Inicio»

Mundo

St. John sobrevive con ayuda voluntaria y de la Guardia Costera (galería + video)

La isla fue fuertemente azotada por el huracán Irma (Nahira Montcourt | NotiCel).

Adriana De Jesús Salamán
13/09/2017 02:22 pm
Vídeo

El pasado viernes, ya dejada la marca del temido huracán Irma en la isla de St. John, alrededor de 200 personas fueron evacuadas a territorios estadounidenses más seguros —como Puerto Rico o Santa Cruz—, iniciativa organizada por un equipo de ciudadanos voluntarios.

“Entre el mediodía y las cuatro de la tarde del viernes reunimos a 40 personas, llenamos el barco, descargamos todos los suministros que traía la embarcación y, el sábado. básicamente hicimos lo mismo con barcos de Puerto Rico y Santa Cruz. Conseguimos 146 personas el sábado, así que fueron casi 200 personas en ese período de 24 horas”, relató Meghan Enright, coordinadora del grupo de voluntarios “Love, City, Strong” de la isla de San Juan.

Enright relató a NotiCel que el viernes, una vez el gobierno de la isla levantó el toque de queda durante el día, se dirigió hacia un comercio cerca del puerto y logró accesar a Internet y las redes sociales. Fue ahí que se comunicó con capitanes de Puerto Rico y de Santa Cruz, quienes le anunciaron la pronta llegada de un bote repleto de suministros como agua, tuna enlatada, refrescos, pañales y comida de perros, entre otros.

“Desde el viernes, cerca de 50 botes han llegado desde Puerto Rico y Santa Cruz. Vimos a este hombre de Puerto Rico, por ejemplo, que vino tres días corridos con todo lo que le cupo en su barco de pesca. Se estacionó en el puerto, bajó todas las cosas, regresaba a su casa y volvía el próximo día. La generosidad de Puerto Rico y Santa Cruz ha sido completamente abrumadora”, afianzó Enright.

La coordinación del operativo se realizó a través de redes de mensajería digital, con la colaboración de 10 a 15 voluntarios en el puerto y la participación del Parque Nacional de las Islas Vírgenes, la Agencia de Manejo de Emergencia Territorial de Islas Vírgenes (VITEMA, por sus siglas en inglés) y la Guardia Costera. Sin embargo, el grueso de la operación recayó en la respuesta ciudadana.

“Hasta ayer [martes], los únicos suministros que habían llegado eran desde Santa Cruz y organizaciones privadas de Puerto Rico y ciudadanos regulares. Ayer [martes], FEMA trajo algunos contenedores con comida. Todo está comenzando a fluir con normalidad, pero por los primeros tres días, la ayuda extranjera nos mantuvo vivos”, puntualizó Enright, quien insistió en la benevolencia de todos los grupos envueltos.

La isla de St. John, al igual que St. Thomas, fue una de las más afectadas luego del golpe del huracán Irma. Al igual que su isla vecina, el pasado jueves el presidente de los Estados Unidos —Donald Trump— aprobó la declaración de zona de desastre para la isla.

Además de las embarcaciones privadas, los habitantes de la isla han sido transferidos a otros territorios mediante pequeños botes de la Guardia Costera. Mientras, otros cuatro buques de la milicia, que sobrepasan los 200 pies, también han auxiliado a la isla. Tres de ellos zarparon desde Puerto Rico, según comunicó a NotiCel el teniente Greg Landosky.

Como parte del proceso de evacuación de personas, la isla de San Juan habilitó una sola carretera para mantener el control sobre el flujo de personas.

“La policía quiere que nosotros mantengamos la carretera North Shore media cerrada, con árboles sobre ella para prevenir que la gente vaya a Coral Bay y se desvíen del paraje que hemos establecido. Están tratando de mantenerlos a todos en una sola carretera para controlar el flujo de entrada y salida, facilitarlo y asegurarnos que todos los que regresen, tengan un buen propósito para hacerlo”, expresó, por su parte, Jon Bergeron, comandante de incidentes asignado a la isla ante la emergencia.

Tanto Enright como Bergeron señalaron la necesidad de evacuar la isla con el fin de permitirle a la agencias pertinentes que realicen el recogido necesario de escombros, la limpieza de las carreteras y la reconstrucción de la ciudad. Incluso, según el oficial, el reclamo aplica a todas las personas, sean ciudadanos americanos o no.

“Realmente, no estamos preocupados por su condición de ciudadanos. Solo queremos sacar a la gente de la isla y ayudarles tanto como podamos. Nuestro enfoque aquí es lograr que la gente se salve. Ellos ya están en un Territorio de los Estados Unidos, yendo a un territorio de los Estados Unidos. No estamos realmente preocupados por su estatus migratorio ni nada por el estilo”, aseguró Bergeron.

Similar a San Tomas, la costa de la isla de San Juan alberga varias embarcaciones encalladas, volcadas o hundidas casi en su totalidad. Desde el puerto se avistan estructuras sin techo y, en algunos casos, sin paredes. También, la vegetación ha sido desterrada en gran medida, por lo que el verdor que antes portaba la isla se ha disipado.

Vea a continuación un video sobre lo acontecido: 

 

Fotogalería

Comentarios

comments powered by Disqus