Inicio»

Ahora

Avanza el destape del fraude de UBS en los Sistemas de Retiro (documento)

Por: Oscar J. Serrano
Publicado: 12/01/2013 11:30 am

Mientras Miguel Ferrer faranduleaba en los medios de comunicación con su relación con la Puerto Rico Universe Bodine Koehler, el Primer Circuito de Apelaciones emitió una decisión con la que se da luz verde a la demanda contra Ferrer y otros banqueros por la billonaria emisión de bonos de los Sistemas de Retiro.

Además, la decisión del panel de jueces federales expande los criterios que se tomarán en cuenta a la hora de determinar cuándo es que ocurre un conflicto de interés debido a la vinculación de una persona con distintas entidades en una misma transacción, como fue el caso de Retiro en el que la casa de inversiones UBS cubrió todas las bases en un ya cuestionado esquema de conflicto de interés.

La Miss Universe Puerto Rico 2012 Bodine Koehler y el banquero de inversiones Miguel Ferrer. (loveoporaqui.com)

La decisión ocurrió en la demanda federal que sometió la Unión de Empleados de Muelles de Puerto Rico (UEMPR), un proceso que es distinto a otro que corre contra Ferrer y UBS a nivel del gobierno federal por fraude en la venta de inversiones en Puerto Rico.

El esquema objeto de la demanda de la UEMPR se centra la controvertible emisión de $3,800 millones en los Sistemas de Retiro durante la Administración Acevedo Vilá, y la que se señala como uno de los traspiés más costosos en la gigantesca crisis que enfrentan las finanzas públicas de Puerto Rico por el estado de virtual quiebra en Retiro.

La UEMPR es accionista en cuatro fondos de inversión que maneja UBS. Esos fondos compraron los bonos de Retiro que estaba vendiendo el mismo UBS. El truco está en que los directores que dirigen los fondos son prácticamente los mismos en cada fondo y en que esos directores tienen demasiados intereses creados con UBS como para que las transacciones fueran independientes y como para que, una vez hecha la compra, impugnaran la acción en corte.

En disputa hay $757 millones de los demandantes que se alega UBS manejó mal ya que los usaron para comprar los bonos de Retiro que la misma UBS sabía que estaban sobrevalorizados. En el mover dinero de un lado para otro, UBS sacó una compensación de al menos $27 millones.

Para utilizar el resumen del Primer Circuito: "Retiro vendió los bonos a su corredor, UBS Financial, que, a su vez, se los vendió a UBS Trust y otros compradores. UBS Trust entonces vendió los bonos que había comprado a los Fondos a los que aconsejaba, incluyendo los Fondos en controversia en este caso".

Inicialmente, la Jueza Presidenta del Tribunal Federal, Aida Delgado Colón, desestimó la demanda alegando que no existía la vinculación de Ferrer y otros directores de los fondos que los demandantes alegaban que había.

Pero los jueces apelativos decidieron lo contrario, e instruyeron a que el análisis de esas relaciones tiene que hacerse con la información que está disponible públicamente y "a la luz del sentido común y la experiencia práctica".

Bajo ese palio, determinaron que Ferrer y los directivos de UBS, Leslie Highley Jr. y Carlos Ubiñas están demasiado vinculados en todas las bases de la transacción. Mientras, otros directores de fondos que no son directivos de UBS, como el vicepresidente de Triple S, Mario Belaval, está demasiado vinculado porque UBS ha participado en movimientos de inversión de Triple S. En igual posición está Carlos Nido, vicepresidente de Ventas de El Nuevo Día, entidad a la que UBS también le ha comprado bonos.

Ante esto, los jueces dijeron que Delgado Colón "falló al no hacer inferencias razonables y de sentido común sobre los hechos que se alegan en la demanda".

La determinación de los jueces fue emitida el 4 de enero, mientras estaba en pleno apogeo el espectáculo por las fotos de Ferrer y Koehler juntos en la Despedida de Año, y fue inicialmente divulgada por El Vocero esta semana.


Comentarios

comments powered by Disqus