Cannabis

Disparidad en permisos afecta la industria del cannabis

No hay flores suficientes para los dispensarios.

El lanzamiento de un cultivo de cannabis exclusivo, sin intención de distribuir, sino de solo ser adquirido a través de sus dos dispensarios Earth Gift, no es un mero capricho. Responde a la clara escasez de flores que experimenta la industria del cannabis medicinal, ante la proliferación de dispensarios en la Isla.

Luis González, propietario de los dispensarios de Carolina y Trujillo Alto, anunció hace unas semanas junto a su socio y cultivador, Enrique Domínguez, el lanzamiento de un cultivo exclusivo que incluirá las cepas Gorilla Glue #4 (también conocida como GG4), un híbrido sativa-dominante; Blueberry, una índica, que emite un aroma a arándano frutoso que deja un gusto dulce cuando se consume; la Mandarin Cookie, un híbrido índico con un aroma a menta, y la Denver Maple, 100% índica, que se encuentra únicamente en Colorado y ahora estará en la Isla. El exceso de la flor será utilizado para comestibles.

Con el lanzamiento de este cultivo, los empresarios aseguran que sus pacientes tendrán siempre flores disponibles, ya que, detallaron, la disparidad entre licencias otorgadas para abrir dispensarios y las otorgadas para el cultivo, afecta grandemente la industria.

“Las licencias de dispensarios se otorgaron sin regulación, y las de cultivo fueron controladas y no estaban permitiendo que se abrieran más licencias. Muchos cultivos dicen que tienen la capacidad para suplirle a todos los dispensarios, pero esa no es la realidad”, dijo Domínguez, durante una mesa redonda con motivo de la apertura del dispensario en Trujillo Alto, en donde han ubicado su cultivo artesanal que cuenta con alrededor de 400 plantas. 

“Todo se hace a mano, desde las mezclas, hasta los nutrientes… Cada planta se alimenta independiente a mano. Cuando tienes algo más estandarizado no puedes tener ese control”.

De acuerdo a la página del Departamento de Salud, al 7 de mayo se había otorgado licencias a 70 dispensarios, y 20 cultivos, para servir a 77,419 pacientes que estaban certificados al 3 de mayo.

“Es necesario que se regulen los dispensarios por cantidad de pacientes existentes por región. En San Juan hay cerca de 60 licencias de dispensarios. Eso no debió haber pasado. Ni Walgreens. Hay más dispensarios que pacientes”, comentó González.

A mediados de junio pasado, el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, radicó el Proyecto del Senado 1317 y uno de los cambios propuestos a la Ley 42 del año 2017, que regula la industria del cannabis medicinal en la Isla, es que se impida la expedición de nuevas licencias a dispensarios de cannabis medicinal, hasta tanto no se realice un estudio que certifique que no hay saturación de mercado.

“Con lo de las licencias de dispensarios (que se propone en el proyecto de ley) estoy totalmente de acuerdo. De hecho, eso es lo que dijo el Departamento antes de permitir tantas licencias, para no cometer los mismos errores de Colorado. Aparentemente, se les salió de las manos. No se trata de que las limiten en general, sino de que las permitan en donde realmente se necesitan dispensarios”, señaló. “Las licencias de dispensarios se otorgaron sin regulación”.

El tema de la disparidad parece cobrar vigencia ante las recientes denuncias de que funcionarios de la alta gerencia de La Fortaleza hubiesen realizado movidas dirigidas a controlar la industria del cannabis medicinal para beneficiar a sus allegados. 

Las alegaciones están contenidas en una serie de documentos publicados por la periodista y colaboradora de NotiCel, Sandra Rodríguez Cotto, y en donde se evidenciarían las intervenciones indebidas en contrataciones, conflicto de intereses y presiones a otros funcionarios públicos.

En los documentos aparecen como personajes principales la asesora en Desarrollo e Infraestructura del Gobernador, la licenciada María Palou Abasolo, y su esposo, el licenciado José Giovanni Ojeda Rodríguez. La información afloró después de que, tras la renuncia del gobernador Ricardo Rosselló, se perfile como futura posible gobernadora, la secretaria del Departamento de Justicia, Wanda Vázquez Garced y se asegurara que, a pesar de tener la información, no investigó.

Los hechos sobre el cannabis medicinal constan en un paquete de evidencia, suministrado a Vázquez Garced, por el entonces secretario de la Gobernación, Raúl Maldonado Gautier con fecha del 10 de septiembre de 2018, pero no fue hasta ayer que la funcionaria expuso que la información "fue referida como corresponde a la Oficina de la Jefa de Fiscales, Olga Castellón Miranda, y actualmente dicho asunto se encuentra bajo investigación activa en el Departamento de Justicia". 

En el caso de los dispensarios, específicamente, y según consta en el documento de la Secretaría de la Gobernación, Palou Abasolo habría enviado por mensaje de texto al licenciado Antonio Quilinchini Arbona, director ejecutivo de la "Junta de Cannabis Medicinal", una lista de solicitudes pendientes en el "Comité de Cannabis" para licencias. La asesora buscaba que fueran discutidas ante el Comité y aprobadas. En una ocasión, escribió “nec que las vean hoy”, a modo de decir “necesito”.

En mayo, Palou Abasolo envió otro mensaje para preguntarle al abogado sobre las solicitudes de licencia de dispensario o cultivo de cannabis medicinal expedidas y las solicitudes presentadas. Además, se dijo que la licenciada habría ejercido presión para destituir a Quilinchini de su posición, después de que sus gestiones no rindieran frutos.


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN