Lucha Libre

La lucha libre no es la sombra de lo que era

Carece de buenos ángulos y asistencia

El 'ring' rodeado de alambres de púa, lucha de andamios o la 'hardcore' solo se revive a través de los videos. Las grandes historias, como la "Gran Traición" en la IWA o cuando Victor 'The Bodyguard' se frotaba el rostro con la sangre de su eterno compadre, Chicky Starr, forman parte de una época dorada en la lucha libre de Puerto Rico. 

La industria de la lucha libre en Puerto Rico atraviesa su peor  tiempo, agravado tras la situación de emergencia dejada por el huracán María. Pero la dificultad no viene de ahora. Desde hace años las gradas de las canchas permanecen vacías y las historias que se desarrollan hacen que el rudo deporte sea de poco interés. 

Este último factor toma gran responsabilidad en la debacle del negocio que generó historias inolvidables, luchas sangrientas y expuso en vitrina a los mejores de la lucha libre a nivel mundial, todo esto a mediados de los años ochenta y noventa.

Su sinceridad no es únicamente cuando le toca hacer una "promo" para cualquier cartelera, también trasciende en su cotidianidad. A quien muchos conocen como Chicky Starr no tiene pelos en la lengua y reconoció la razón principal por la que las carteleras de lucha libre no atraen al fanático como acostumbraban hace más de una década. 

"Con el pasar de los años, lamentablemente ha decaído lo que es la industria de la lucha libre profesional. Lo que son los libretistas no tienen visión de lo que es una buena historia", dijo con firmeza el apodado "dios Lucifer de la lucha libre". 

Algunos lapsos en la historia trazan la disminución de asistencia. Sin embargo, para José Laureano, el descenso de la lucha comenzó tras una noche de verano en el 1988. 

La acción de la lucha libre se escenificaba esa noche en el Juan Ramón Loubriel de Bayamón. Allí, en uno de los camerinos, apuñalaron a una de las estrellas norteamericanas, Bruiser Brody, quien falleció a consecuencia de una hemorragia interna. Recortes de prensa precisan que Brody fue apuñalado en el área de las duchas. 

Ese lamentable suceso es el que Laureano cataloga como el detonante de la precaria situación. A preguntas de por qué un evento ocurrido hace casi 30 años sigue embrujando la lucha libre boricua, Chicky Starr precisó que solo sabe la información que ha salido a relucir con el pasar de los años. 

"Cuando surge esto era bien difícil que los extranjeros vinieran a Puerto Rico. Tenían un poco de miedo en venir a Puerto Rico", reconoció el luchador. 

Los temas de las historias son el gancho principal para que el fanático asista a cualquier cancha. Chicky Starr fue partícipe de grandes ángulos. Esa "Gran Traición", cuando Shane y Ricky Banderas eran destruidos por Savio Vega, Víctor 'The Bodyguard' y Chicky, es un claro ejemplo de lo que significó trabajar la historia. 

"Fue una historia bien escrita, detallada, paso a paso. A todos se nos salieron las lágrimas, de alegría. El producto quedó muy bien y se lo vendimos bien al público. Esa era la idea. Lo que nos impactó fue la historia que se hizo con sus detalles y lo que iba a pasar hasta que llegó el momento de la traición", detalló Laureano, quien dio el salto a la IWA para finales de los noventa. 

Con una nueva generación bajo su tutela en la IWA, la compañía fundada por el fenecido promotor, Víctor 'Vitín' Quiñones, comenzaba una competencia directa con la WWC, que por años dominó la escena de la lucha libre local. 

A pesar de la competencia, WWC quedó rezagada por el talento que trabajó para IWA, que descansaba en gran medida sobre el auge obtenido por la empresa de 'Vitín'. No obstante, ante el fallecimiento de Quiñones, todo comenzó a irse en picada para el dúo de empresas. 

Actualmente, Puerto Rico cuenta con empresas independientes. No fue hasta mediados de marzo cuando WWC reanudó sus carteleras. 

Chicky Starr cree que la lucha libre puede alcanzar a la cúspide nuevamente pues existe el talento para lograrlo. No habría que trabajar en un proyecto desde cero. 

"Aquí hay talento, capacidad, personas que tienen la mentalidad suficiente para hacer ese trabajo. Podemos trabajar con los que están, lo que le llamamos darle un 'push', seguir trabajándolo (y) darle el nombre", subrayó Laureano, quien agregó que el factor económico influye bastante. 


NC.TV

TU OPINIÓN

Recibe las noticias a tu correo electrónico. Suscríbete

* indicates required