MLB

Dave Martínez también busca hacer historia

Quiere emular el logro de Álex Cora del año pasado

El segundo año de Dave Martínez al mando de los Nacionales de Washington parecía que iba a ser uno digno de olvidar para el dirigente puertorriqueño.

Al comienzo de la temporada, su equipo no estaba entre los favoritos para alcanzar la postemporada; en mayo pasado, una racha perdedora puso en peligro su permanencia como dirigente del equipo y en septiembre, un viaje al hospital en una ambulancia lo asustó a él y todos los seguidores del equipo.

Sin embargo, cada uno de los obstáculos fue superado -unos con más esfuerzos que otros- y ahora los Nacionales son los campeones de la Liga Nacional y sus representantes en la venidera Serie Mundial, que comenzará la próxima semana.

En la temporada regular 2018, su equipo terminó con marca de 82-80 en el segundo lugar de la División del Este de la Liga Nacional. Este año terminó con 93-69, también en el segundo lugar del Este, pero fue uno de los comodines de la liga, lo que le permitió jugar en la postemporada.

Pero en mayo pasado, muy pocos daban oportunidad a los Nacionales para sobrepasar el torneo regular. Una racha de cinco derrotas corridas puso su récord en 19-31. El coach de lanzadores, Derek Lilliquist fue despedido y el nombre de Martínez comenzó a ser mencionado entre los dirigentes que podrían ser despedidos en el verano.

 

 

Sin embargo, desde el día en que terminó la racha perdedora, los Nacionales acumularon marca de 74-38, logrando así uno de los dos comodines de la liga.

Pero un día de septiembre, durante un partido contra los Bravos de Atlanta, Martínez comenzó a sentirse mal y fue llevado de emergencia a un hospital cercano donde se le hicieron varios exámenes cardiacos. Muchos temieron perderlo, pero luego de un par de días de descanso, Martínez, de 55 años, regresó a sus labores.

"Honestamente, me siento realmente bien. No sé si ustedes lo han notado, me he sentado un poco más en el banquillo. Solo porque el médico me dijo que mantuviera la frecuencia cardíaca un poco baja. Es difícil de hacer, pero lo estoy haciendo y me ha ayudado mucho", dijo Martínez a los reporteros el día en que ganó el campeonato de la Liga Nacional.

"Siento que mi salud es excelente. Tomé todas las pruebas. Todo volvió negativo y me siento bien", agregó el dirigente, según publicado por ESPN.

Su paso por la postemporada inició con una victoria sobre los Cerveceros de Milwaukee por el comodín único. Luego vencieron a los favoritos Dodgers de Los Ángeles en la serie divisional y barrieron a los Cardenales de San Luis en la serie de campeonato de la liga.

Sobre el campeonato, el dirigente dijo que se sentía “feliz por cómo han pasado las cosas. Me mantuve positivo con el equipo y estamos viendo los resultados, pero aún no hemos terminado".

ESPN también reportó que el dueño del equipo, Mark Lerner, reveló que nunca pensó desprenderse del boricua. "Nunca me pasó por la cabeza despedir a Davey, sin importar toda la presión que se nos impusiera", dijo Lerner a periodistas en el Nationals Park.

"Pienso que se ha convertido en un muy, muy buen manager, y creo que en los próximos años, se convertirá en un gran manager. Tengo total confianza en él y estoy encantado de que todas estas cosas buenas estén sucediendo. Nadie lo merece más que él”, manifestó.

Martínez está en su segundo año del contrato de tres que firmó luego de la temporada de 2017. Es el tercer boricua al mando de un equipo. Edwin Rodríguez fue el primero al dirigir a los Marlins entre 2010 y 2011. Alex Cora comenzó como dirigente de los Medias Rojas de Boston el mismo año que Martínez.

 

 

Un poco de trasfondo

Martínez nació en Nueva York en 1964 de padres puertorriqueños. Se crió imitando los movimientos de su ídolo, Roberto Clemente, y soñando con emularlo algún día en las Grandes Ligas, de acuerdo con un reportaje del Washington Post.

Su sueño se cumplió y debutó como jugador en Grandes Ligas en 1986 con los Cachorros de Chicago. En su carrera de 16 años, también jugó para Montreal, Cincinnati, San Francisco, Chicago WS, Tampa, Texas, Toronto y Atlanta.

En el año 2000 jugó para cuatro equipos distintos (Tampa, Chicago Cubs, Texas y Toronto), lo cual lo colocó en el grupo de nueve jugadores que han experimentado eso en una temporada. Anunció su retiro al concluir la temporada de 2002.

En 2008 fue contratado como coach de la banca de los Rays de Tampa Bay, dirigidos por Joe Maddon, y en 2014 se mudó con Maddon para los Cachorros de Chicago.

Al concluir la temporada de 2017 fue contratado como dirigente de los Nacionales por tres años.

Historia para Washington DC

Lo que están viviendo los Nacionales es histórico para la ciudad de Washington DC porque es la primera vez que alcanzan el clásico de octubre desde 1933 cuando los antiguos Senadores de Washington fueron dominados en cinco partidos por los entonces Gigantes de Nueva York.

En 1961 la franquicia se mudó a Minnesota para convertirse en los Mellizos. Sin embargo, Washington no se quedó sin franquicia porque el mismo año se aprobó un equipo de expansión a la misma ciudad. Ese nuevo equipo permaneció en Washington hasta 1971 cuando se mudó a Texas para convertirse en los Rangers.

El béisbol de Grandes Ligas regresó en 2005 cuando los antiguos Expos de Montreal se mudaron a Washington para convertirse en los nuevos Nacionales.

 

 

 


NC.TV

TU OPINIÓN

Recibe las noticias a tu correo electrónico. Suscríbete

* indicates required