Legislatura

Cámara de Representantes aprueba regulaciones al aborto

Pasa a manos del Gobernador.

La Cámara de Representantes, al igual que el Senado, aprobó la medida legislativa que propone mayores restricciones al aborto en Puerto Rico, con una votación de 30 a favor y 10 en contra. Por tal razón, el proyecto de ley será enviado al gobernador Ricardo Rosselló Nevares, en cuyas manos quedará estampar su firma para convertirla en ley o rechazarla.

La semana pasada, el Gobernador indicó que no firmaría la medida si entiende que representa un obstáculo hacia los derechos de reproducción de la mujer u otro impedimento.

La medida, codificada como el PS 950 y de la autoría de la senadora del Partido Nuevo Progresista (PNP) Nayda Venegas Brown, obliga a los profesionales de la salud de advertir, tanto verbal como por escrito, a las mujeres en varias ocasiones respecto a las posibles consecuencias adversas de un aborto, descrito como el “consentimiento informado” de una mujer.

Durante la discusión, que duró alrededor de una hora, solo tres mujeres se expresaron sobre la medida. La Cámara de Representantes está compuesta por 44 hombres y siete mujeres.

Te podría interesar: Indeciso Rosselló sobre si firmará proyecto del aborto

“A las mujeres que tengan calma, que en esta Cámara somos pocas mujeres, pero estamos alineadas a sus mejores intereses”, aseguró la representante del PNP Jackeline Rodríguez Hernández.

El debate de la medida se centró en el interés de los y las representantes por regular cómo las menores de edad —entiéndase menores de 18 años— toman la decisión de abortar. Según la medida, las menores de edad no emancipadas no pueden someterse al procedimiento sin su consentimiento escrito y el de una de las siguientes: de su padre o madre con patria potestad o su tutor o custodio legal. 

El representante novoprogresista Eddie Charbonier Chinea cuestionó que una menor de edad pueda entrar a una clínica de aborto “como si fuera a comprarse una caja de chicles” y nadie le pregunta su edad, mientras que su correligionaria María de Lourdes Ramos Rivera enfatizó en que a esa edad las niñas no tienen la madurez suficiente para decidir abortar.

Al igual que José Enrique “Quiquito” Meléndez Ortiz, también del PNP, insistieron en que la medida no prohibe el aborto.

También puedes leer: Senado aprueba regulaciones al aborto y prohíbe terapias de conversión

La medida fue rechazada por los representantes de minoría, en forma del Partido Popular Democrático (PNP) y el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP).

“Es imponer una visión de mundo por encima de los derechos humanos y eso es terrible en cualquier sociedad democrática”, lamentó Denis Márquez Lebrón, del PIP, quien cuestionó la alegada necesidad imperante de legislar sobre el aborto.

El también abogado catalogó como “cruel y vergonzosa” la discusión del tema, que raya en la limitación de los derechos humanos y la limitación de los derechos de las mujeres sobre sus cuerpos, en lugar de promover la educación sexual en las escuelas. 

Por su parte, Manuel Natal Albelo catalogó como cinismo el que sea este cuerpo legislativo, el cual se ha negado a regular entidades privadas, como Airbnb, busque legislar sobre el cuerpo ajeno y respecto a una decisión "tan íntima" sobre lo que una mujer debe hacer o no con su cuerpo.

“Cuarenta y cuatro [44] personas de esta Cámara son hombres. Son hombres los que le van a decir a las mujeres qué pueden o no hacer con su cuerpo. Hay algo de cinismo”, criticó Natal Albelo quien subrayó que este cuerpo legislativo le ha negado servicios básicos de educación accesible, salud y seguridad a los niños y jóvenes en la Isla.

El PS 950 no se encontraba en el calendario inicial de la Cámara de Representantes para hoy, pero fue introducido durante la sesión. Varios legisladores criticaron que no se llevaran a cabo vistas públicas para la medida, además de que el informe senatorial de la misma fue recibido en la Cámara hace 48 horas solamente.

Según la representante novoprogresista María Milagros “Tata” Charbonier Laureano, no había necesidad de llevar la medida a vistas públicas porque, a su juicio, el Senado hizo un excelente trabajo en la evaluación del proyecto y el texto aprobado cumple con la jurisprudencia estatal y federal.

En su alocución, la también presidenta de la Comisión de lo Jurídico se valió de estadísticas del Censo de los Estados Unidos de los años 1990, 2000 y 2010 para sustentar que la mayor cantidad de muertes entre mujeres hispanas y mujeres negras es a causa del aborto.

“Las mujeres negras y las mujeres hispanas por casi más de 200 o 300 por ciento son las más que se realizan abortos. Pero si ese dato es significativo, más significativo es que los abortos son entre jóvenes de 15 a 19 años. Si eso no les impacta, les debe impactar que son mujeres que están en una etapa en su vida de decisiones, donde no tienen los elementos necesarios para seguir hacia adelante y solamente aquellos casos donde se les puede educar adecuadamente es donde pueden seguir su embarazo”, expresó Charbonier Laureano.

La Representante del PNP señaló que 317,547 muertes de mujeres negras son atribuidas al aborto, cifra muy superior a las 4,138 muertes por VIH/SIDA o las 6,100 muertes por homicidios en ese mismo grupo. En su enumeración, Charbonier Laureano no especificó si se trataban de muertes por abortos hechos en hospitales y clínicas, o si se trataba de los llamados “abortos caseros”.

Desde su radicación, el proyecto sobre el aborto pareció crear dos bandos, uno de ellos respaldado por el sector religioso del país y su interés por “defender la vida”, discurso que varios legisladores —tanto de la Cámara como del Senado— adoptaron en sus turnos de debate. Sin embargo, en ambas sesiones negaron vínculo alguno con el sector de base de fe y que la medida fuera una para complacer los intereses de ese grupo.

Aunque durante todo el trámite se han visto unidos, el PS 1000 —que busca prohibir las terapias de conversión— no fue atendido durante la sesión cameral.

Complacida Nayda Venegas Brown con la aprobación en la Cámara de Representantes

Por su parte, la senadora Venegas Brown del Distrito de Carolina, reaccionó sumamente complacida con la aprobación del Proyecto del Senado 950 en la Cámara de Representantes.

"Estoy sumamente agradecida del presidente de la Cámara de Representantes, Carlos 'Johnny' Méndez, y, por supuesto, de los compañeros legisladores del cuerpo hermano por la aprobación de esta medida. Ahora, este proyecto pasará ante la consideración del gobernador, Ricardo Rosselló, quien tendrá ante sí una medida de justicia, salud y protección para las mujeres y niñas... Este es un proyecto totalmente constitucional", manifestó Venegas Brown.


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN