Gobierno

Investigador de Maravilla revela casualidades del famoso caso

Héctor Rivera Cruz las recordó en un foro

“No hay casualidad. Hay actos que corren paralelos en la vida y se encuentran”, aseguró el investigador de la pesquisa senatorial sobre el encubrimiento de los asesinatos del Cerro Maravilla, Lcdo. Héctor Rivera Cruz, quien reveló múltiples situaciones ocurridas antes y durante el proceso de investigación que lo llevaron a esclarecer el caso, demostrando que en la vida no existen casualidades.

“Cuando yo estudiaba en la escuela superior, por eso enfatizo que no hay casualidades, yo estaba en un curso de literatura. Y la profesora reparte los nombres del trabajo que va a hacer cada estudiante. Me dan el mío y ¿a quién me toca? Pedro Juan Soto. Por eso les digo, no hay casualidades. ¿Qué sabía yo que años después estaría investigando la muerte de su hijo?”, narró Rivera Cruz durante el foro ’40 años del Cerro Maravilla’ realizado en la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana en Hato Rey.

El 25 de julio de 1978, un encubierto de la Policía de Puerto Rico, Alejandro González Malavé, llevó a dos jóvenes independentistas, Arnaldo Darío Rosado y Carlos Soto Arriví, hijo de Pedro Juan, al Cerro Maravilla en Villalba. Los jóvenes pensaban que iban a colocar un artefacto explosivo en una torre de transmisión de televisión como un acto político a favor de la independencia, pero lo que ocurrió en realidad fue que agentes de la Policía los esperaban para emboscarlos. Allí los dos jóvenes murieron a manos de los agentes. Inicialmente, se dijo que murieron porque atacaron a los agentes y los agentes se defendieron. Pero luego se supo que fueron emboscados y ejecutados después de ser arrestados, desarmados y golpeados por los agentes. La investigación senatorial que lideró el fiscal Rivera Cruz fue crucial para que se conociera esa verdad.

En el foro, Rivera Cruz utilizó el estribillo de que "no hay casualidades" para delinear una serie de hechos que, a su entender, contextualizan lo que fue su presencia como protagonista de uno de los eventos que definió la historia política de Puerto Rico. Hechos que resultan insospechados y sorprendentes.

Relató que desde muy joven en su carrera había trabajado en casos de corrupción, de asesinatos, sobre la oficina de inteligencia de la policía, de infiltrados y de investigación científica, que le sirvieron de base para establecer el modelo a seguir para la primera investigación de fiscalización que realizaba la Asamblea Legislativa. 

Para Rivera Cruz, la experiencia previa en casos como el de la huelga de la Unión Independiente de Operadores y Canteros de la Puerto Rican Cement en 1970 le dejó claro que, en aquella época de persecución contra independentistas, las autoridades plantaban evidencia para acusar a inocentes.

En ese caso, luego de radicar cargos contra cerca de 30 trabajadores, Rivera Cruz solicitó el archivo luego que el fenecido exsuperintendente de la Policía, Pedro Toledo -en aquel entonces agente del Negociado Federal de Investigaciones (FBI) en Ponce- le diera evidencia que exculpaba al presidente de la unión de los delitos.

“Cuando iba para juicio me presentan una defensa de coartada el presidente de la unión. Un agente que me mentía en un punto, era un mentiroso para siempre. Me ponen al presidente de la unión, que era encubierto, cometiendo delitos. El que estaba acusado por mí como fiscal aparecía el día de los hechos en EE.UU. en una actividad de recaudación de fondos para la unión. Con la foto. ¿Usted sabe quién me proveyó esa evidencia? Pedro Toledo”, señaló en referencia a quien luego fuera Superintendente de la Policía bajo los gobernadores Pedro Rosselló y Aníbal Acevedo Vilá. Este episodio, enfatizó Rivera Cruz, le enseñó de lo que eran capaces los agentes encubiertos desde mucho antes de que se enfrentara con los hechos del Cerro Maravilla.

De igual forma, la paciencia adquirida como investigador científico en su experiencia como fiscal le permitió examinar todos los documentos de la investigación oficial hasta dar con los detalles, imprecisiones y omisiones que iban desarticulando el encubrimiento de los asesinatos del Cerro Maravilla. Un ejemplo de ello fue un caso previo en el que acusó al abogado Jorge Chaar Cacho por el asesinato de su cliente, tras percatarse de que en la escena había dejado la marca de la pisada en la sangre.

“Yo no sé cuántos usaban Florsheim en Aguadilla, pero ya el zapato lo dejó marcado. Esos son detalles importantes en una investigación para corroborar o descartar… Y venía de esa escuela”, explicó Rivera Cruz.

Tan es así, que cuando el Tribunal ordenó al Gobierno a entregar los documentos a la Comisión Legislativa, tuvo que revisar miles de documentos. Antes de citar a testigos, y hacer las vistas públicas, la pesquisa se mantuvo confidencial, trabajando con la paciencia que requiere hacer una investigación.

Leyendo miles de boletas de la compañía Esso, que suplía combustible a la Policía, el abogado encontró evidencia de que otros agentes habían estado en el operativo y no formaban parte de los informes de la investigación realizada por el Estado.

“Me tuve que tirar al cuerpo más de 10,000 boletas de la Esso, hasta que hice así. Esta. Encontré uno que había echado el 25 de julio del ’78 en Jayuya. Cuando veo el nombre, ese no aparecía en los informes de la Policía como que había estado en Maravilla. Eso rompió una línea en la investigación. Encontré a varios agentes que habían participado. No los habían entrevistado no tenían ni declaraciones juradas. Usted tiene que tener la paciencia”, insistió Rivera Cruz.

El investigador narró cómo el Gobierno local y federal continuó con el encubrimiento de los hechos ocurridos en el Cerro Maravilla durante la pesquisa. Sin haber citado a ningún testigo, una tarde se percató de que un vehículo sospechoso con dos individuos en su interior estaba estacionado frente su oficina. Sin encomendarse, Rivera Cruz, salió a ver quiénes estaban dentro del vehículo. Para su sorpresa en el interior estaba Rafael Moreno Morales, quien posteriormente resultó ser el asesino de Carlos Soto Arriví.

“Si ya tú tienes un carro que te está poniendo vigilancia de la oficina de inteligencia, ¿usted va a pensar que fue que vino a tomarse una Coca-Cola o a saludar, como me dijo? ¡Ah licenciado! ¿cómo está? Porque lo increíble de esto, y por eso insisto en que no hay casualidades, es que esa persona era de mi barrio”, relató.

Detalló que el ambiente en que se hizo la investigación inicial estuvo marcado por el encubrimiento de las autoridades locales y federales que perpetraron la persecución ideológica y la práctica del carpeteo.

Sin embargo, otra "casualidad" es que, cuando Rivera Cruz investigaba el Cerro Maravilla, el jefe de fiscales federales en la Isla era Daniel López Romo, quien había sido su compañero en el Departamento de Justicia estatal. Rivera Cruz se reunió con López Romo y este le indicó que las investigaciones federales que habían exonerado a los policías por las muertes se habían llevado a cabo en otras esferas de Justicia federal, pero que si Rivera Cruz le llevaba evidencia de comisión de delitos federales, los iba a procesar. En efecto, las primeras acusaciones contra los policías fueron federales.

De igual forma, dijo que las expresiones del entonces gobernador Carlos Romero Barceló de declarar héroes a los policías marcaron la línea del eventual encubrimiento, por haber concluido que los policías actuaron en defensa propia. Criticó además que el FBI utilizara como enlace a Ángel L. Pérez Casillas, entonces director de la División de Inteligencia de la Policía. Otra "casualidad" porque Pérez Casillas era el Jefe de Inteligencia de la Policía y estaba involucrado hasta el cuello en todos los eventos del Cerro Maravilla.

Durante el proceso de vistas públicas, la División de Inteligencia intentó llevarse a los policías Miguel Cartagena Flores y Nazario Mateo Espada luego de que protagonizaran un careo mientras testificaban en las audiencias transmitidas por televisión.

“En menos de media hora ya habían mandado un contingente de policías de inteligencia para llevarse los testigos… Le pusimos vigilancia a esos policías y por la noche los trataron de sacar de sus casas porque sabían que la verdad se había caído completa”, sostuvo Rivera Cruz.

De acuerdo con el investigador, durante el periodo de las audiencias se mantuvo el encubrimiento. “Se perseguía insistiendo en proteger a unos delincuentes”, añadió.

Ese cargado ambiente pesó en el ánimo de los que podían colaborar con la investigación. En aquel momento, para la segunda fase de las audiencias públicas televisadas, Rivera Cruz necesitaba a alguien que hiciera unas ilustraciones- una especie de bocetos- de los que habían declarado ante la comisión investigadora. Aunque hizo varios acercamientos, nadie quería colaborar. Los bocetos se hicieron y se presentaron. Terminó haciéndolos un estudiante en aquella época, hoy afamado pintor.

“Nadie quería pintar. Para que vean lo que es la historia, por eso digo que no hay casualidades. Me dice alguien de la UPR (Universidad de Puerto Rico), tengo a alguien que va a ser un extraordinario pintor… está buscando taller… Al final accedió y no firmó. La verdad es una…es Arnaldo Roche”, reveló Rivera Cruz.

La exposición de Rivera Cruz estuvo enmarcada en dos cosas que, para él, influenciaron lo sucedido después de los asesinatos del Cerro Maravilla. Por un lado, el que Romero Barceló concediera carácter de "héroes" a los policías tuvo el efecto, en su opinión, de enviar un mensaje a todas las estructuras del Estado, incluyendo fiscales, de que el evento estaba avalado por él como Gobernador y que lo que había sucedido era correcto y legal, por lo que las investigaciones "oficiales" acabaron exonerando a los policías. Por otro lado, el hecho de que, después de cuatro investigaciones oficiales que exoneraron a los policías, la pesquisa senatorial se pudiera desarrollar en vivo y a todo color a través de la televisión en un acto que todo el pueblo siguió fue influyente, dijo, para que el pueblo se convenciera de cuál era la verdad.

El impacto de las vistas y del desempeño de Rivera Cruz en ellas fue tal que hubo repercusiones para el fiscal años después.

En el foro dijo que, por ejemplo, siendo Secretario de Justicia tuvo bajo su encomienda la investigación del asesinato del presentador de televisión Luis Vigoreaux. El Departamento de Justicia estaba enfrascado ya en un proceso judicial contra los que entendían eran los responsables del asesinato, pero entonces Rivera Cruz recibe una llamada de una persona que solicita verlo porque tiene información sobre el asesinato. El secretario accedió a la reunión, refirió la nueva evidencia a sus investigadores y esto provocó que se detuviera el juicio, se reinvestigara el caso y se procesara exitosamente a nuevos acusados, incluyendo a la viuda Lydia Echevarría.

La persona no quería darle la información a nadie que no fuera directamente a Rivera Cruz debido a la confianza que le había generado la actuación del fiscal en la investigación de Maravilla.

En el foro participaron, además, el presidente de la Universidad Interamericana, Manuel J. Fernós, que disertó sobre la importancia de todos los casos judiciales provocados por la investigación de los hechos del Cerro Maravilla en el acceso a la información; la expresidenta de la Asociación de Periodistas de Puerto Rico (Asppro), Laura Candelas, que destacó la importancia de la investigación de Manny Suárez, Tomás Stella y Juan Varela en revelar lo que realmente ocurrió; y la experimentada abogada Wilma Reverón esbozó el contexto histórico de represión ideológica contra independentistas que precedió los sucesos y las similitudes y peligros de la situación actual. 

El director de la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana, Julio Fontanet, destacó la importancia de los testimonios del taxista Julio Ortiz Molina y el policía Jesús Quiñones Quiñones como héroes medulares en esclarecer el encubrimiento, como parte de la condena errónea.

El foro fue moderado por el periodista, cofundador del Centro de Periodismo Investigativo (CPI) y editor en jefe de NotiCel, Lcdo. Oscar Serrano.

 


comments powered by Disqus

NC.TV

TU OPINIÓN

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?