Inicio»

Ahora

Nota publicada hace más de 60 días.

Encontronazos y descontento en asamblea de pueblo (galería)

Los ánimos se caldearon cuando un grupo exigió un espacio al micrófono. (Juan R. Costa / NotiCel)

Hillary Román para NotiCel
25/06/2016 03:25 pm
25/06/2016 06:21 pm

Con claras diferencias entre los presentes y exponentes, se llevó a cabo hoy, sábado, la Asamblea de Pueblo convocada por la Concertación Puertorriqueña contra la Junta de Control Fiscal donde se continuó augurando una postura de desobediencia civil, que según se dispuso, comenzará en “cualquier momento”.

Alrededor de 4 mil personas se aproximaron al Coliseo Roberto Clemente, donde a tempranas horas del evento el público comenzó a sentirse incómodo con la agenda provista.

“Si la asamblea es de pueblo, que el pueblo tenga los micrófonos”, leía una cartulina que sostenían varios jóvenes mientras en tarima se ofrecían discursos en contra del proyecto HR5278 que dispone una Junta de Control Fiscal federal para la isla.

Por su parte, el congresista demócrata por el estado de Illinois y también boricua, Luis Gutiérrez, creó con su ponencia el primer escenario de oposición entre portavoces y el público presente, quienes terminaron pidiendo a gritos su renuncia al Congreso de los Estados Unidos y sostenían que la candidata demócrata a la presidencia, Hillary Clinton, era “igual” a lo que él denunciaba.

Minutos más tarde, la presidenta del consejo de la ciudad de Nueva York, Melissa Mark Viverito, ofreció también su discurso, siendo la segunda abucheada por la audiencia.

Mark Viverito estableció que es una “aliada” del pueblo puertorriqueño, por haber “nacido y haberme criado aquí”.

Mientras, los espectadores continuaban gritando “Queremos Asamblea”, rechazando así los discursos oficiales y en espera de una votación para concretar propuestas. Minutos antes de iniciar la asamblea, se aseguró a la prensa que perseguían, bajo consenso, plantear y decidir vías para “no solo criticar la Junta, sino también de ofrecer soluciones a la deuda”.

De otro lado, los simpatizantes de la llamada Asamblea de Pueblo, intentaban mantener el control del evento, aproximándose a la tarima y ofreciendo declaraciones que llamaban a la “unidad”.

“Parece que el mensaje que quiere llevar alguna gente que está aquí al Congreso de los Estados Unidos es que el pueblo de Puerto Rico no está unido”, expresó Ana Irma Rivera Lassén, portavoz de la Concertación.

Las constantes quejas de descontentos entre el público provocaron el cierre de la Asamblea y provocaron que antes de lo provisto, más de la mitad de las personas que acudieron al lugar, decidieran marcharse.

“No puedo estar contenta con lo que sucede aquí porque yo fuí estudiante y en una Asamblea se llevan a cabo ponencias del público, hay votación, se escucha a todo el mundo. Lo que aquí hubo no representa el significado de la palabra democracia”, dijo a NotiCel una ex alumna de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras.

A pesar del la petición de unidad planteada por Rivera Lassén, un grupo de activistas llamados “el pueblo”, dirigidos por el líder comunitario Roberto Tomás, aprovechó el cierre temprano del evento, para tomar la tarima y pedir una asamblea de pueblo real en las afueras del Coliseo.

Si embargo, la intervención no parece haber redundado en alguna acción u organización concreta, pues los predios del Roberto Clemente comenzaron a disiparse.


Fotogalería

Comentarios

comments powered by Disqus