Inicio»

Ahora

Intenso cabildeo de bonistas en negociación de fondos federales de salud

El exgobernador Luis Fortuño es uno de los cabilderos que han llegado a Washington para atender la urgencia de fondos de salud para Puerto Rico. (Archivo / NotiCel)

Damaris Suárez
28/04/2017 04:00 am

Los diversos grupos que representan a los tenedores de bono de Puerto Rico mantienen un intenso cabildeo para adelantar sus intereses como parte de la negociación en el Congreso para asignar a Puerto Rico fondos federales para mantener operando el sistema de salud de la Isla.

La urgencia de fondos de salud para Puerto Rico en medio de su precaria situación fiscal ha tomado mayor prominencia en las últimas semanas con la presencia de cabilderos de diferentes sectores del gobierno y el sector privado para atender el asunto, uno de ellos el exgobernador Luis Fortuño.

Fortuño, quien trabaja para la firma Steptoe Johnson LLC., ha estado en varias reuniones en Washington para atender la posible asignación de fondos de salud. El exgobernador ha estado acompañado del excongresista Jerry Weller, portavoz de la organización política New World Group Advocacy.

De hecho, el director ejecutivo de la Administración de Asuntos Federales de Puerto Rico, Carlos Mercader, dijo que su oficina ha trabajado con éxito varias iniciativas con el exgobernador ya que representa, junto a Weller, a una organización de aseguradoras de salud de Puerto Rico para cabildear en Washington (PRAFAA).

Mercader confirmó a NotiCel el intenso cabildeo de los bonistas para condicionar la otorgación de fondos de salud para Puerto Rico pero insistió mantiene la guardia para evitar que se incluya en la negociación.

“Hay muchos intereses cabildeando, bonistas y asegurados de los bonistas cabildeando para los intereses de ellos para manipular que se atiendan sus intereses a priori a los intereses de Puerto Rico. Yo no sé con quienes ellos. Cada cual cabildea por sus intereses particulares, pero para el gobierno los fondos de salud no son negociables”, aseguró Mercader.

Por su parte, el presidente del Colegio de Médicos y Cirujanos, Víctor Ramos, aseguró que el intenso cabildeo de los bonistas ha aumentado en las últimas semanas tras lograr adelantos que acercan a Puerto Rico a recibir cerca de $600 millones en fondos de Medicaid.

“Son demasiados intereses y la parte de los bonistas es la más importante que debemos sobrellevar. Pero lo hemos hecho, hay una gran coalición de todos los sectores públicos y privados. Hay que seguir presionando porque los bonistas van a seguir presionando”, advirtió Ramos.

De acuerdo al médico, los bonistas han estado cabildeando para torpedear iniciativas como el plebiscito de estatus; fondos de infraestructura para Puerto Rico; la reforma contributiva y desde hace meses los fondos para el área de salud.

Esta semana el portavoz del PPD en el Senado, Eduardo Bhatia denunció desde Washington que, tras bastidores, un grupo de bonistas y republicanos buscan condicionar la otorgación de los fondos de Medicaid para la Isla a cambio de que se posponga hasta enero del próximo año la utilización de las disposiciones del Capítulo III de PROMESA que permite radicar en el Tribunal Federal una solicitud de quiebra, último mecanismo tras no llegar a acuerdos voluntarios con los acreedores.

“Aquí se están negociando cosas tras bastidores, traicionando a Puerto Rico y dándole la ventaja, una vez más, a los bonistas de acá. Durante mis reuniones en el Congreso, he recibido información de que el arquitecto de esta movida aparenta ser el congresista Raúl Labrador, junto al Freedom Caucus”, sostuvo.

Insistió que lo único positivo de la Ley PROMESA es la estructuración de un proceso de quiebra a través del capítulo III, por lo que atrasarlo alargaría y profundizaría la crisis económica de Puerto Rico.

"Esto es totalmente inaceptable. Los bonistas le tienen pánico a que un juez organice lo que hay que pagar y lo que no, como dispone el Capítulo 3 de la Ley PROMESA”, reiteró.

Bhatia cuestionó que la administración de Ricardo Rosselló no combata lo que llamó un chantaje de los sectores políticos más cercanos a los bonistas que además pone en riesgo la recuperación económica del país reduciendo la oportunidad de utilizar las herramientas que provee la ley federal para renegociar la deuda.


Comentarios

comments powered by Disqus