recuperación de Puerto Rico. Este documento fue creado en el 2014 y proyectaba una recuperación de un mes ante el evento de un huracán categoría 4.

El documento no contemplaba que oficiales de FEMA se hicieran cargo del desastre que dejó el huracán María en Puerto Rico, pese a saberse ya en la situación fiscal que se encontraba la isla y la fragilidad de su sistema eléctrico.

El documento vislumbraba que fuesen las entidades de la isla las que restaurarían el sistema eléctrico y las telecomunicaciones en Puerto Rico, sin contar con que la caída falta de luz complicaría la respuesta inmediata luego de María.

“Asumieron que la gente podría hacer cosas que no sabían hacer”, dijo una persona involucrada con la respuesta de FEMA.

Aunque el documento predecía bien los retos que enfrentarían los esfuerzos de recuperación debido a la topografía, el bloqueo de múltiples vías de tránsito y dificultades en el envío de suministros de emergencia, no vislumbraba los daños que se produjeron luego del paso de María.

“Debieron asumir que [el evento] iba a requerir apoyo federal”, expuso Michael Coen, jefe de FEMA bajo la administración de Barack Obama.

Este tipo de planes se utiliza por la agencia federal para determinar cómo atender la situación y mejor ilustrar cuánta fuerza laboral deben asignar para ello.

El documento prevenía a FEMA que la mayoría de las fuentes de energía en Puerto Rico se encontraban en el sur y en el evento de un huracán como María terminarían fuera de servicio por un tiempo prolongado.

El plan también detallaba que el Cuerpo de Ingenieros podría ayudar con la restauración a corto plazo pero que no debía reparar las líneas de transmisión, pues esto era responsabilidad de la corporación pública local. 

Al momento el Cuerpo de Ingeniero se le encomendó la reparación de la red eléctrica de la isla completa.

De igual forma se esperaba que para 30 días después del embate del huracán la isla recuperaría la luz por completo.

Sobre las telecomunicaciones, el documento esperaba que fuesen las compañías privadas las encargadas de restaurar sus servicios en la isla y relegaba a los federales a proveer teléfonos satelitales de no tener comunicación por un tiempo prolongado.

Luego de María las empresas privadas se encontraron con un sistema de comunicaciones devastado y con funcionarios públicos y federales sin forma de contactarse, atrasando aún más la recuperación.

“En Puerto Rico, si llueve o reciben una pequeña onda tropical de vientos de 30 a 40 mph, pierden las telecomunicaciones. En ese tipo de evento, los sectores privados pueden recuperarse por si solos”, explicó Coen, “Para eventos desastrosos las agencias federales deben tener un plan”.


comments powered by Disqus

NC.TV

TU OPINIÓN

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required