Inicio»

Vida

Padre e hijo unidos por la música en Cultura Profética (video)

Abisaí González Maldonado ha compartido escenario con su papá. (Suministrada / Cultura Profética)

Aixa Sepúlveda
18/06/2017 08:24 am
Vídeo

“Mi papá es el más bueno de los músicos”. Esa opinión fue la que, sin lugar a dudas, llevó a Abisaí González Maldonado, a iniciarse en la música casi al mismo tiempo que daba sus primeros pasos.


Este talentoso chico de siete años es el tercero de cuatro hijos de Eliut González, guitarrista de la banda nacional de reggae Cultura Profética, y su esposa Katherine Maldonado Mercado.

“Desde que era bien bebé, me percaté que tenía mucho ritmo, tocaba hasta en su sillita de comer, pero pensé que era algo normal”, compartió el veterano músico.


A tan corta edad, y aún sin haber tomado clases de música, Abisaí maneja la batería de una manera impresionante. Desde que notó su talento, Eliut trató de exponerlo a todo tipo de géneros y se lo llevaba al estudio y los conciertos de la banda, en donde comenzó a mostrar interés en específico por la batería.


“Le compré una batería de juguete y los bombos no funcionaban bien, entonces veía que él la tocaba y me miraba, como queriéndome decir que los bombos no respondían a lo que él hacía”, recordó orgulloso.
Cuando sus compañeros de Cultura Profética notaron el talento del nene, se unieron en la tarea de ayudarle a crecer. Además de sentarlo en la batería de Boris Bilbraut, baterista de la banda, todos recogieron dinero y le regalaron una para su tercer cumpleaños.
“Se la montamos al lado de la batería de Boris y cuando llegó al ensayo dijo: ‘Wow, para mí’. Tenía como tres años”, dijo.


Desde entonces, Abisaí ha pulido sus destrezas pues, además de ‘jammear’ con su papá en casa, practica con los muchachos en los ensayos. Tanto domina el instrumento, que también se ha presentado con la banda fuera de Puerto Rico y su papá lo ha llevado a conocer a grandes percusionistas.


Abisaí tuvo un gran reto cuando se presentó ante miles de personas en el Festival de Palmares en Costa Rica, en donde su papá le permitió tocar la batería, aunque todos los instrumentos de percusión le encantan.
“Todos los niños tienen un potencial gigante y a veces los limitamos”, dijo convencido.

 

Comentarios

comments powered by Disqus