Huracanes

Necesidades de los Rhesus en Cayo Santiago tras el paso de María

Un proyecto del Senado busca proteger el hábitat

Epidemias y mortalidad en la colonia de monos Rhesus del Cayo Santiago afecta las investigaciones que allí realiza el Centro de Investigación de Primates del Caribe (Caribbean Primate Research Center, por sus siglas en inglés CPRC) tras el paso del huracán María por Puerto Rico. 

Para saber de primera mano las dificultades que allí se enfrentan, el senador Abel Nazario Quiñones realizó un recorrido el miércoles junto a la profesora Melween Martínez y la manjeadora de la colonia, doctora Giselle Caraballo.  

Tras el evento atmosférico el pasado septiembre, subió el nivel del mar separando un pequeño islote del Cayo, lo cual también ha trastocado la logística para alimentar e inspeccionar las actividades diarias de los más de 1,500 monos Rhesus que allí coexisten.  

Nazario Quiñones presentó el proyecto del Senado 723 para establecer la “Ley para la Promoción Educativa y Científica de la Colonia de Monos de Cayo Santiago”, a los fines de fortalecer el valor educativo de la colonia de monos establecida en esta isla como legado científico y educacional; y establecer medidas para la seguridad de humanos que entren en contacto con estos monos, estableciendo requisitos y prohibiciones a actividades que se lleven a cabo en los alrededores de la isla, para otros fines relacionados y añadir un nuevo inciso 5 al Artículo 10 de la Ley Núm. 430 de 2000, según enmendada, para disponer que ciertas herramientas de fiscalización de tal ley se puedan utilizar para hacer cumplir esta nueva ley.

La historia del CPPR se remonta al 1938 cuando el doctor C.R. Carpenter, trajo a Puerto Rico a una colonia de alrededor de 400 monos procedentes de la India. A la fecha se han producido más de 600 artículos, libros y documentales a base de investigaciones efectuadas en el CPPR, la mayoría enfocadas en Cayo Santiago, siendo así una propiedad de la Universidad de Puerto Rico valorada en alrededor de $10 millones. Este centro suele recibir a expertos de las más prestigiosas universidades estadounidenses y de nivel internacional.

En Estados Unidos solo existen ocho centros de investigación de este tipo. Además, esta colonia de monos constituye la más antigua en el mundo al  mantener continuamente su operación.

El propósito principal es proveer un área de campo para estudios de comportamiento e investigaciones biomédicas y anatómicas. Por su similitud genética y morfológica con los humanos, los estudios basados en los monos suelen tener resultados generalizables o parcialmente aplicables a los humanos. 

La profesora Martínez señaló al Senador la devastación que dejó el huracán en la vegetación por lo que urge atención por parte de las agencias de Recursos Naturales ya que esto forma parte del hábitat de los monos. También detalló la necesidad de un muelle flotante ya que se dividió el Cayo y es necesario establecer una nueva ruta de alimentación para los animales. Además, subió el nivel del mar y cambió el tamaño del Cayo.


comments powered by Disqus

NC.TV

TU OPINIÓN

Subscribe to our mailing list

* indicates required