Educación

La fórmula de Boys & Girls Club de PR para su escuela charter

Conoce cómo será el currículo de esta institución

La primera escuela “charter” en Puerto Rico, operada por Boys & Girls Club of Puerto Rico (BGCPR), buscará servir como proyecto piloto por un período de cuatro años y una inversión proyectada de $16 millones a dividirse en partes iguales entre el gobierno y el sector privado.

Su enfoque, según el principal ejecutivo del BGCPR, Eduardo Carrera Morales, será mitigar los efectos de la pobreza infantil que impera en la Isla a toda vez que aportan a incrementar la participación laboral.

“Nosotros no estamos creando una escuela para atender la Reforma de Educación, esto lo que busca es romper el ciclo generacional de pobreza. Este producto es único de las condiciones que se han levantado en Puerto Rico”, aseguró Carrera Morales en un encuentro con la prensa llevado a cabo el martes.

A pesar de la distancia de la Ley 85 de Reforma Educativa —firmada por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares— este es el primer plantel que entraría en funciones al amparo del estatuto que establece las Escuelas-Públicas Alianza o “charter”. Esta semana, reveló, se encuentra finiquitando los detalles para la firma de la Carta Constitutiva que oficializa la creación de la escuela.

Carrera Morales desglosó que la inversión por niño será de $18,000 durante tres años y en el cuarto año disminuiría a $14,000. De esas sumas, $6,400 le correspondería al gobierno, mientras que el restante provendría del sector privado o subvenciones impulsadas por Alianzas Público Privadas.

Actualmente cuentan con aportaciones de Alfond Foundation, con una donación de $1 millón, y la Fundación Colibrí y el cantante Marc Anthony, quienes donaron $500,000 cada uno.

De cara al inicio del año académico el próximo 20 de agosto, la escuela —llamada “Vimenti”— contará con una matrícula de 58 niños que forman parte de dos grupos de kindergarten y dos grupos de primer grado.

El plantel localizado en los predios del complejo residencial Ernesto Ramos Antonini en Villa Prades, San Juan, tendrá una matrícula 58 niños de los cuales 31 provienen de esa comunidad.

De los 27 alumnos restantes, seis provienen de otros residenciales como Monte Park, Berwind y Jardines de Campo Rico. Los demás pertenecen a comunidades aledañas. El portavoz destacó que 87% de los participantes de este sistema libre de costo son familias de bajos ingresos.

Aunque no han culminado las pruebas a todos los alumnos, BGCPR constató que 13 de los 58 niños son de educación especial, por lo que reclutaron a la Fundación SER de Puerto Rico para asesoría. 

De acuerdo a la Ley 85 de 2018, la Escuela Pública-Alianza debe ser administrada y gobernada por una junta de directores. El espacio que le corresponde a un representante de la población de educación especial en la “charter” Vimenti está vacante.

Los alumnos serán liderados por ocho maestros, a razón de dos educadores por salón, y ninguno formaba parte del registro del Departamento de Educación (DE). Los salarios tienen una base de $40,000, sumado a los beneficios marginales que tienen todos los empleados de los Boys & Girls Clubs, los cuales incluyen licencias de vacaciones, enfermedad y plan médico.

“El proceso de reclutamiento [de maestros] fue abierto. Seis de ellos vienen de instituciones privadas y dos de un proceso de Head Start. Cinco tienen maestrías y uno bachillerato. Los maestros son empleados nuestros. A nosotros nos contrata entonces el Departamento de Educación”, especificó Carrera Morales.

El ejecutivo afirmó que los procesos de contratación siguieron los requisitos impuestos por el DE en cuanto a capacitaciones y conocimientos.

Sobre Vimenti

El proyecto Vimenti es una de tres escuelas que el BGCPR espera fundar en la Isla y tendrá un enfoque en el área de Turismo.

Entre sus ofrecimientos, tendrá colaboraciones con el sector privado, así como la Corporación para la Promoción de Puerto Rico como Destino (DMO, por sus siglas en inglés), para ofrecer talleres a los padres de los alumnos sobre emprendimiento, hospederías y negocios.

Como parte del encuentro, Carrera Morales ofreció un recorrido por las instalaciones de la escuela donde mostró dos salones de clases, la cafetería y un área de consejería destinada para el componente familiar de los niños.

El espacio es compartido con el edificio ya existente de BGCPR que también incluye una cancha de baloncesto.

De acuerdo al portavoz, las puertas abrirán de lunes a viernes a las 7:15 de la mañana para el desayuno —provisto por el programa— para niños y padres. Durante el día habrá almuerzo y cena para los estudiantes. La comida, se informó es auspiciada por UNICEF desde el paso del huracán María.

Los cursos comenzarán a las ocho de la mañana en bloques de 90 minutos hasta eso de las tres de la tarde en las áreas regulares de Idiomas, Ciencias, Matemáticas y Estudios Sociales, un modelo curricular que busca emular del colegio St. John’s. 

Además, se impartirán cursos de Educación Física todos los días por espacio de 45 minutos, sumado a clases de arte, drama y teatro y talleres de inteligencia emocional, salud y bienestar.

Después del período regular, iniciaría un “after school” hasta las 4:30 de la tarde, que incluirá tutorías, así como cena para los niños.

El próximo año, los alumnos ingresarán a la escuela a modo de lotería y los residentes del complejo Ernesto Ramos Antonini suponen tener la prioridad.

El progreso de las metas y las iniciativas propuestas por el BGCPR, se informó, estarán disponibles en una página web en tres meses.


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN