Inicio»

Deportes

Los Nuestros vencen a Holanda en aguerrida lucha por llegar a la final

(EFE/Archivo)

Jorge Torres Ayala
21/03/2017 01:32 am

"Los Nuestros" van a la final del Clásico Mundial de Béisbol (WBC, por sus siglas en inglés). El Equipo Nacional de Puerto Rico clasificó la madrugada del martes a la final de WBC por segundo torneo consecutivo al derrotar 4-3 al equipo de Holanda en uno de los juegos semifinales celebrado en el Dodger Stadium en Los Ángeles, California.

Los boricuas regresaron al baile de coronación con la intención de mejorar su actuación del WBC en 2013. Para aquella ocasión, quedaron subcampeones del torneo vencieron a Japón en la semifinal y posteriormente cayeron ante República Dominicana, novena eliminada el pasado sábado, 18 de marzo, por los Estados Unidos. 

Puerto Rico esperará por el vencedor de Japón y Estados Unidos, partido a celebrarse mañana, martes, para conocer su rival finalista. El choque por el campeonato será este próximo miércoles.

Ni un libreto de Hollywood podía desarrollar la historia más interesante en esta corrida de “los rubios”. Ante ellos tuvieron al rival más poderoso que han podido enfrentar en todo el torneo. Vencieron el poderoso madero de Wladimir Balentien, repeticiones de jugadas cerradas y de esas revisiones, también los boricuas se aprovecharon con el robo de base ejecutado a la excelencia por parte del intermedista, Javier Báez.

La defensa boricua jugó un papel protagónico especialmente en las últimas entradas. Los boricuas lograron convertir cuatro doble matanzas en las últimas cinco entradas, incluyendo en la undécima, cuando los holandeses arrancaron el episodio con dos hombres en base sin ‘outs’. El juego no acabó sin que ambos equipos fueran advertidos luego que los ánimos se caldearan en la parte alta de la décima. Ahí, Balentien y el cerrador, Edwin Díaz, se intercambiaron palabras luego que el boricua lanzara una bola cerca de la cabeza.

Entre todo, Puerto Rico, aunque conectó 12 imparables, no necesitó la explosiva ofensiva que nos acostumbró en los partidos anteriores. Solamente con el jugar el juego pequeño en el momento preciso, en combinación a ejecución de los lanzamientos más importantes y la defensa, bastó para llevar a los boricuas a su segunda final en el WBC consecutiva.

El receptor de los boricuas, Yadier Molina, les envió un claro mensaje a los corredores de Holanda. El derecho, Jorge López, cedió indiscutible a Andrelton Simmons, abriendo el partido. Luego a eso, le dio pelotazo a Xander Bogaerts. Con Jurickson Profar al bate, Simmons despegó demasiado en la segunda almohadilla por lo que Molina tiró formando el ‘rundown’. Correa puso fuera a Simmons en la tercera base. Bogaerts se movió hasta la segunda.

Luego al error en el corrido de base, se suscitó el segundo para los holandeses después del sencillo de Profar, quien celebrando su imparable, Molina aprovechó para ponerlo fuera en la inicial. De lo que Puerto Rico no se pudo salvar fue del enorme cuadrangular al izquierdo por parte de Balentien con uno a bordo, aventajando a Holanda 2-0.

Y si Holanda demostró a su gran bateador con el cuadrangular, Puerto Rico también enseñó lo suyo en la parte baja del primer episodio. El campo corto, Francisco Lindor, conectó doble entre el predio izquierdo y central después de un boricua retirado. Acto seguido, Correa tronó su madero con cuadrangular empatando las hostilidades 2-2.

Una entrada más tarde, el inicialista, T.J. Rivera, también retumbó su madero con cuadrangular dándole la primera ventaja (3-2) a los puertorriqueños en el juego.

En el cuarto acto, Molina y el intermedista, Javier Báez, abrieron con sencillos consecutivos. El patrullero derecho, Eddie Rosario, no logró el sacrificio con toque luego de que el relevista de Holanda, Jair Jurrjens, forzara a Molina en el tiro a la tercera.

Rivera estaba al bate, cuando Báez se estafó la antesala en un gran deslizamiento. Originalemte Báez fue puesto fuera en la jugada según el árbitro, Eric Cooper, pero revirtió su decisión tras la revisión de repetición.

El corrido volvió a ser efectivo cuando Rosario se estafó la segunda, pero posteriormente Rivera fue eliminado con elevado al intermedia para el segundo fuera. Jurrjens mantuvo el juego por el mínimo tras retirar a Fuentes con rodado al intermedista.

El zurdo relevista, Héctor Santiago, retiró los primeros dos bateadores holandeses en el quinto episodio, antes que Balentien conectara doblete al quedarse corto de conectar el segundo jonrón de la noche. El dirigente de Puerto Rico, Edwin Rodríguez, decidió llevar intencionalmente a Jonathan Schoop hasta a inicial.

Ahí fue cuando Shawn Zarraga conectó doblete impulsador de Balentien (3-3). Schopp intentó anotar desde la inicial, pero fue puesto fuera en el tiro de Pagán que fue cortado por Báez para ponerlo fuera en el plato y así lo confirmó la revisión de la jugada.

El momento de la verdad se produjo en la parte alta del undécimo, cuando Holanda abrió con Balentien y Schoop en segunda y primera base, respectivamente. Stijn Van Der Meer adelantó los corredores con toque de sacrificio en conteo de ponche (0-2). Puerto Rico le dio boleto gratis intencional a Yurendell Decaster. Ahí fue cuando se produjo el cuarto ‘doble play’ en el batazo Curth Smith cerrando la amenaza.

Y así mismo, Puerto Rico comenzó su parte baja. Con Correa en la intermedia y Enrique ‘Kike’ Hernández, quien sustituyó al bateador designado, Carlos Beltrán, corriendo en el octavo episodio. Molina, quien había fallado otro intento de sacrificio, ejecutó el más importante adelantando los corredores. Luego de eso, Rosario bateó el elevado de sacrificio al central, poniéndole el signo de exclamación a la victoria boricua 4-3.

La victoria fue para Díaz en 2.0 IP, 3 K. Loek Van Mil cargó el revés en 1.2 IP, 1 H, 1 R.


Fotogalería

Comentarios

comments powered by Disqus