PPD

Presidente electo del PPD legitima cabilderos metidos en su estructura

Tienen muy pocos opositores en ese partido

Para el liderato del Partido Popular Democrático (PPD) el consenso es claro sobre la función de los cabilderos metidos en la estructura de la colectividad que comparten bufete con cabilderos penepés: no se desempeñan de manera ilegal en la Pava, cumplen un propósito y ejercen un trabajo legítimo.

Con la excepción de la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz Soto, y el exgobernador Aníbal Acevedo Vilá, el alto liderato de la Pava avala los cabilderos y no tiene reparos con el trabajo voluntario que ofrece Onyx Maldonado, integrante de la firma World Professional Group (WP), a pesar que esa firma ha hecho acercamientos a la administración de Ricardo Rosselló Nevares en temas de Alianzas Público Privadas y el aumento salarial a empleados de construcción.

WP, además, retiene entre sus cabilderos a Elías Sánchez Sifonte, exrepresentante del Gobernador ante la Junta de Control Fiscal (JCF), y Zoraida Buxó, actual miembro de la Junta de Gobierno de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

Estos señalamientos, sin embargo, no levantan preocupación alguna entre el liderato rojo, quienes coincidieron en argumentar que una cosa es el trabajo que lleva a cabo alguien como Maldonado en su día a día y otra cosa son los servicios que pueda prestar, voluntariamente, al PPD como miembro bona fide.

Para el senador Aníbal José Torres, quien ocupará la presidencia de la Pava a partir de diciembre, en la medida que Maldonado siga siendo popular habrá apertura para él, y otros populares, en el partido. En ese sentido, Torres sentenció que el acto de ser cabildero “no es un pecado”, ni es ilegal, sin embargo, se despachó el asunto de la colaboración de Maldonado señalando que no responde por él.

“El PPD tiene principios y va a velar por ellos. Todo el que venga es bienvenido. El que quiera aportar es bienvenido. Yo sé bien dónde se tira la línea en qu'e es amistad y qu'e es busconería y no va a pasar”, expresó el Senador en rueda de prensa en la sede del PPD.

Por su parte, el exlegislador e integrante de la Junta de Gobierno de la Pava, Roberto Prats, señaló el domingo que el cabildeo es compatible con la Constitución y un medio para solicitar la reparación de agravios. Sobre la función que llevan a cabo en el PPD, manifestó: “No tiene ninguna función en particular, esto es un partido político que ha abogado por cambios en Puerto Rico.”

En una línea similar, el exgobernador Alejandro García Padilla, planteó que la función del cabildero solo se prohíbe en gobiernos totalitarios, aludiendo a Cuba y Venezuela como ejemplos. Sin embargo, ante la actual coyuntura con una futura presidencia a ser ejercida por Torres, el exgobernador indicó que no interferirá en las decisiones que haga el senador en su gestión como presidente del PPD.

“Cuando yo era presidente yo seleccionaba mi equipo y no permitía que nadie lo seleccionara por mí. Por lo tanto, me parece que yo no contribuiría con Aníbal José si me pongo a decir quién sí y quién no. Esas son las circunstancias que sé que ha atraído la atención de la prensa en el pasado”, sostuvo García Padilla.

Cruz Soto es de las pocas personas en el partido que difieren de esa postura esbozada por el liderato de la Pava, señalando que, en el caso de Maldonado, se trata de alguien que trabaja bajo una agenda incompatible con la del PPD.

“Ser un cabildero no es malo. Grupos comunitarios cabildean por el mejoramiento de sus comunidades. Lo que es incompatible para el PPD en el que yo creo y el que me parece quiere la gente de abajo, son cabilderos que lo mismo guisan aquí que en el PNP. Y cabilderos que hagan un trabajo en contra de los mejores intereses del pueblo puertorriqueño”, manifestó la Alcaldesa capitalina.


NC.TV

TU OPINIÓN

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?