Inicio»

Ahora

Nota publicada hace más de 60 días.

Crónica de una muerte anunciada al depósito de cenizas

La Policía frente al vertedero de EC, Waste, en Peñuelas. (Juan R. Costa/ NotiCel)

Sandra Torres para NotiCel
01/12/2016 04:15 am

“Una vez tú sueltas ese monstruo, no hay manera de contenerlo. Siempre va a haber emisiones al aire y va a haber alguien herido o dañado por eso”.

Así reaccionó el exintegrante de Misión Industrial, Juan Rosario Maldonado, ante el debate existente en el País sobre el depósito de cenizas de carbón en el Peñuelas Valley Landfill (PVL), controversia que destapa la manera en que la carbonera Applied Energy Systems (AES) dispone de esos desperdicios en la planta de Guayama, sin la debida protección al terreno.

La situación ha ocasionado indignación de múltiples sectores y revive la lucha que llevaron en la década del 90, las organizaciones ambientalistas Misión Industrial y Sur Contra la Contaminación (SURCO), por el endoso dado por la Junta de Calidad Ambiental a la construcción de la planta de AES.

“No había lugar en el país donde depositar las cenizas finalmente y ellos (AES) alegaron que las iban a sacar del país y lo pusieron en el contrato de compraventa con la Autoridad (de Energía Eléctrica), donde decían que no se iban a quedar en Puerto Rico por más de 180 días, a menos que consiguieran usos beneficiosos y comerciales. Como esa primera parte no se cumplió, a pesar de que consiguieron profesores de la UPR en Mayagüez y estudiantes, y hasta la EPA le tiró la toalla.”, recordó Rosario Maldonado sobre la discusión que llegó al Tribunal Supremo de Puerto Rico, donde se emitió una decisión en contra el endoso de la JCA a ese proyecto.

“Y mira lo que está pasando ahora, que el tiempo nos dio la razón, de que en Puerto Rico no hay lugar para depositar cenizas de carbón y esas cenizas se han regado por Guayama, Salinas e inclusive en Arroyo”, agregó el exrepresentante de los abonados domésticos en la junta de gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica(AEE).

Rosario Maldonado tronó contra varias agencias gubernamentales tales como la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados(AAA), Autoridad de Carreteras, entre otras, por autorizar el uso de cenizas de carbón en algunas de sus operaciones.

“La Autoridad de Acueductos y Alcantarillados autorizó el uso de cenizas en las bases que se hacen para las bombas de agua de los pozos. En otras palabras, tengo un pozo de agua de donde sacan agua para la gente en Arroyo, la base de eso la llenaron con cenizas, encima del agua de la gente, a ese nivel llega el crimen y la imbecilidad de nuestras instituciones“, argumentó Rosario quien fue uno de los asesores principales de las comunidades en Guayama y Salinas opuestas a la construcción de AES.

“(Las cenizas) están regadas por fincas con ganados llenas de eso, hay fotos de eso, las urbanizaciones que ves en la orilla de la autopista se levantaron con cenizas, se han regado por toda esa zona. Y fue lo que dijimos, ¿dónde diantres nosotros vamos a tirar casi 900 toneladas de cenizas al día, por los 25 años que va  a durar esa operación?”, lamentó.

Por su parte, el biólogo Miguel Canals Mora, representante de la organización Protectores del Planeta y quien fue uno de los 60 manifestantes arrestados la semana pasada en Peñuelas, aseguró que varios ciudadanos en el área de Guayama cuentan con fotografías que demuestran que las cenizas en la planta de AES están desprovistas de la protección requerida.

“Están desprovistas de protección que pueda evitar el polvo fugitivo, no tiene ningún tipo de contenimiento de liners en el área, lo que va a resultar que los lixiviados por la lluvia lleguen a la costa. Hay evidencia científica de los efectos adversos que tienen estos tóxicos asociados a las cenizas de carbón causan al ambiente marino, en particular a los corales en cuanto a la absorción de metales pesados y problemas de mortandad, debido a esto“, dijo el exoficial de Manejo del Bosque Seco de Guánica.

Canals Mora refutó, además, las declaraciones hechas por gerenciales de EC Waste, empresa propietaria del vertedero industrial de Peñuelas, en cuanto a los materiales que utilizan en el revestimiento del terreno donde depositan las cenizas de carbón.

“Históricamente se ha probado que estos liners no son eficientes para evitar el movimiento de lixiviados de cenizas hacia el área del Bosque Seco natural que se encuentra circundante al área del vertedero. Todo ese movimiento de metales pesados se dirigen hacia esa área”, manifestó.

“También hay que recordar que estamos en una zona cálcica, donde hay mucha disolución de la roca caliza y por el sistema de cavernas penetra al acuífero del cual dependen 85 mil personas y va a haber serios problemas de contaminación en el área de Peñuelas y peor en Guayama donde no hay ningún tipo de protección”, explicó el reconocido biólogo.

Canals, quien pertenece al Campamento No a las Cenizas en Peñuelas, explicó que, en Guayama, las zonas más afectadas por este tipo de contaminación son las comunidades asentadas en la costa, “y cuando el viento sopla de mar hacia tierra es peor, porque caería en comunidades que están en dirección hacia el pueblo de Guayama. En la noche, cuando haya transición en cambio de temperatura y los vientos soplan de tierra hacia mar caería en el océano y estarían contaminando toda esa área”.

“Cuando uno mira las fotos y ve cientos y cientos de miles de toneladas (de cenizas) depositadas en esa área, es completamente absurdo que la Junta de Calidad Ambiental no haya intervenido a nivel de la planta de carbón en Guayama. Tampoco cómo le tira la toalla a la empresa en Peñuelas con unos liners que no son eficientes, y además en una zona cálcica”, acotó.

De acuerdo a Juan Rosario, la acción de depositar cenizas de carbón sin los controles establecidos por las leyes de protección ambiental es cuestionable y conllevaría la imposición de multas millonarias contra AES.

“Yo estoy indignado de que en este país las transnacionales por tener tres pesetas en el bolsillo hagan lo que les da la gana y no pasa nada. La impunidad es total, pueden matar a la gente y no pasa nada”, sentenció al recordar los efectos causados en la comunidad de Arroyo Barril en República Dominicana y Kingston, Tennessee.

Estudios realizados por la Universidad de Vanderbilt y la Universidad Autónoma de Santo Domingo, apuntan a que los componentes químicos de las cenizas de carbón están directamente relacionados en el diagnóstico de enfermedades pulmonares, cutáneas, cáncer, abortos y malformaciones en recién nacidos, entre otras.

“Dependiendo del lugar de origen del carbón, las cenizas pueden contener metales pesados como arsénico, plomo, mercurio, cromo y selenio así como aluminio, antimonio, bario, berilio, cloro, cobalto, manganeso, molibdeno, níquel, talio, vanadio y zinc. Todos los componentes químicos de las cenizas de carbón son sumamente dañinos al sistema nervioso, puede causar cáncer, cada uno con sus propios peligros”, detalló el ingeniero quimico José Escabí.

“Que la Agencia de Protección Ambiental clasifique las cenizas de carbón como un desperdicio no peligroso, no significa que no sea peligroso porque eso es una definición legal”, añadió Escabí, excatedrático de la Pontificia Universidad Católica en Ponce.


Comentarios

comments powered by Disqus