Gobierno

Cumbre de Seguridad: ¿Qué debe hacer el gobierno para combatir los hijos de las mano dura?

Análisis de NotiCel.

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares tiene como reto paliar la reciente ola criminal con una mirada distinta a la trillada “mano dura” que inició su padre Pedro Rosselló González durante su administración en la década de los ’90 y que ha sido copiada en diferentes versiones por todos los gobiernos sin que haya dado resultado.

Hoy Rosselló Nevares encabeza una Cumbre de Seguridad para discutir posibles soluciones ante los recientes tiroteos y asesinatos en avenidas y zonas urbanas a plena luz del día. Su éxito o fracaso dependerá de si toma la ruta fácil o si se sala de la caja de esas opciones ya gastadas para implantar medidas sociales a mediano y largo plazo.

Esa es la única forma de detener a los hijos de la mano dura, esos que se criaron con los operativos, la ocupación militar de los residenciales públicos y las grandes muestras de fuerzas de estado y que hoy se burlan del aparato de seguridad a tiro limpio en la calle.

Lo que preocupa que es las primeras señales en estas semanas ha sido regresar a ese viejo esquema que según expertos es evidente que fracasó.

“La mano dura fracasó en el pasado y no hay evidencia alguna de que esta nueva vuelta vaya a ser efectiva. Es increíble que se intente en modelos que no han producido resultados porque no hay evidencia de que sean efectivos”, sostuvo el Dr. Samuel Figueroa Sifre, sociólogo experto en prevención de crimen y violencia.

Para este, insistir en la mano dura es insistir en un modelo fracasado; que no ha logrado reducir el negocio alrededor del trasiego de drogas ni la violencia en las calles. Los problemas de la década de los ’90 que dispararon la mano dura no se han resuelto, por lo que ahora tenemos a los hijos de la mano dura al frente del negocio que el gobierno nunca pudo cerrar.

“La crisis nunca se resolvió. Nunca hubo oportunidades reales de reconstrucción de sus vidas. Generación tras generación han continuado reproduciendo los valores y las normas de la cultura del narcotráfico”, añadió el experto.

Si para Figueroa Sifre el punto de drogas es una institución paralela al Estado, una especie de negocio con sus propias reglas también paralelas y donde no impera el desorden, sino que el orden es la violencia como herramienta para resolver sus conflictos: ¿cómo el Estado piensa que con violencia puede detener al narco?

El problema es que, en nuestra sociedad, el valor del consumo va por encima de la paz. El éxito resulta sinónimo de riqueza y para muchos, no existe otra opción que la criminalidad para ser exitoso o sea tener dinero.

“No están ni los valores ni las oportunidades. El punto es visto como la institución que les permite resolver el problema rápido. Puedo tener dinero”, acotó el sociólogo.

Entonces, ¿qué alternativas tiene el gobierno?  

Para Figueroa Sifre, si el negocio es el problema, en una sociedad capitalista la solución tiene que ir dirigida a romper el negocio quitando la oferta para que no haya demanda. El gobierno debe copiar estrategias como las implantadas en Holanda, Bélgica y Suiza, entre otros países.

"Se montaron sistemas de medicación, combinado con la oferta de oportunidades de reinserción social. Hay que ofrecer oportunidades reales para que estos ciudadanos puedan rehacer sus vidas. Una oportunidad de salida", explicó Figueroa Sifre.

Sostuvo que, en términos punitivos, lo que único que ha probado funcionar es la noción del castigo seguro. En otras palabras, que el criminal sepa que si viola la ley va a haber consecuencias. Sin embargo, esto y el esclarecimiento de los casos no resuelven el problema en sí mismo.

Hay que establecer múltiples estrategias, que van desde las más difíciles e imperceptibles como la prevención, educación, oportunidades de empleo, medidas de justicia social y ofrecer herramientas más efectivas para la convivencia desde la paz.

Estas son las más difíciles. Esas medidas que nunca se han establecido porque no son rimbombantes, ni producen resultados inmediatos, por lo que administración tras administración las ha obviado porque no atraen los votos del electorado.

Ese es el gran reto de Rosselló. Hoy, en la Cumbre de Seguridad no solo comparecerán los funcionarios del gobierno. Están invitados grupos comunitarios, organizaciones sin fines de lucro, colegios profesionales y académicos. A partir de las 8:00 am en el Centro de Convenciones se discutirá qué hacer para ofrecer seguridad al país. ¿Caerá en oídos sordos o por fin escucharán?


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN