Inicio»

Vida

Nota publicada hace más de 60 días.

Miluka Rivera presenta el legado puertorriqueño en Hollywood y Broadway

(Suministrada)

Lorraine M. Martínez Cortés
13/10/2013 09:02 am

En una actividad dedicada al recién fallecido actor Ernesto González, fue presentado el libro “Legado puertorriqueño en Hollywood: Famosos y olvidados”, una obra de la actriz, periodista, poetisa y cineasta puertorriqueña Miluka Rivera Rabell.

El libro, que es el primero de tres textos que contienen poesías y entrevistas a estrellas como Rita Moreno, contiene sobre cien años de historia –desde 1899- y fue el resultado de diecinueve años de investigación exhaustiva acerca de la enorme contribución de puertorriqueños, no solo en Hollywood, sino hasta en las tablas de Broadway. 

Con esta contribución, Rivera Rabell pretende rendir tributo tanto a los actores cuya fama ha trascendido la muerte, como en el caso de Raúl Juliá, pero también destacar la labor de otros que tal vez debido al paso del tiempo han quedado un poco rezagados en la memoria colectiva.

Aunque admitió que todo el proceso de investigación fue duro debido a que hace veinte años las condiciones para utilizar el Internet  no eran tan comunes como hoy, describió a las bibliotecas –sitio donde pasó gran parte de estos veinte años- como sitios de gran valor que deben ser preservados y respetados.

“Creo en las bibliotecas, en la investigación en persona y en los periódicos. Me gustaba ir a fuentes, como diríamos, old fashion. Tuve el privilegio de que tantos actores me dieran entrevistas, por primera vez presento un libro donde tengo entrevistas diciéndome de su propia boca las cosas que les pasaron, las anécdotas. No tuve que ir a Internet o a segundas personas”, explicó. “Cuando se copia de historiador en historiador, no es la misma esencia”.

En la conferencia también se refirió a las condiciones en las que siempre han trabajado los artistas latinos en los Estados Unidos, sobre todo cuando todavía en estos tiempos tienen que hacerse camino entre la siempre presente estigmatización por origen étnico.

“La historia de las aportaciones puertorriqueñas comenzó en 1899 cuando tres hermosas bailarinas fueron las estrellas del primer mutoscopio con trama (…) nuestra imagen no fue la más halagadora porque el título del mutoscopio era Cómo las portorriqueñas entretenían a los soldados del Tío Sam ”.

A esto añadió, en un aparte con NotiCel, que aunque se ha logrado el reconocimiento por medio de innumerables premios y concesiones a artistas hispanos, todavía queda un largo camino por recorrer, sobre todo en lo que respecta a como nos perciben desde el cine norteamericano.

“Hemos mejorado algo, pero tenemos, como decía Ricardo Montalván, mucho camino por recorrer. La televisión y los medios son los que forman la mente y el comportamiento de los ciudadanos y si a nosotros los puertorriqueños y latinos nos tienen estereotipados, creo que en parte es para que continuemos siendo solo eso”, expresó. “Un buen ejemplo, Sofía Vergara, que es la nueva Charo. Pero volvemos de los ochenta y pico a repetir la nueva Charo, esta vez no es morena, pero por lo menos Charo tocaba guitarra magníficamente. Es como un reciclaje de estereotipos al que le cambian los títulos”.

Agregó que muchas veces -mientras ella filmaba comerciales- le añadían accesorios específicos, como flores en el cabello, sombreros y ropas de gran colorido, a la vez que tenía que decir palabras reconocidas en el dialecto mexicano porque para el público anglosajón, esa es la mejor manera de identificar a los latinoamericanos.

“Es ignorancia y también creo que es prejuicio. Es una lucha interminable y esto se perpetúa generación tras generación, así como de momento vemos muchos rostros latinos, pero no son principales (en la trama)”, sostuvo desde la Biblioteca José M. Lázaro, en la Universidad de Puerto Rico Recinto de Río Piedras, lugar que escogió para presentar su obra debido a la influencia que este centro docente ha tenido en gran parte de los artistas de nuestro país.

Siguiendo por la línea académica, Rivera Rabell también criticó la tendencia que parecen tener los artistas contemporáneos al ser simplemente “estrellas” del cine en lugar de enfocarse en ser actores preparados y con alguna formación académica, pues es esto precisamente lo que les permite “capitanear su propia barca” y poder tomar otras decisiones, aparte de actuar bajo parámetros ya establecidos.

Asimismo, aconsejó a los cineastas locales a que sean buenos escritores teniendo como norte la historia de nuestro país y de nuestra cultura latinoamericana.

“Exploren y usen la historia nuestra, las historias nuestras que son bellas y universales. Que sean positivos, que inspiren, que sean con contenido social. Que no se transformen tanto a lo comercial, porque todo el mundo quiere el dinero, y a lo mejor se ganan dos o tres pesos, pero luego desaparecen. Hay que hacer sacrificios, uno no puede vender la integridad. Hay que crear conciencia por medio del arte”, finalizó.

Por su extensa aportación a las artes y la comunidad latina, Rivera Rabell, que también fue miembro  de la Junta Nacional del Screen Actors Guild, fue premiada como “Mujer Destacada del 2010” conjuntamente por el periódico La Opinión y el State Controller, de California.  Como cineasta ha escrito y dirigido cortometrajes como Hollywood Latino’s Offspring y ha trabajado con actores como Henry Darrow, la fenecida Olga San Juan, Eddie Vélez y Roselyn Sánchez.

El libro “Legado puertorriqueño en Hollywood: Famosos y olvidados” ha sido considerado, según la prensa especializada como una “importante y magistral obra de colección”.

Rivera Rabell continuará su recorrido este jueves 10 de octubre a las 7:00 de la noche en la Fundación Luis Muñoz Marín, donde llevará a cabo la presentación Boricuas en Hollywood: Homenaje a Henry Silva, y el viernes estará en Libros AC en Santurce a partir de la misma hora. 


Comentarios

comments powered by Disqus