Huracanes

María cambia las vidas profesionales de los puertorriqueños

A solo tres meses de concluir el año, el paso del huracán María cambió, no solo los planes de muchos puertorriqueños, sino también sus vidas profesionales.

Rebeca Esteves llevaba una vida bastante cómoda con su esposo Rolando Vidal antes del 20 de septiembre. Él es vendedor de autos, uno de los mejores de su concesionario, de hecho; y ella laboraba como esteticista en un negocio de Vega Alta que quedó destruido y acabó por cerrar después del paso de la tormenta. 

“El salón no quedó bien. Se rompieron varios cristales, el techo se dañó, todavía no hay luz. Tuvimos que olvidarnos de eso”, dijo. “Dos semanas después del huracán fue que vine a realizar que tenía que hacer algo. El ‘dealer’ tampoco había abierto, así que Rolando no estaba trabajando, y los chavos empezaban a irse”, contó a NotiCel.

Cada tarde Rebeca veía desde el balcón de su casa a los niños de la urbanización reunirse en la cancha para jugar baloncesto, correr bicicleta o, simplemente, compartir. Y ahí decidió emprender su nuevo negocio: una tienda de smoothies, cupcakes y brownies.

Con la ayuda de una planta de 5,000 watts y una estufa de gas, Rebeca ha hecho de su negocio un espacio bastante fructífero con el que ha podido ganar hasta $400 semanales. 

“A los nenes les encanta y se ha regado la voz, así que vienen de las urbanizaciones cercanas a comprar. En mis tiempos se vendían limbers, ahora son smoothies y cupcakes”, compartió entusiasmada. “Jamás en la vida pensé que mi vida diera este giro y que estaría haciendo esto, pero me abrió la mente a nuevas posibilidades. En el 2018 vengo con un local, un negocio fuera de mi casa y lo voy a echar hacia adelante”, aseguró.

Su esposo, por su parte, retomó funciones como vendedor semanas después del paso de la tormenta, aunque dijo que las ventas no están como antes.

“Está claro que comprar un carro no es prioridad, así que ya veremos si yo también me tengo que poner a hornear”, dijo riendo. “Pero si se tiene que hacer, se hace. Tenemos que seguir”.

Entre la devastación dejada por María a su paso se encontró el desempleo. Empresas cerraron, pequeños comerciantes que no pudieron operar por falta de servicio eléctrico, y trabajadores independientes que se vieron con las manos vacías. Ya han pasado tres meses y, aunque las últimas estadísticas del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos apuntan a que se detuvo el efecto de pérdida de empleo luego del paso del huracán, el golpe del desempleo y la necesidad de la reinvención son cada vez más evidentes.

“La encuesta de Grupo Trabajador reveló que para el pasado mes de noviembre hubo alrededor de un millón de personas trabajando en la Isla, lo cual representa una recuperación de 60 mil personas empleadas, si se compara en relación con octubre de 2017”, lee un comunicado de prensa enviado por la agencia. “Este aumento puede deberse, principalmente, a que personas han vuelto a trabajar luego de estar sin empleo durante el primer mes tras el paso del huracán María. Específicamente, la encuesta reflejó un aumento de unas 26 mil personas trabajando por su cuenta entre los meses de octubre y noviembre. Además, se reflejó una recuperación de 5 mil personas trabajando en el sector agrícola en el mismo periodo”. En ese grupo de “por su cuenta”, cayó Rebeca. 

“Y así seguiré. Ya no vuelvo a depender de más nadie que me dé un cheque. No se pueden poner todos los huevos en la misma canasta, como dice el refrán. Tengo que tener ingresos de diferentes fuentes. Este susto no lo vuelvo a pasar”, expresó.

Según el comunicado del Departamento del Trabajo, el estudio del Empleo Asalariado No Agrícola en Puerto Rico, que se realiza tomando en consideración las nóminas de los establecimientos comerciales en la Isla, estimó que para noviembre existieron unos 850,500 puestos asalariados en la Isla, lo cual representó una recuperación de unos 10,100 puestos de empleo entre los meses de octubre y noviembre. En el sector privado específicamente, el empleo asalariado se estimó en 628,700 puestos de empleo. Esto también representó una recuperación de unos 6,600 puestos si se compara con el mes de octubre de 2017.

Ese impacto se reflejó de alguna manera en el área de los servicios temporeros. Según explicó Annette Maldonado, gerente de Force Temporary Services, la agencia ha visto un auge en solicitudes de personal de parte de sus clientes. 

“Ha habido movimiento de plazas, que pensábamos que sería lo contrario, pero nos han surgido puestos en la banca, en la parte hipotecaria. Con todo esto de las moratorias, hay más trabajos en el área de análisis de cuenta”, dijo. “También hubo un resurgir de clientes que estaban inactivos. Algunos que ya no estaban utilizando el servicio de agencias nos han llamado para manejar los puestos temporeros”, explicó.

Maldonado destacó que entre las plazas de mayor auge se encuentran las de área de almacén, choferes y seguridad, una de las más solicitadas tras la emergencia. De acuerdo al comunicado del Departamento del Trabajo, los sectores que registraron la mayor recuperación en el empleo asalariado en el sector privado entre octubre y noviembre fueron Recreación y Alojamiento (6,100), Servicios Profesionales y Comerciales (2,800), Manufactura (500) y Minería, tala y Construcción (200). 

Ivonna Pacheco, vicepresidente senior de la agencia MSSS, destacó que la división de reclutamiento para plazas profesionales de carácter permanente se detuvo brevemente y ahora es que comienza a ver algo de actividad. Sin embargo, para los puestos temporeros, ha habido mayor movimiento.

“Con María se detuvo alguna de esa demanda, pero en diciembre otra vez comenzaron a surgir esos puestos. Y estamos viendo una inclinación a puestos especiales dedicados a la reconstrucción, como electricistas, obreros, choferes con toda categoría de licencia y empresas que están entrado a Puerto Rico para ofrecer servicios de reconstrucción con puestos similares”, señaló. “Es importante destacar que el empleado temporero mantiene los beneficios que por ley se le otorgan cualquier empleado regular como licencia por vacaciones, pago de bono, seguros de empleo y otros”, agregó Pacheco.

“Siempre ha habido algún tipo de oportunidad. Como hay muchas personas que se han ido a Estados Unidos, han habido puestos que se han quedado vacantes y los hemos tenido que sustituir. Eso es algo que sigue pasando”, concluyó, por su parte, Maldonado.


comments powered by Disqus

NC.TV

TU OPINIÓN

Subscribe to our mailing list

* indicates required