Comercio

Productos de belleza: eje de millonario fraude digital

Beneficiario de Ley 20 enfrenta acusación federal

Una serie de productos de belleza fue el eje de un esquema de fraude que abarcó ocho empresas fantasmas para evadir millones de dólares en impuestos por cerca de tres años, además de estafar a innumerables internautas para lucrarse ilegalmente de casi $100 millones.

Según se expone en la acusación dada a conocer el jueves por la Fiscalía federal en Puerto Rico el esquema fue ideado por el beneficiario de Ley 20, Golpakrishna Pai, quien a través de múltiples empresas vendía cremas de belleza facial a través del internet.

El esquema violentaba el estatuto de la Comisión Federal de Intercambio (FTC por sus siglas en inglés) que prohibe los modelos de “mercadeo negativo”, definidos como ofertas en las que el silencio de los consumidores es interpretado como consentimiento para el pago de bienes y servicios.

 

Entre febrero de 2016 hasta agosto de 2017, las empresas de Pai ofrecían un periodo de prueba con precio de $4.95 por los productos a los que los consumidores podían acceder ingresando información de su tarjeta de crédito o débito. No obstante, quienes no interesaban continuar con el servicio tenían que cancelarlo antes de cumplir un plazo de 15 días o les cobraba $90 por el producto de prueba y otros $90 adicionales para ingresarlos en un programa de envío automático. Los cobros extra eran mencionados luego, aunque no claramente, en la sección de “Términos y Condiciones”.


Luego de aceptar cargos iniciales, los consumidores eran llevados a otra página que les ofrecía un producto adicional por $4.95 en lo que aparentaba ser un cupón. Si las personas pulsaban el botón de “Complete Checkout” aceptaban la oferta que incrementaba a más de $90 la facturación si no se cancelaba en 15 días.


Para que los clientes pudieran cancelar su prueba tenían que llamar a un número o enviar un correo electrónico. Sin embargo, la acusación apunta que las personas sufrían múltiples percances cuando intentaban comunicarse con las empresas, que muchas veces no proveían personas que hablaran inglés y hasta terminaban las llamadas a gritos. 

“Algunos consumidores que contactaron a los demandados recibieron una respuesta automatizada diciéndoles que podrían cancelar telefónicamente si accedían a un pago parcial, típicamente de $38.71. Muchos consumidores aceptaron este cargo parcial a fin de cancelar. En otras instancias, los consumidores consiguieron a los representantes de servicios les entregaron confirmación de cancelación pero como quiera se les cobró”, lee el documento.

 

Aquellos que devolvían el producto sin abrirlo tampoco pudieron cancelar los cobros ni obtener reembolsos. Personal de servicio al cliente usaba como excusa que nunca recibieron el envío.

De ser encontrado culpable, Pai y sus empresas Humboldt Merchant Services (Humboldt), Paysafe Group Limited (Paysafe), Asesores Comerciales Globales (Global), y Merchant Payment Acceptance Corp. (PayKings), deberán compensar a los clientes perjudicados por el dinero perdido además de otros reparos que el tribunal determine. 

El acusado pudiera enfrentar una pena máxima de 20 años de cárcel por cada cargo de conspiración y fraude electrónico, así como un período máximo de dos años de reclusión por cada cargo de identidad agravada y un máximo de 10 años por cada cargo de lavado de dinero.  

Puede leer la demanda completa aquí:


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN