Gobierno

Vivienda federal cortó fondos para turismo e hipotecas en P.R.

Formaban parte de las partidas del programa CDBG

A pesar que el Departamento de Vivienda (DV) solicitó dispensas al Departamento de Vivienda Federal (HUD, por sus siglas en inglés) para recibir hasta $115 millones en fondos de reconstrucción para turismo y mercadeo de negocios y $100 millones para el programa de repago de hipotecas atrasadas, las dispensas que aprobó la agencia federal solo autorizan una fracción de esos fondos, dejando en el aire unos $185 millones.

En el caso del programa de hipotecas, HUD denegó la propuesta del Gobierno de Puerto Rico para establecer un programa para ayudar a dueños de hogares con sus hipotecas. En sustitución, aprobó un programa alterno para asistir en el pago de contribuciones o pólizas de seguro atrasadas a participantes del programa Home Equity Conversion Mortagages (HECM), que consiste de hipotecas revertidas.

Inicialmente, el Plan de Acción elaborado por el DV solicitó una partida de $100 millones para el programa de turismo y mercadeo de negocios, para complementar a una primera partida de $15 millones que aprobaron el pasado 20 de septiembre. Dado a que el Programa de Subvención en Bloque para el Desarrollo Comunitario para la Recuperación de Desastres (CBDG-DR, por sus siglas en inglés) no autoriza el uso de fondos para actividades de turismo y mercadeo de negocios, el gobierno solicitó una dispensa a ese requisito para aprobar la cuantía solicitada.

Con la aprobación de la segunda ronda de fondos CBDG-DR, que asciende a más de $8,220 millones, HUD notificó que aprobó la dispensa solo para una décima de lo solicitado, $10 millones, lo que lleva el financiamiento total disponible para ese renglón a $25 millones en lugar de los $115 millones inicialmente solicitados.

En gran medida, este cambio responde a un informe de la Oficina del Inspector General de Estados Unidos que discrepó con otorgar la dispensa solicitada por el DV, señalando que ese dinero debe ser utilizado en actividades que tengan un impacto directo a las comunidades. Similarmente, el secretario del HUD, Ben Carson, manifestó al aprobar esta segunda ronda de fondos CBDG-DR que la agencia impuso una serie de controles financieros adicionales para asegurar que el dinero se use apropiadamente, subrayando que Puerto Rico tiene una historia de “actividades fiscales ilícitas”.

Según el Plan de Acción enmendado, el programa de turismo y mercadeo de negocios sería administrado por el Departamento de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC) en conjunto con el DV, que a su vez subcontrataría a la Corporación para la Promoción de Puerto Rico como Destino (DMO) y la organización Invest Puerto Rico. El DMO, por su parte, se le vincula con la organización de promoción y turismo, Foundation for Puerto Rico (FPR), al tener a Jon Borschow, jefe de la Junta de Gobierno del DMO y de FPR.

FPR, por su parte, ya obtuvo otro controvertible contrato con el DV para administrar el programa de Resiliencia Comunitaria, que a partir de la segunda ronda de fondos CBDG-DR ahora cuenta con $55 millones, de los cual es$6,900,000 están destinados a pagar la nómina y contrataciones por administrar el programa.

Uno de los puntos que enfatizó la administración de Ricardo Rosselló Nevares cuando anunció el primer Plan de Acción fue la propuesta para repagar hipotecas atrasadas por el paso del huracán María. La primera ronda de fondos solicitado era de $45 millones y las segunda de $55 millones, pero la ejecución de esa medida dependía de otra dispensa solicitada a HUD.

De ser aprobado el propuesto programa, hubiese autorizado el uso de esos fondos para el pago de atrasos por concepto de interés, impuestos o pólizas de seguro en viviendas hipotecadas, hasta un máximo de $20,000 por recipiente o 12 meses en pagos hipotecarios, cualquiera que sea menor. Se estimó que la medida impactaría unos 2,250 dueños de hogares.

Pero HUD tampoco aprobó la dispensa para ese programa. En su lugar, aprobó otra dispensa que autoriza otro programa de $5 millones solo para el pago de impuestos o seguros atrasados en hipotecas del programa HECM. 

De la manera que HUD constituyó el programa, los fondos irían a las compañías que proveen hipotecas HECM para entonces emitir pagos a nombre del prestatario o a la autoridad de impuestos local. 

Sin embargo, la recomendación de la agencia federal al DV es que no reasignen inmediatamente esos fondos, sino que el Gobierno de Puerto Rico los mantenga en reserva para atender "cualquier futura brecha presupuestaria que surja a raíz de una reevaluación de las necesidades que se tengan". 

Los fondos asignados por HUD tienen hasta seis años para ser agotados, después de la obligación inicial, que fue notificada el 14 de agosto del año pasado.


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN