¡Cuídate!

El Alzheimer, ¿solo afecta a quien lo padece?

¿Cuántas veces se te ha olvidado lo que andas buscando? ¿Tienes que regresar al lugar de los hechos o donde generaste esa idea para recordar? Probablemente son síntomas del estrés o poca atención a los asuntos. Sin embargo, no podemos perder de perspectiva que estos síntomas pudieran estar relacionados con el encogimiento del cerebro, o como se le nombró a esta condición en sus inicios, Alzheimer.

El Alzheimer es una enfermedad irreversible que afecta comúnmente a las personas después de los 60 años. Sus etapas son progresivas degenerando lentamente la funcionalidad del cerebro, afectando la memoria, el lenguaje, el conocimiento y hasta la capacidad de llevar a cabo las tareas más simples, como vestirse o amarrase los cabetes. Se ha escrito mucho sobre sus mitos y realidades, partiendo de la premisa de que la pérdida de memoria es un proceso natural de la edad, lo cual es falso.

Esta enfermedad no tiene cura. No obstante, existen maneras preventivas para retrasar los síntomas y mantener un cerebro saludable, como es la buena nutrición, ejercicios, dormir bien, manejar el estrés, una vida social activa y estimulación mental. Así que, ¡a sumar los números del Sudoku!.

El Alzheimer se expresa en varias etapas. Su primera etapa leve se caracteriza por la pérdida de memoria continua, acciones repetitivas y cambio del estado anímico. Mientras, en la etapa moderada presenta lapsos que limitan el razonamiento, procesamiento sensorial y problemas de reconocimiento a familiares y amigos. Finalmente, en la etapa severa se experimenta plenamente la incapacidad de comunicarse, dependencia de segundas personas y pérdida parcial o completa del cuerpo, pasando mayormente parte del tiempo en cama. Las manifestaciones pueden variar según el nivel de severidad del paciente.

Sin embargo, el Alzheimer también afecta a los cuidadores de pacientes con Alzheimer, siendo la otra cara de esta enfermedad. El cuidador asume la responsabilidad de atender y cuidar diariamente al paciente. Además, es quien, en la mayoría de su tiempo, acompaña y asiste al paciente en su actividades del diario vivir como es la higiene, alimentación, vestimenta, y hasta en sus asuntos médicos o tratamiento. Este cuidador sufre un mayor riesgo en su estado de salud físico y mental, puesto que mayormente es el único miembro de la familia que absorbe mayor responsabilidad. Por otro lado, su vida social va desatendiéndose por la independencia que va perdiendo el paciente, y pudiera desatenderse a sí mismo(a) sin tomar tiempo libre para descansar, compartir con otros y abandona sus actividades sociales que normalmente eran parte de su proyecto de vida.

El Alzheimer es una condición de salud que no tiene cura, pero al menos podemos retrasar sus síntomas. Hoy día, la investigación ha descubierto medicamentos que ayudan a controlar sus manifestaciones. Sin embargo, no podemos olvidar que retomar las medidas preventivas también es asunto de cada individuo, puesto que se considera que esta condición tiene factores genéticos, sociales y estilos de vida que influyen en su desarrollo. Habla con un profesional de la salud o con tu médico sobre el Alzheimer. 


NC.TV

TU OPINIÓN

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?