Tribunales

Con alfombra roja y protección policial la llegada de Keleher

Enfrenta 7 cargos de fraude con fondos federales.

La exsecretaria del Departamento de Educación (DE), Julia Beatrice Keleher, se declaró no culpable de los siete cargos federales que enfrenta por su participación en un alegado esquema de fraude, por lo que quedó en libertad tras prestar la fianza de $30,000 impuesta por el juez Marcos López después de disfrutar de accesos privilegiados para salir del aeropuerto y de llegar al Tribunal Federal con escolta policíaca.


En horas de la mañana, la exfuncionaria llegó a la Isla cerca del medio día en un vuelo proveniente de Washington D.C. En anticipo a su llegada, la Federación de Maestros convocó a una manifestación en el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín con el fin de "recibirla". No obstante, personal del aeropuerto y autoridades locales ayudaron a Keleher a salir por una área de la pista sin tener que enfrentar al público, incidencia divulgada en las redes sociales por testigos.

En las inmediaciones del Tribunal Federal, por su parte, la Asociación de Maestros mantenía una manifestación con diversas consignas, como "Keleher yo te busco, pa' comprarte el mameluco" y "Julia Keleher debe estar en la cárcel federal", acompañados de carteles alusivos a la exsecretaria y la música proveniente de una tumba coco. Al llegar, el vehículo en que se encontraba Keleher —una Ford negra— se detuvo cerca de la entrada, pero al ser abrumado por la prensa y los manifestantes, continuó su marcha. Luego de dos intentos adicionales, desapareció por varios minutos.

A su regreso, el chófer estacionó la Ford negra en una de las esquinas, mientras que una Durango roja intentaba dejar a Keleher de forma incógnita por la otra esquina de la entrada al Tribunal Federal. El engaño fue rápidamente descifrado por los presentes, quienes corrieron en estampida hacia ella. Entre empujones y gritos de "corrupta", Keleher, quien estuvo acompañada de sus abogados María Domínguez Victoriano y Javier Micheo, pasó el control de seguridad para continuar hacia el interior de la corte.

En el proceso, los mariscales arrestaron a uno de los manifestantes, identificado como Arnaldo Laboy, y le radicaron tres cargos menos graves, según su abogado, Diego Alcalá.

Una vez se esperaba su salida del Tribunal Federal, los mariscales instruyeron a la prensa sobre las áreas designadas y hasta llegaron refuerzos en forma de cinco agentes del Negociado de la Policía de Puerto Rico, quienes en todo momento permanecieron en la entrada a los predios del tribunal.

La representación legal salió de las inmediaciones sin Keleher y con la insistencia de que una orden del tribunal les prohibía emitir comentarios. "Saben que hay una orden de mordaza. Me gustaría mucho poder dar expresiones", señaló Domínguez Victoriano, escoltada por el chófer y otra mujer que laboraba en la seguridad privada. En ocasiones previas, empero, habían anticipado que la exfuncionaria no cooperará con las autoridades.

Aunque la licenciada se marchó, los policías estatales permanecieron en sus puestos. Cerca de
20 minutos después, sin mediar palabra, se marcharon. Al seguirlos y cuestionarlos, el capitán Álvarez Marrero se limitó a decir que hacían su trabajo y se negó a explicar por qué se encontraban presentes para escoltar a una persona que ya no era funcionaria pública. Mientras este espectáculo se develaba en la calle Chardón, a la exsecretaria Keleher la sacaban por la parte de atrás del edificio.

Al preguntársele por qué recursos públicos se destinaron para una acusada de corrupción, el comisionado de la Policía, Henry Escalera Rivera, negó que estuvieran presentes para escoltar a Keleher, sino para controlar la manifestación, una a la cual nunca se acercaron y llegaron cuando estaba a punto de culminar.


"Durante el día de hoy se llevó a cabo una manifestación en las afueras del Tribunal Federal de Hato Rey en contra de la exsecretaria de Educación, Julia Keleher. Efectivos del Negociado de la Policía estuvieron presentes para velar porque los manifestantes pudieran expresarse en un ambiente seguro. En ningún momento se intervino para darle seguridad particular a la Sra. Keleher. Nuestro personal está al servicio del pueblo para proteger vidas y propiedades, así como garantizar que los derechos sean respetados", expresó Escalera Rivera por escrito.


Como parte de las condiciones impuestas a Keleher, de 44 años, se encontró la confiscación de su pasaporte, así como la restricción de viaje desde y hacia la Isla únicamente a Virginia, Maryland, Pensilvania, Washington D.C., porque son los estados en que ha pasado la mayor parte de su tiempo y donde viven sus familiares.

La fianza propuesta por la fiscalía, representada por Marie Christine Amy, era de $200,000, pero el juez federal López la consideró excesiva, en parte porque la exsecretaria se encuentra desempleada. De la cifra de $30,000, el magistrado determinó que una mitad sería asegurada —a ser entregada en 14 días— y la otra mitad, no asegurada.


Keleher se presentó a Hato Rey a eso de las dos de la tarde del martes, luego de que fuera detenida el pasado 10 de julio en Washington D.C., a raíz de la ronda de arrestos que incluyeron a la exdirectora ejecutiva de la Administración de Servicios de Salud (ASES), Ángela Ávila Marrero, a las hermanas Mayra y Glenda Ponce Mendoza, quienes fungían como consultoras de la entonces Secretaria de Educación, a Fernando Scherrer Caillet, exdirector de la División de Asesoría de Negocios de la empresa BDO Puerto Rico, y al consultor y enlace con agencias de gobierno, Alberto Velázquez Piñol.


Contra Keleher pesan siete cargos que incluyen conspiración a cometer fraude electrónico, robo de fondos federales y conspiración a cometer una ofensa a los Estados Unidos por el esquema que logró la apropiación fraudulenta de $13 millones en fondos federales.

Según había sido revelado en NotiCel, en el DE se habían alterado al menos dos contratos de consultoría con fondos federales sin la autorización del programa encargado de manejar este dinero. Este dinero fue movido para beneficiar a allegados de Keleher. 

Más temprano hoy, los coacusados en el esquema, Scherrer Cailley y Ávila Marrero, se personaron al tribunal federal sin emitir declaraciones a la prensa tras una mordaza del magistrado.

Lee el pliego acusatorio a continuación:


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN