Policíacas

Pesquera y Registro Demográfico insisten en 55 defunciones

Tras el paso del huracán María

San Juan - El Departamento de Seguridad Pública (DSP), por voz de su secretario Héctor Pesquera, insistió en que son los médicos quienes tienen la responsabilidad de señalar si una muerte fue provocada de manera directa o indirecta por el huracán María.

Igualmente, explicó Pesquera, los familiares del difunto deben concurrir con la determinación de los galenos, por lo que subrayó que la cifra oficial de defunciones adjudicadas al fenómeno atmosférico permanece en 55.

“No es un hospital, aquí hay un médico que está certificando, sujeto a perder la licencia, además de otro tipo de condiciones. ¿Cómo se va a cuestionar? ¿Cómo se va a poner en duda en este proceso lo que un médico certifica en un papel con su firma y su licencia?”, discutió el Secretario durante una conferencia de prensa.

Las declaraciones de Pesquera surgen luego de que continuaran las interrogantes respecto al manejo de cadáveres y la difusión de información respecto al proceso a raíz del impacto del huracán María hace 48 días.

El funcionario hizo hincapié en que, si un doctor y los familiares concurren en la causa de muerte de una persona, el DSP no está encargado de indagar sobre lo contrario. Además, los certificados de defunción con posibles vínculos al huracán deben ser examinados por el Centro de Control de Enfermedades (CDC), en Atlanta, para corroborar si cumplen con las guías establecidas tras desastres.

A su reclamo se hicieron eco los directivos del Negociado de Ciencias Forenses y el Registro Demográfico, quienes reiteraron que su labor se basa en la causa de muerte previamente decretada por los médicos.

“Es responsabilidad en este caso del médico que adjudica eso. En el certificado de defunción, tenemos el apartado 24, parte uno, que dice 'causa inmediata de la muerte' y se desglosa, porque pueden ser varios elementos. Hay un apartado 25, parte dos, que dice 'indique otras condiciones significativas que contribuyeron a la muerte, pero que no están relacionadas a la causa básica de muerte indicada en la parte uno’. Si no tengo esta información que me asocie por circunstancias al huracán, si no lo tengo aquí, yo no puedo estar especulando”, señaló por su parte Edwin Crespo, director del Negociado de Ciencias Forenses.

Con esos datos a la mano, el Negociado de Ciencias Forenses decide si un cuerpo puede ser cremado o no. Es por eso que, a finales de octubre, autorizó la cremación de 911 cuerpos, correspondientes al período del 20 de septiembre al 18 de octubre, porque se trataban de muertes por causas naturales, según defendió Crespo.

En esa línea, la directora del Registro Demográfico, Wanda Llovet, aseguró que su agencia compartió con la Asociación de Hospitales y la Asociación de Funerarios la descripción debida para que los médicos adjudicaran la causa de muerte a los huracanes. De esa manera, se facilitaría la clasificación de las defunciones.

“O sea, que ellos tenían conocimiento de que si una persona se cayó del techo porque estaba poniendo la tormentera, el mismo certificado de defunción indica sobre otras condiciones significativas que contribuyeron a la muerte y, en la parte de abajo, dirección de dónde ocurrió y cómo ocurrió la defunción”, declaró Llovet.

Además de los ya mencionados, el presidente de la Asociación de Funerarios, Eduardo Cardona, rechazó compartir estimados de las labores en los establecimientos bajo su tutela porque, de entre 230 a 250 funerarios en el País, él solo ha podido entablar comunicación con unas 40. Sin embargo, infirió que la mayoría debe estar operacional para esta fecha.

Entre los datos compartidos se destaca el hecho de que, en el período del 1 al 19 de septiembre —período en que el huracán Irma tocó suelo boricua—, ocurrieron 82 muertes diarias. Mientras, el Registro Demográfico estima que unas 117 personas murieron diariamente del 20 al 31 de septiembre, lapso en que azotó el huracán María y la Isla aún se encontraba sumida bajo los efectos de sus estragos.

Los registros preliminares indican que en septiembre hubo 2,838 muertes, lo cual representa un incremento si se compara con años anteriores, y en octubre, ocurrieron 2,119.

Comparativa del desglose mensual:

           Septiembre

2015 - 2,242 muertes

2016 - 2,366 muertes

2017 - 2,838 muertes

Octubre

2015 - 2,369

2016 - 2,366

2017 - 2,119

Noviembre

2015 - 2,231

2016 - 2,481

2017 - 25 (hasta el 3 de noviembre)

La suma preliminar de las defunciones en lo que va de año se encuentra en 24,390.

De la misma manera, la directora del Registro Demográfico informó que, para los meses de septiembre y octubre, el promedio de cremaciones aumentó.

“Nosotros tenemos a través del 2017 un promedio de 33 por ciento de cremaciones. Las del mes de septiembre suman un 37 por ciento de defunciones. Como podemos observar, es un cuatro por ciento más del promedio que tenemos general de todo el año. Esto lo atribuimos a diferentes situaciones, al paso del fenómeno, a la falta de electricidad que hubo que ya no habían velatorios o la familia decidía evitar ese proceso y cremar a su familiar, o quizás una razón económica, porque las cremaciones son más económicas que los entierros”, justificó Llovet.

En cuanto a los entierros, el promedio es de 45.5% y, para el mes de septiembre, los números rozan el 42.7%. El promedio de los sepulcros, entretanto, es de 20.5% y, también para septiembre, se registró un 19.5%.


NC.TV

TU OPINIÓN