Deportes

Francia y Australia adelantan a la semifinal del Mundial de Baloncesto

Derrotados Rep. Checa y EE.UU.

La selección de Francia dio este miércoles la gran sorpresa del Mundial de Baloncesto de China al ganar por 89-79 a la de Estados Unidos, campeona defensora del título, y lograr el pase a semifinales donde se cruzará con Argentina.

Los estadounidenses no pudieron encubrir esta vez las deficiencias de ataque con las que llegó al Mundial. Su rival fue superior en todo momento, especialmente con dos hombres sensacionales como el pívot Rudy Gobert, que arrolló en el juego interior, y el escolta Evan Fournier, que se encargó de dirigir el ataque. Ambos se combinaron para 43 puntos.

El base Nando de Colo también fue decisivo en la recta final del partido, cuando a Estados Unidos se le olvidó anotar y después del empate 76-76 solo pudo sumar tres tantos por 13 de Francia.

Mientras el escolta Donovan Mitchell estuvo inspirado Estados Unidos pudo mantenerse en el partido, con remontada en el tercer cuarto. Pero luego el jugador de los Jazz de Utah se enfrió también y se quedó sin anotar en todo el cuarto, lo que cavó la fosa de la derrota de los actuales campeones.

El legendario entrenador Gregg Popovich no encontró la manera de buscar el mejor rendimiento ofensivo del equipo de Estados Unidos y ante un rival como Francia, que encontró su mejor juego en lo que va del torneo, no hubo ya "milagro" como el que se produjo con Turquía en la fase de grupos.

Estados Unidos, que desde el 2006 no había perdido en Mundial o Juegos Olímpicos, confirmó lo que muchos temían, incluido el propio Popovich: que sin las estrellas de la NBA la selección puede sucumbir ante las mejores de Europa.

La derrota cortó una racha de 58 triunfos consecutivos estadounidenses. Su última derrota en un Campeonato del Mundo fue en el de 2006 ante Grecia.

Gobert aportó un doble-doble de 21 puntos y 16 rebotes, más dos asistencias y tres tapones, mientras que Fournier acabó con 22 tantos, el líder del equipo en esa faceta.

El base Nando de Colo fue decisivo en la recta final del partido y acabó con 18 puntos.

Por Estados Unidos solo tres jugadores acabaron con números de dos dígitos: Mitchell, 29 tantos, líder del partido, y los bases Marcus Smart y Kemba Walker, con 11 y 10 tantos, respectivamente.

Entre los hombres altos de Estados Unidos, Miles Turner, que salió de titular, aportó apenas dos puntos con un rebote. Mason Plumlee y Brooks Lopez se combinaron para estar menos de seis minutos y se fueron sin anotación.

Demasiado poco para hacer frente a la inspiración que el equipo francés tuvo desde el inicio de partido. Tras forzar un empate a 18-18 en el primer cuarto, se fue al descanso con la ventaja parcial de 45-39, con Fournier y Gobert con 13 tantos cada uno y todo el equipo pleno de intensidad.

Solo Mitchell, con 15 puntos, y la defensa mantenía al equipo de las Barras y las Estrellas en el partido.

Luego llegaría la remontada del tercer periodo de Estados Unidos, pero solo gracias, de nuevo, a la inspiración de Mitchell, que aportó otros 14 puntos.

Eso le permitió al actual campeón del mundo remontar una desventaja de 10 puntos (43-53) y ponerse por delante en el marcador 66-63. Al inicio del cuarto periodo su ventaja llegó a ser de siete tantos (72-65) con canasta de Walker.

Pero cuando todo parecía que comenzaba a ser favorable para que sentenciase Estados Unidos ocurrió lo contrario, el bloqueo por parte de su ataque y el resurgir de nuevo de la mejor Francia con un De Colo genial y decisivo desde la línea de personal.

Estados Unidos sale del Mundial por la puerta de atrás y con su peor imagen en 13 años, responsabilidad que cabe achacar a las estrellas de la NBA que abandonaron al equipo a su suerte.

La única compensación para el equipo de Estados Unidos es que, al menos, ya está clasificado para los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020, a los que con toda seguridad, tras el fracaso del Mundial de China, acudirán las estrellas de la NBA si es que desean defender el título de campeones olímpicos de Río de Janeiro 2016.

España v Australia a la semifinal 

España se verá las caras el próximo viernes con Australia en las semifinales del Mundial de baloncesto, después de que el equipo haya logrado acabar con la racha de la República Checa (82-70), quien abandona la lucha por las medallas como uno de los equipos revelación del campeonato.

El equipo de Sergio Scariolo consigue así un billete directo a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, ya que sólo dos equipos europeos siguen en la lucha por las medallas, después de que Francia haya logrado eliminar a Estados Unidos.

Australia se enfrentará a España en Pekín en este Mundial en el que está siendo una de las selecciones más fuertes. Sigue invicta, al igual que el equipo de Scariolo y que Argentina, que disputará la otra semifinal contra Francia.

Los australianos lograron vencer a precisamente a los galos en la fase de grupos por un ajustado 98-100, por lo que se espera que sean un hueso duro para el equipo español, que ha logrado vencer en las fases previas a equipos fuertes como Serbia o Italia.

Los de Andrej Lemanis fueron hoy superiores a los checos, con el jugador del San Antonio Spurs, Patty Mills, elevando a su equipo y marcando 24 puntos, 4 rebotes y seis asistencia. Lleva una media de 21,8 puntos en el campeonato.

La estrella checa Bohacik no tuvo hoy su mejor día, a diferencia del base de los Chicago Bulls, Tomas Satoransky (13 puntos, 9 rebotes y 13 asistencias), que fue una de las claves para que la República Checa no perdiera el ritmo.

En la primera mitad del partido ambos equipos mantuvieron un alto nivel y lograron llegar al descanso con solo tres puntos de diferencia (33-30) a favor de los australianos y una igualdad total en el juego.

Arrancaron sin embargo los australianos un tercer cuarto atacando duro y lograron adjudicarse un parcial decisivo para meter a los australianos en las semifinales, con un contundente parcial de 30 puntos frente a un desconcertado equipo checo, que vio cómo se alejaba de la victoria.

Comenzó fuerte el último parcial el equipo de Ronen Ginzburg y con triple de Peterka y canasta de Pumprla lograron acercarse a ocho, una ventaja que Baynes, Creek y Dellavedova no dejaron que se materializara.

Intentaron los checos aferrarse al marcador en los últimos cinco minutos con brillos como dos triples seguidos de Patrik Auda, quien con 21 puntos fue hoy el máximo anotador checo.

Pero no lo consiguieron y finalmente los australianos pusieron punto y final, con una ventaja de doce, al sueño de los checos.

Llegaron en la posición 24 del ránking de selecciones de la FIBA y, a falta de disputar los partidos clasificatorios, se marchan de China como una de las selecciones revelación del mundial.


NC.TV

TU OPINIÓN

Recibe las noticias a tu correo electrónico. Suscríbete

* indicates required