Ahora

Nuevo informe señala a FEMA por retraso en solicitudes de asistencia

Puerto Rico también se afectó, según OIG.

La Oficina federal del Inspector General (OIG) emitió un informe a finales de agosto señalando las recurrentes y prolongadas deficiencias de los sistemas de información y tecnología (IT por sus siglas en inglés) de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés), que vienen alertando hace por lo menos 13 años. 

El volumen sin precedentes de usuarios en los sistemas IT de FEMA a raíz de los huracanes Irma y María en 2017 ralentizó todos los procesos, desde el ingreso de las solicitudes de asistencia individual hasta el rastreo de entrega de suministros a las comunidades afectadas. 

Para los huracanes Harvey, Irma y María, las solicitudes de asistencia aumentaron en 150,000 por día por lo que la falta de información en tiempo real ralentizó el procesamiento de estas. El traspaso de datos entre las plataformas de los sistemas IT al almacén de data principal sufrió un desfase de hasta seis semanas. Mientras, las transmisiones entre las plataformas se atrasaron hasta 90 horas ya que los datos se procesaron según el orden recibido.

De otro lado, el sistema que usó FEMA para rastrear la cadena de suministros (LSCMS por sus siglas en inglés) no siempre proporcionó datos certeros para garantizar la coordinación de entrega de comidas y agua a las comunidades afectadas por estos huracanes.

Por ejemplo, el seguimiento de LSCMS de datos sobre productos como comidas y agua entregados a Puerto Rico se quedó atrás de los datos en tiempo real reportados a la sede de FEMA. Un funcionario de respuesta regional dijo que, al igual que el almacén de datos, el LSCMS funcionó como se esperaba después del huracán Harvey, pero luego experimentó retrasos en la disponibilidad de datos debido a las fuertes demandas en el sistema después de Irma y María. De hecho, el personal de campo tuvo que registrar manualmente los datos de seguimiento hasta que pudieran ingresarlos en LSCMS después de regresar a ubicaciones conectadas a la red.

El alto volumen de procesamiento manual afectó negativamente la precisión de los datos, causó confusión entre el personal sobre los activos disponibles, y desperdició tiempo durante las operaciones de respuesta crítica.

"Desde 2005, hemos emitido cuatro informes de auditoría que destacan la incapacidad del Principal Oficial de Información (CIO por sus siglas en inglés) para garantizar que el entorno de estos sistemas respalde efectivamente las necesidades críticas de las misiones de FEMA, quien no ha planificado y administrado adecuadamente sus sistemas desintregados, frenando el intercambio de datos o información crítica con la rapidez y eficiencia requerida", denuncia el informe del 29 de agosto de 2019.

La Agencia tampoco ha publicado un plan estratégico para actualizar sus sistemas en más de seis años, mientras el financiamiento disperso para cada sistema o plataforma no ha cambiado durante los últimos ocho años. 

La Oficina de Fiscalización Gubernamental (GAO por sus siglas en inglés) ha llegado a conclusiones similares a través de una serie de auditorías. Por ejemplo, en noviembre de 2017, informó que FEMA necesitaba tomar medidas adicionales para satisfacer completamente el desarrollo del sistema IT, probarlo e integrar su nuevo sistema para dar seguimiento ágil a las subvenciones de asistencia pública.

"Atribuimos estas deficiencias a la autoridad limitada del CIO de FEMA para administrar todos los sistemas de información y tecnología bajo una sola plataforma, así como a un enfoque descentralizado para asignar recursos, dificultando la financiación del sistema central", apunta el reciente informe.  

Sin un plan estratégico para estos sistemas o un enfoque centralizado para guiar la toma efectiva de decisiones, el CIO no puede planificar y presupuestar a largo plazo las necesidades de los sistemas de toda la Agencia, resultando en gastos desinformados y reaccionarios que rutinariamente superan los niveles aprobados.

Tan solo para 2018, FEMA gastó $452 millones en exceso, o cerca de $56 millones adicionales al presupuesto que tenía aprobado para esta área. 

Por otro lado, la escasez de personal de la Oficina del Principal Oficial de Informática (OCIO por sus siglas en inglés) se agravó en 2017 cuando el 85 por ciento del personal tuvo que ser desplegado para apoyar las operaciones de campo después de la serie de huracanes que tocaron a los Estados Unidos y sus territorios. 

La OIG recomendó a FEMA ser más flexible y adaptable para responder a las necesidades de los damnificados y trabajar de manera efectiva con los socios y las partes interesadas. Para ello, necesita modernizar sus sistemas e infraestructura de sistema TI. De igual forma, la Agencia debe abordar estas deficiencias de data en sus programas y oficinas regionales para garantizar que las inversiones respalden la misión y prioridades de FEMA.

Hasta ahora, el CIO no ha podido identificar y presupuestar los esfuerzos de consolidación, integración o automatización a largo plazo para los sistemas de información y tecnología de FEMA. Sin progreso en estas áreas, el personal seguirá dependiendo de sistemas obsoletos y desintegrados, así como soluciones reaccionarias y alternativas no autorizadas.

Puede leer el informe a continuación:


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN