Huracanes

Un repaso de la ayuda brindada por el sub utilizado Comfort

Doctores tenían problemas para ingresar pacientes

El atropellado y confuso procedimiento para ingresar pacientes al buque hospital USNS Comfort, que llegó a dos semanas del azote del huracán María a las costas de un país casi completamente a oscuras por la falta de servicio de electricidad y sin telecomunicaciones estables, complicaron aún más el asunto sumado al hecho de que la nave no contó con el equipo necesario para atender bebés prematuros, pacientes con resistencia a antibióticos o con traumas craneales o que requirieran intervención neuroquirúrgica. Tampoco podía atender pacientes cardíacos o que necesitaran operación de bypass. 

En los primeros dos días, el Comfort atendió 67 pacientes en Puerto Rico. Pero según la Marina de Estados Unidos, solo 137 pacientes fueron referidas en un periodo de tres semanas. 

El pediatra Jorge Gabriel Rosado contó al New York Times que intentó ingresar un paciente que necesitaba una operación de cadera y había sido desplazado de su hogar a consecuencia del huracán María, pero tras días de llamadas infructuosas se dio por vencido. “Para muchos cirujanos en la Isla, decidimos que eran demasiados pasos”, confesó.

En áreas sin servicio de telefonía celular, fija o teléfonos satelitales, únicamente con radios de ambulancia para comunicarse, “referir pacientes al Comfort era imposible”, notó el emergenciólogo René Purcell Jordan. 

Los referidos se debían hacer a través de la Administración de Servicios de Salud una vez el paciente llegara al Centro Médico de Río Piedras. Solo si el hospital se llenaba a capacidad entonces revisaban los casos aplicables para traslado al Comfort. 

250 camas fueron posiblemente subutilizadas si se toma en cuenta que durante su estadía el buque hospitalizó a solo 290 personas durante una estadía de 53 días, un promedio de seis pacientes por día. Otros 1,625 pacientes fueron atendidos sin ser admitidos por alguno de los 800 profesionales de la salud a bordo de la nave. En combinación, entre los pacientes admitidos y quienes simplemente fueron atendidos, se brindó cuidado a 36 personas por día en promedio.  

Se practicaron 191 cirugías en el buque, incluyendo 25 casos ortopédicos, y se atendieron dos partos. A una mujer se le realizó una mastectomía doble, y se llenaron tanques de oxígeno por docenas. Se trataron 98 casos críticos, que resultaron en 11 muertes.  

Mientras para el salubrista y ahora senador independiente José Vargas Vidot, el Comfort “no estaba preparado para la realidad de Puerto Rico”. Pero el capitán de la nave, Kevin Buckley defendió que lo que debe tomarse en cuenta es el tipo de pacientes que se atendieron. Según explicó el cirujano José Acosta, quien sirvió de contacto para el buque hospital, “se atendieron personas tan enfermas como los pacientes de unidades intensivas”.

Por otro lado, hospitales federales improvisados en refugios médicos atendieron a más de 30 mil pacientes, de quienes 1,400 obtuvieron medicamentos sin contar con seguro médico gracias a los programas de reembolso federales.

El 17 de noviembre, sin previo aviso, el Comfort fue ordenado a regresar a Estados Unidos. 


comments powered by Disqus

NC.TV

TU OPINIÓN

Suscríbete gratis a NotiCel

* indicates required