Tribunales

Escultor ruso demanda a empresario por la Estatua Colón

Proyecto lleva 21 años dando tumbos.

Después de navegar aguas catañenses sin puerto seguro, el Almirante ahora navega aguas judiciales federales con un cargamento de alegaciones de fraude y de trucos.

La entidad Birth of a New World Monument LLC y el escultor ruso Zurab Tsereteli, presidente de la Academia Rusa de Artes y creador de la gigantesca estatua de Cristóbal Colón que lleva protagonizando controversias en Puerto Rico desde 1998 y que ahora está erigida en Arecibo, demandaron en el Tribunal Federal a su socio en el desarrollo de un parque para la estatua, el empresario puertorriqueño José González Freyre.

Además de González Freyre, están demandadas sus entidades, Pan American Grain, distribuidora de varios productos incluyendo arroz, jugos y bebidas alcohólicas; y Columbus Park Corporation, la entidad bajo la cual se desarrollaría un parque alrededor de la estatua en el barrio Islote de Arecibo.

La demanda describe un proceso en el que, según el escultor, González Freyre constantemente renegó de acuerdos y presionó a su socio para terminar con la estatua instalada en un terreno de la propiedad del empresario sin que este hubiera cumplido con su parte del trato, a saber, darle al escultor derechos sobre el terreno para asegurar su parte de la inversión y construir un centro de visitantes e infraestructura relacionada para que la estatua pudiera comenzar a generar ingresos.

Al pedírsele reacción a González Freyre, este indicó a través de su asesora de comunicaciones, Helga García, que no ha sido emplazado y que estaría comentando sobre el pleito el lunes.

La estatua de 260 pies, 600 toneladas de bronce y 400 toneladas de acero está dando vueltas por la Isla desde 1998 cuando llegó con la esperanza, fallida, de ubicarse en Cataño.

González Freyre parece entrar en escena en 2007, cuando a través de otra de sus compañías, intentaba arrancar un proyecto en el puerto de Mayagüez, en el que la estatua figuraba como un atractivo para la ciudad durante los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2010, pero que terminó cuando se pelearon el empresario y el alcalde de la Sultana del Oeste, José Guillermo Rodríguez.

El episodio de Mayagüez conllevó que llegaran a la Isla una docena de especialistas rusos qe probaron y prepararon las piezas de la estatua y hasta hicieron un ensayo de instalación.

Luego de eso, añade el pliego presentado el jueves en el Tribunal Federal, González Freyre envia un correo electrónico en 2010 al escultor ofreciendo un acuerdo para instalar la estatua en Arecibo.

Tras reuniones en Moscú y Nueva York, se alega que el empresario puertorriqueño se enfrascó en un ciclo de renegar acuerdos y proponer nuevos términos, a la vez que obtuvo permisos para lo que se llama el Columbus Park Project en Arecibo. En esa faena común, el equipo del escultor ruso procuró y obtuvo un permiso crucial de la Administración Federal de Aviación (FAA) debido a la altura de la estatua.

Dice Tsereteli que, para no dejar expirar ese permiso de la FAA, asumieron el costo de finalmente erguir la estatua como lo está al día de hoy pero que González Freyre no aportó nada más después de los permisos iniciales ni ha construido el centro de visitantes y los otros elementos de los cuales depende la explotación económica de la estatua.

La demanda presenta el contenido de un correo electrónico de González Freyre al equipo del escultor en el que, para incitarlos a que completaran la construcción a pesar de las diferencias que tenían, les plantea que:

"Si no quieres usarnos a nosotros o tomar ventaja de nuestras experiencias te aseguro que quedarás atrapado en arena movediza. Déjanos guiarlos por el campo minado de Puerto Rico. No queremos verlos destruidos en mil pedazos, perder millones o que esto se convierta en otra pesadilla de Cataño. Debes decirle a tu gente que no tome acciones que nos desvíen en lo más mínimo de nuestras discusiones de noviembre de 2013 sin consultarlo y autorizarlo conmigo o con Alberto. De otra forma, te corres el riesgo de que este proyecto explote".

Para el escultor, lo que se sostiene no son las discusiones sino un documento de 2013 que ambas partes llegaron a firmar en el que el ruso instalaría la estatua, mientras que el empresario puertorriqueño transferiría la titularidad de la tierra en la que está enclavada la obra del Almirante Colón, construiría el centro y un estacionamiento y mantendría derecho para desarrollar la tierra circundante, que igual que el terreno de la estatua, son propiedad del empresario.

"Los demandados siguen ociosos mientras que el valor de la propiedad de González incrementa dramáticamente sin ningún esfuerzo de su parte", sostiene el pliego que pide que al empresario se le halle responsable de violación de contrato, enriquecimiento injusto, violación de la buena fe y fraude. Específicamente, se pide al tribunal como remedio una compensación de no menos de $1 millón y la transferencia de la titularidad de la tierra en la que ubica la estructura.

El estancamiento del proyecto supone un golpe para la región y para el alcalde de Arecibo, Carlos Molina, quien ha presentado el parque como una de sus principales apuestas al desarrollo económico en la también llamada Villa del Capitán Correa con supuestamente 300,000 visitantes al año que irían al parque.

Los abogados de Tsereteli son los cabilderos Carlos E. López López y Luis Balbino Arroyo Colón, del bufete Wolf Popper. López López maneja en Puerto Rico la firma de cabildeo World Professionals Group (WP Group), destacada por su mezcla de figuras de ambos partidos principales en la Isla.

Para ver copia de la demanda, pulse aquí:

Para ver copia del acuerdo anejado a la demanda, pulse aquí:


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN