Cannabis

4 errores comunes que cometen los nuevos pacientes de cannabis

Algunos pacientes pueden enfrentar ciertos temores al dosificarse con cannabis por primera ocasión, por aquellos efectos adversos que pudieran tener en caso de una dosificación excesiva, o igual, por todo lo que pueden haber escuchado, independientemente sea cierto o no. Además, la gran variedad de productos y cepas que cada vez está más disponible en los dispensarios, pudiera de alguna manera intimidarlos.


Todo el mundo es un novato en algún momento y, si bien es difícil garantizar que desde la primera terapia vayas a tener una buena experiencia, hay pasos que puedes seguir para reducir las probabilidades de tener un mal momento. Estas son las 4 errores más comunes de los principiantes a juicio de los expertos.

  1. Comprar un producto de baja calidad y no se ajuste a tus preferencias. Esto ocurre cuando no asistes a un dispensario certificado, en donde puedan buscarte un producto que se adapta a tu necesidad y te orienten sobre la dosificación. Elegir el producto adecuado puede ser desafiante. Hay opciones para cada persona, cada estado de ánimo y cada nivel de tolerancia. Elegir el producto equivocado por primera vez puede hacer que la experiencia sea desagradable, por lo que lo ideal es que seas orientado por profesionales.
  2. Estar demasiado avergonzado como para preguntarle al consultor de cannabis. El sentir vergüenza solo provocará que quieras buscar algo rápido para irte y puedes optar por un producto que no te convenga. Toma tu tiempo, haz preguntas, conoce los productos que estás a punto de utilizar para medicarte. El personal del dispensario está disponible para ello.
  3. No esperar lo suficiente antes de tomar la próxima dosis. Es algo muy común: la utilizas por primera vez con la dosis correcta, sientes que no pasa nada y ,en lugar de esperar más tiempo para que se active por completo, se aplican una dosis. El resultado será una dosis muy alta que puede repercutir en efectos secundarios y, por ende, una mala experiencia.
  4. No estar listo para los efectos secundarios. Entre los más comunes se encuentran el aumento del apetito, los ojos resecos o rojos y la boca seca. Si bien parecen ser problemas bastante leves, realmente pueden ser molestos. Sin embargo, se solucionan con facilidad. Solo debes mantenerte hidratado y tener consigo meriendas saludables para que puedas consumirlas si el apetito se activa.

 


NC.TV

TU OPINIÓN

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?