Inicio»

La Calle

¿Qué pasó hoy? (vídeo)

Por: Rico Puerto Rico
Publicado: 15/06/2012 06:02 am

Vídeo 

Viernes, 15 de junio de 2012 ? Fallece la persona que forjó ?Manos a la Obra?: Teodoro Moscoso

Un día como hoy, hace 20 años, falleció en San Juan, el boricua que forjó el proyecto “Manos a la Obra”: José Teodoro Moscoso Mora.

Teodoro Moscoso, catalán por nacimiento, pero puertorriqueño por crianza y por vía de su padre, fue una figura importante para la creación, desarrollo e implementación del proyecto económico boricua de mediados del Siglo XX: “Manos a la Obra”, ejecutado por el Partido Popular Democrático (PPD).

En su niñez, Teodoro se educó entre Ponce, Puerto Rico y Estados Unidos. Su padre, quien era un gran comerciante y farmacéutico había logrado comprar varios terrenos a lo largo de nuestra Isla y logró establecer su propia farmacia. La misma eventualmente creció y se constituyó en una de las cadenas farmacéuticas más exitosas que se establecen alrededor de todo lo largo y ancho de la Nación Puertorriqueña: Las Farmacias Moscoso. El joven Teodoro acompañaba a su padre en el quehacer del negocio, y se preparó en un inicio para poder administrar la empresa de la familia. Sin embargo, habiendo comenzado sus estudios de Farmacéutica en Estados Unidos, éste se dio cuenta que su vocación y pasión no se encontraba en la Ciencias Farmacéuticas, sino en Las Artes y en las Humanidades, e ingresa a la Universidad de Michigan, institución de la que se gradúa.

A su regreso a Puerto Rico, allá para 1938, Moscoso conoce a los economistas Leon Henderson y Rexford Guy Tugwell. Éste último era muy allegado al entonces Presidente de los Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt. En 1941, Roosevelt nombra a Tugwell para que ocupe la Gobernación del régimen de ocupación de Estados Unidos en Puerto Rico. En ese mismo año, Moscoso deja a un lado el trabajo con su padre para formar parte de la Autoridad de Vivienda en Ponce, en donde Teodoro jugó un papel preponderante al lograr que el gobierno de EE.UU. designara dos millones de dólares para la construcción de hogares.

Allá para cuando Luis Muñoz Marín gana las elecciones de 1948, Moscoso era ampliamente conocido por haberle servido al Presidente del PPD como asesor en la legislatura en materia de los proyectos de industrialización de Puerto Rico, y por haber trabajado en la Compañía de Desarrollo Industrial, mejor conocida como Fomento. En la época en que Muñoz Marín es electo como el primer Gobernador boricua en la historia de Puerto Rico, Moscoso recibió la encomienda de desarrollar e implementar el modelo económico que habría de trazar Puerto Rico: “Manos a la Obra”. Mediante este proyecto se planificó y se ejecutó la transformación de Puerto Rico de una sociedad agrícola a una altamente industrializada. Este programa, que surtió lo que muchos consideraron un éxito sin precedentes, logró atraer inversiones y capital de muchas partes del mundo, particularmente de la potencia ocupando al país: Estados Unidos. El logro alcanzado por los puertorriqueños mediante este proyecto económico fue denominado por algunos como “El Milagro del Caribe”, y la prestigiosa revista The Economist escribió resumió el auge que gestaron los boricuas cuando por fin lograron obtener un mínimo de control sobre la administración de su propio país, al sentenciar que el éxito conquistado significó: “un siglo de desarrollo económico... logrado en una década”.

Según afirma Julio E. Quirós Alcará:

“En mayo de 1961 el Presidente Kennedy designó a Moscoso Embajador de Estados Unidos en Venezuela, siendo el primer puertorriqueño nunca antes nombrado para un puesto diplomático en Washington. Laboró para ofrecer una imagen de Estados Unidos que fuese comprensiva e informada de la realidad venezolana. Viejo amigo del Presidente Rómulo Betancourt, líder democrático y a la vez reformista, lo apoyó en sus esfuerzos democráticos de los pocos entonces en práctica en la América Latina.

En noviembre del mismo año el Presidente Kennedy lo nombró Administrador Regional de la Agencia de Desarrollo Internacional (AID) a cargo de América Latina y en esa capacidad Coordinador estadounidense de la Aliazna para el Progreso. Según el historiador Arthur M. Schlesinger, Puerto Rico había servido de inspiración a Kennedy al crear la Alianza para el Progreso, y nadie como Moscoso podía comunicar mejor el idealismo político y social de la Alianza. Moscoso laboró arduamente por traer una revolución al hemisferio; un esfuerzo colosal, envolviendo 19 repúblicas para instituir reformas, al menos 13 agencias y bancos responsables de desembolsar los fondos. Pero, Moscoso tenía en contra un Congreso algo incrédulo, latifundista y burocracias enemigas del cambio y sobre todos siglos de pobreza y subdesarrollo. Bajo su liderato mucho se logró: países que nunca habían conducido un censo planificaban científicamente sus propios desarrollos, se levantaron necesarias infraestructuras, grandes programas de vivienda, escuelas, hospitales. La democracia resultó mas al alcance de millones.”

Por otro lado, en su libro Las venas abiertas de América Latina, el célebre escritor Eduardo Galeano expone:

Muchas dagas brillan bajo la capa de la asistencia a los países pobres. Teodoro Moscoso, que fuera administrador general de la Alianza para el Progreso confesó: '...puede ocurrir que los Estados Unidos necesiten el voto de un país determinado en la Organización de las Naciones Unidas, o en la OEA, y es posible que entonces el gobierno de ese país -siguiendo la consagrada tradición de la fría diplomacia- pida un precio a cambio'.”

Según esgrime el distinguido economista James L. Dietz:

“De hecho, se reporta que Moscoso le dijo a un Senador de Estados Unidos 'yo haría negocios con el diablo mismo si viene y establece fábricas en Puerto Rico'.”

Debido, en gran medida, a esa política de industrialización que en ocasiones parecía conducirse literalmente a toda costa, el resultado de “Manos a la Obra” supuso un boom económico que no probó ser sostenible y vino acompañado de un desarraigo social y económico, además de tener las manos amarradas puesto que Estados Unidos ha continuado usurpando el derecho de Puerto Rico a ejercer su soberanía nacional, factor que troncha las capacidades plenas de Borinquen para atajar los problemas que enfrenta la Nación de Puerto Rico.

Hoy, ante el veinteavo aniversario del fallecimiento de Teodoro Moscoso, reconocemos los aspectos positivos del legado que éste ofrendó a Puerto Rico sin pasar por alto reflexionar sobre los diversos efectos negativos que surtió la manera y el contexto colonial en que se implementó “Operación Manos a la Obra” y las demás políticas y programas no fueron sostenibles en gran parte debido a la ausencia de soberanía que tanto le resta a la Nación Puertorriqueña a la hora de maximizar su pleno potencial como país.

“Si no se practica, aún cuando esté reconocido, el derecho no es derecho.”

-Eugenio María de Hostos

“Sin patria libre y digna es una mengua el bienestar que se persigue, la fortuna que se codicia y hasta el trozo de pan que sube a los labios, húmedos por las lágrimas que vierten la desesperación y la impotencia.”

-Luis Muñoz Rivera

“Cuando dos elementos asociados han llenado los fines de la asociación, y uno quiere avanzar y otro no se decide a acompañarlo, la disolución se impone. ... Hemos hecho grandes progresos hacia el ideal, pero a costa de nuestra independencia económica.”

-José Celso Barbosa

Para más información histórica, sigue a Hans Perl Matanzo y a Ana Gabriela González Oliva en Rico Puerto Rico.


Comentarios

comments powered by Disqus