Inicio»

Ahora

Nota publicada hace más de 60 días.

Posible 'break' para la "chica que respira fuego" (documentos)

A la derecha, Nina Alejandra Droz (Archivo | NotiCel).

Tatiana Díaz Ramos
19/05/2017 11:37 am
19/05/2017 06:49 pm

Nina Alejandra Droz Franco tendrá otra oportunidad ante la jueza federal Aida Delgado el próximo 5 de junio para una nueva vista de fianza, en la que solicitará que sea liberada hasta su juicio.  

El pasado 5 de mayo, el juez federal Bruce McGivern determinó que la estudiante de la Universidad de Puerto Rico (UPR) de 37 años de edad, acusada de conspiración y uso malicioso de fuego durante el Paro Nacional, seguiría presa sin fianza hasta su juicio.

Droz Franco fue detenida por la Policía el 1 de mayo cuando rehusó desalojar un área de la Milla de Oro y luego, principalmente por su ropa, fue identificada como la persona que quedó grabada en decenas de vídeos tratando de comenzar un fuego en el interior del edificio Popular Center después de que otros manifestantes rompieron los cristales del lugar.

No obstante, su abogado, Eric A. Vos argumentó que, "a pesar de los cargos, el hecho es que no se ha sufrido ningún daño, o se podría haber sufrido, dadas las circunstancias. Dejar caer una pequeña cantidad de papel encendido en una pasarela de mármol, fuera de un edificio, puede violar lingüísticamente la ley, pero ciertamente no presenta un presunto crimen que debería aumentar la preocupación del Tribunal al determinar la liberación previa al juicio".

Pero la Fiscalía federal se opuso, argumentando que hay videos que evidencian que Droz Franco lanzó un líquido en el área donde ella y la persona no identificada encendieron un objeto en fuego, y luego salen corriendo de la zona al iniciar el incendio. “El sentido común dicta que la intención de Droz Franco era que el fuego creciera. Que en última instancia, aunque sin éxito, no niega ni la intención de Droz, ni el hecho de que sus acciones colocaron a otros en peligro”, sostiene la oposición.

Abundaron que el día antes de que Droz Franco intentara incendiar el Popular Center, la acusada se comunicó con otro individuo a través de WhatsApp declarando que estaba "lista para la guerra”. Ese día, envió una fotografía a través de la misma plataforma de la mochila que portaba a lo que un indioviduo respondió: "Eso está lleno". Ella respondió con el emoticon ;).

En este caso, el juez McGivern encontró que la fuerza de la evidencia, el largo periodo de cárcel que enfrenta, la falta de empleo estable, un historial criminal previo (por guiar bajo la influencia del alcohol), y un historial de problemas de salud mental y conducta violenta, pesaron en contra de Droz Franco para concluir que seguiría encarcelada.

Sin embargo, Vos sostiene que durante los años en que asistió a la universidad en Florida, Droz Franco siempre ha vivido con sus padres, quienes están dispuestos a actuar como custodios de hija y ofrecieron una garantía de 250,000 dólares por bienes inmuebles para asegurar el cumplimiento de todas las condiciones de liberación previa al juicio.

El abogado también destacó que la Herramienta de Evaluación de Riesgo Pre Juicio (PRTA por sus siglas en inglés) de la Oficina de Libertad Condicional de Estados Unidos pone a la Droz Franco en un dos por ciento de probabilidad de violar las condiciones de liberación bajo supervisión.

No obstante, Fiscalía apuntó que, “Los anteriores encuentros de Droz con el sistema de justicia penal no han hecho nada para disuadirla de cometer actos delictivos. Tiene antecedentes de abuso de sustancias, y fue un usuario de marihuana la fecha de su arresto”.

De igual modo, indicó que su cliente está tratando de reemplazar su trabajo como maestra de escuela, pero la actual crisis económica de Puerto Rico ha hecho que encontrar un nuevo trabajo sea mucho más difícil, pero sigue siendo estudiante a tiempo completo en la UPR.

También sostuvo que Nina solo tiene una convicción de delito menor de hace una década, por lo cual fue puesta en libertad condicional y completó su supervisión de la Corte sin incidentes. Tampoco hay indicios de uso de drogas que hayan causado interrupciones en el trabajo, la escuela o el hogar o que esté relacionado con las denuncias penales. La acusada admitió el uso de marihuana a las autoridades, pero su abogado insiste en que “es altamente tratable y nunca ha provocado problemas legales, laborales o sociales”. Además, Droz Franco está bajo el cuidado de profesionales de la salud mental, y tomando medicamentos recetados.
 

TEMAS:

Comentarios

comments powered by Disqus