Inicio»

Mundo

Largas filas para hielo y comida predominan en St. Thomas (galería + video)

Ciudadanos realizan filas por hielo (Nahira Montcourt | NotiCel).

Adriana De Jesús Salamán
13/09/2017 11:18 am
Vídeo

St. Thomas - En la isla de St. Thomas las lanchas volcadas y el tendido eléctrico desmoronado en el suelo son solo algunos de los elementos que forman parte del paisaje remanente luego del paso del huracán Irma.

Las embarcaciones privadas y semi hundidas se encuentran, en su mayoría, cerca del puerto Crown Bay. En esa área también quedó encallada la lancha Culebra II, que fue llevada a la isla hace seis años para ser arreglada.

Entretanto, los habitantes ansían el regreso a la normalidad, con hielo en sus neveras y señal en sus celulares para comunicarse con sus seres queridos.

“No me han dado ningún hielo. Llevo aquí desde las diez de la mañana”, discutió una ciudadana, cuya molestia eclipsó las introducciones. Según relató, a pesar de estar cuatro horas en fila, aún no recibía su bolsa de hielo, la cual consistiría de 10 libras a un costo de tres dólares.

Junto a ella, bajo el sol y calor isleño, otra decena de personas aguardaba sombrilla en mano con el mismo propósito en los portones de Central Air Inc., comercio dedicado al arreglo de neveras y refrigeración pero que ante la crisis decidió vender hielo.

Asimismo, los dueños del centro de refrigeración compartieron la potencia de su generador de energía eléctrica con el local vecino, un taller de pintura y carrocería de autos cuyo techo colapsó con el embate de los vientos huracanados.

Unos pasos más adelante, al lado opuesto de la carretera Red Hook, una cola de automóviles se disponía a entrar al estacionamiento del supermercado que, ante el alto flujo de clientes se vio obligado a racionar el acceso al establecimiento. Sin embargo, el tiempo de espera era ínfimo en comparación con aquellos en busca de hielo.

En el mismo estado se encontraba la espera por el despacho de gasolina en contenedores portátiles y la atención en el pub localizado en el puerto Crown Bay. En él, los meseros debían atender con más premura aquellas órdenes que provinieran de miembros del equipo de manejo de emergencias, por lo que los demás verían una dilación en la llegada de su comida de poco más de una hora.

Contiguo al local, otra decena de personas frente a la tienda AT&T confiaban que serían atendidos por servicio al cliente para inquirir sobre el estado de las telecomunicaciones en la isla.

El martes en la mañana, el gobernador de St. Thomas, Kenneth Mapp, y el administrador de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), Brock Long, realizaron un recorrido por la isla para conocer que medidas debían ser tomadas a corto y a largo plazo.

Como parte de su pedido urgente, Mapp apuntó a la carencia de hielo y de lonas impermeables para asegurar los techos de los hogares perjudicados por el huracán. Una de ellas fue el Centro Médico Roy Schneider, único hospital en la isla. Por eso, los pacientes fueron trasladados en helicóptero a la isla de Santa Cruz.

“Una vez estabilicemos nuestra situación y nuestra gente esté bien cuidada, debemos enfocarnos en nuestra recuperación económica”, expresó Mapp por escrito. Sus expresiones se dan luego de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, aprobara la declaración de zona de desastre para la isla.

De acuerdo al administrador de FEMA, el proceso de recuperación para St. Thomas y el resto de las Islas Vírgenes será extenso. La prioridad, declaró, será cerciorar que todos los habitantes tengan comida, hogar y asistencia médica. Luego, establecerán un Programa de Asistencia de Préstamos para continuar la reconstrucción de viviendas y establecimientos.

Mira este video relacionado: 

 

Puede ver una galería de fotos de las condiciones de la isla a continuación:


Fotogalería

Comentarios

comments powered by Disqus