Inteligencia Social

Un compromiso de la Ley 20/22 con la recuperación de Puerto Rico

Del escritorio del Publisher.

Siendo uno de los primeros dueños de negocio en relocalizarse en la Isla bajo la ley 20/22 establecida en Puerto Rico, soy consciente de la gran diversidad de opiniones en torno a estas leyes. A aquellos que hemos tomado la decisión de hacer de Puerto Rico nuestro nuevo hogar nos han celebrado, criticado, agradecido y hasta cuestionado.

El Gobernador Rosselló, quien cree en estas leyes, firmó legislación en julio pasado facilitando mediante estos incentivos la relocalización de nuevos empresarios, innovadores e inversionistas extranjeros.

Desafortunadamente, el impacto producido por los huracanes Irma y María deja cierta incertidumbre sobre qué pasará con las leyes 20/22. ¿Será que los beneficiarios se marcharán y con ellos su inversión y los empleos tan necesarios o se quedarán y lucharán para ser parte de la recuperación y revitalización de Puerto Rico? ¿Será que los nuevos inversionistas solicitantes decidan abandonar la Isla o permanecerán en ella comprometidos a formar parte de una comunidad de negocios enérgica y dinámica?

Mientras la recuperación apenas comienza, estoy esperanzado que mis colegas de 20/22 opten por quedarse y escoger el camino hacia un Puerto Rico más fortalecido y productivo, pero no soy yo el que puede contestar estas preguntas o tomar decisiones por los demás.

Mi compromiso con esta isla siempre estuvo claro antes del embate de María y, después del embate, estoy más comprometido que nunca.

La mañana previa a cuando se suponía que llegara el Huracán María me encontraba en la habitación de un hotel en Los Angeles preparando una presentación (demo) sobre los avances tecnológicos más recientes de un equipo de entrenamiento físico para un negocio de gimnasio y bienestar que estoy abriendo en Hato Rey. Por supuesto, mi familia y mis amigos se sintieron aliviados de que me encontraba en la costa oeste estadounidense y no preparándome para una de las peores tormentas que ha ocurrido en la historia del Caribe y Puerto Rico.

Yo estaba inquieto, no es para menos.  Hasta horas antes de que tocara tierra, los reportajes noticiosos mostraban varias trayectorias y un escenario menos alentador. Cuando supe que María iba a ser peor (mucho peor) que Irma, me monté en el primer vuelo a Puerto Rico. A pesar de la incertidumbre y los peligros asociados a tan poderosa tormenta y las súplicas de mis colegas, amigos y familiares, necesitaba regresar a casa para ayudar a mis empleados, amigos, vecinos y a mi comunidad. ¿Por qué? Porque mi vida, mi corazón y mi futuro están en Puerto Rico. En este vuelo de regreso a casa me hice una promesa:

Si lo peor ocurre, yo seré parte del renacer económico de Puerto Rico. Voy a contribuir financieramente, materiales, tiempo y energía para hacer un Puerto Rico mejor.

Apoyaré a mis empleados y suplidores para que ellos puedan continuar proveyendo a sus familias.

No tomaré medidas de despidos masivos o reducciones de jornadas tras el paso de Irma y María.

Yo prometo ayudar a Puerto Rico tanto como Puerto Rico (y su gente y su cultura) me han ayudado a mí.

Yo lanzo un reto a todos los beneficiarios de la Ley 20/22 a que se unan y me acompañen en este compromiso con Puerto Rico.

También reto a mis colegas de la Ley 20/22 a abrir sus billeteras y contribuir en la recuperación económica de Puerto Rico. He movilizado mi fundación personal, Mark E. Curry Family Foundation, para operar como un centro de distribución y fondos destinados a grupos comunitarios importantes en Puerto Rico. Todo el que interese donar en Puerto Rico y en los Estados Unidos podrán contribuir a este fondo libre de impuestos, comprometido a apoyar iniciativas significativas que se encuentran en Puerto Rico.  Yo personalmente estaré aportando y duplicando los primeros $200,000 que se reciban en donativos. Todo el que interese puede donar puede hacerlo en www.mecff.org.

Me reafirmo que todos los participantes de la Ley 20/22 tienen un deber moral y ético de liderar esfuerzos para la recuperación, asistiendo a nuestros vecinos y abriendo sus billeteras.  Puerto Rico es fuerte y orgulloso; pero seremos débiles y sería una vergüenza si le damos la espalda a nuestros vecinos cuando más nos necesitan.

* Por favor visite el Mark E. Curry Family Foundation (mecff.org) para ayudar a los puertorriqueños afectados por el huracán María. Mark E. Curry es un empresario, filántropo e inversionista. Curry fundó SOL Partners en Puerto Rico en 2012 y en enero de 2017 completó la adquisición de NotiCel.


NC.TV