Economía

El difícil reclutamiento en la industria de la marihuana medicinal

Las oportunidades están en los dispensarios

Entre diciembre de 2017 a diciembre de 2018, las convocatorias de empleo en la industria del cannabis en Estados Unidos crecieron 76%, según el portal especializado en investigaciones de mercado laboral Glassdoor.

De estas convocatorias, 53% era para áreas técnicas o altamente técnicas. Desde que se reguló el cannabis medicinal en Puerto Rico hasta marzo de 2019, más de tres mil personas se han licenciado para obtener algún empleo en la industria. 

Los proveedores de capacitación aprobados por la Junta Reglamentadora de Cannabis Medicinal adscrita al Departamento de Salud (DS) son los encargados de expedir la certificación que valida los cursos educativos para obtener la licencia ocupacional, requisito indispensable para trabajar en la industria. El curso cubre aspectos legales, reglamentarios, operacionales y generales de cada área que conforma la industria y dependiendo el área donde desee trabajar el o la futuro/a empleado/a también deberá obtener otro certificado.

“El curso que más genera interés es el de la posición laboral para técnico de dispensario y a este le sigue el curso de buenas practicas agrícolas, con el que puede el estudiante aspirar a empleo en un establecimiento de cultivo de cannabis medicinal. Los cursos menos solicitados son buenas prácticas de laboratorio y adiestramiento del personal de seguridad”, detalló a NotiCel la asesora de la industria, Dra. Bárbara Collazo Cortés.

Coincidió el licenciado Goodwin Aldarondo, proveedor de adiestramientos certificado por el DS en Puerto Rico Legal Marijuana: “Entre las licencias más populares está la de técnico de dispensario porque es donde más oportunidades de empleo hay ahora. La menos que se mueve es la de laboratorio pero hay que tomar en cuenta que en Puerto Rico solo hay tres laboratorios versus 72 dispensarios, y los laboratorios ya tienen su personal”.

Los proveedores describieron la audiencia de sus cursos como personas entre 21 a 45 años de edad, usualmente con bachillerato, e igual cantidad de hombres y mujeres. “Un curso que suele ser más atractivo para hombres es el de cultivo”, notó Collazo Cortés. 

“Tomando en cuenta que es una industria novel que no tenía precedentes en la Isla, en los inicios fue retante para los patronos conseguir mano de obra capacitada. Sin embargo, la apertura de nuevos establecimientos de cannabis medicinal se estima que para julio de este año supere los 200 en la Isla por lo que se espera la generación de unos 8,000 empleos”, abundó la doctora quien forma parte de MedCan Foundation, proveedor de adiestramientos para obtener licencias ocupacionales en la industria. 

De este modo, el presidente de la cadena de dispensarios Clínica Verde, Ramón Ortiz, validó que sus empleados suelen ser “gente joven la mayoría, pero tenemos varios sobre los 50 años de edad que genuinamente les apasiona el tema porque personalmente (el cannabis) les ha funcionado con sus dolencias”. 

“Comenzamos la cadena más grande de dispensarios en Puerto Rico y ya tenemos cerca de 70 empleados a tiempo parcial con cinco dispensarios. Vamos a tener siete a 10 (dispensarios) más a final de este año y tendríamos cerca de 150 a 300 empleados”, abundó Ortiz, quien también apuntó que el personal cuenta en su mayoría con bachillerato o “mucha experiencia en salud”. 

En el caso de los laboratorios, “El reclutamiento no fue fácil. Se hicieron una serie de entrevistas a más de 10 personas para los puestos de químico y microbiólogo ya que al ser la industria del cannabis una nueva en Puerto Rico, necesitábamos reclutar a personal serio y que tuviera la capacidad, cualificaciones y debida experiencia en su respectiva disciplina. Luego de las entrevistas se hizo un análisis de cada uno y se realizó una segunda ronda de entrevistas para entonces seleccionar al candidato idóneo”, detalló el gerente de desarrollo de negocios de Cannalytics Bioscience Lab, Javier Díaz.

Cannalytics Bioscience es uno de los tres laboratorios certificados por Salud en Puerto Rico para analizar los productos y cultivos de cannabis medicinal. 

“Los clientes pueden solicitar además que se les analice el aire, superficies, las unidades de aire acondicionado, el suelo que utilizan para cultivar, entre otros, para auscultar la presencia de hongos, pesticidas o metales pesados que puedan contaminar sus cosechas o productos”, notó por su parte la doctora Denise Rodríguez Steidel de Steidel Analytical Labs, otro de los laboratorios reconocidos por el DS. 

 

 

“Además de dedicarnos al análisis de cannabis medicinal, le hacemos pruebas ambientales a las facilidades de cultivo y manufactura para asegurar que el cannabis medicinal que se está cosechando se haga en un ambiente libre de contaminantes microbiológicos. Somos seis empleados directos y todos a tiempo completo. También tenemos contable, abogado y un sinnúmero de suplidores. Tenemos a dos químicos licenciados que se encargan del análisis químico, dos microbiólogos tecnólogos médicos; uno se encarga de realizar las pruebas de bacteriología y el otro es el director del laboratorio. Otro empleado se encarga de recogido de muestras y mensajería”, abundó Díaz.

“Durante la fase de desarrollo de métodos de análisis y validación, que duró varios meses por no tratarse de sistemas automatizados y sí de análisis que requieren la experiencia y conocimiento científico bien especializado, aparte de dos químicos licenciados con maestría requerimos de un tercer analista químico y de un doctor en química como consultor”, recordó por su parte Rodríguez Steidel. 

Steidel Analytical actualmente emplea cinco científicos: dos químicos licenciados, dos microbiólogos con experiencia en laboratorios de microbiología y química; y un biólogo ambiental.  

Para el gerente general de la empresa dedicada al cultivo, manufactura y transporte de cannabis medicinal en la Isla, Anani Pharmaceutical, Jorge Juan Sanders, “El reclutamiento más complicado suele ser en el área de manufactura cuando necesitamos personas con ciertos estudios o conocimientos químicos, biológicos o de extracción. En Manufactura tenemos dos empleados egresados del Recinto Universitario de Mayagüez (de la Universidad de Puerto Rico) que pudieron quedarse gracias a conseguir empleo aquí. Al momento tenemos 18 empleados. Durante los tiempos de cosecha empleamos 10 personas por 10 días pagos por hora”. 

De la plantilla de empleados de Anani, 13 laboran a tiempo completo y cinco son a tiempo parcial. Se distribuyen entre seis empleados de cultivo, cinco empleados de manufactura, dos empleados de transporte y cinco empleados gerenciales administrativos.

Por otro lado, Aldarondo advirtió que, “Salud no tiene fiscalización. Solo tienen tres inspectores para más de 120 establecimientos de cannabis, licencias, etc. Necesitan más inspectores, recursos, equipos y divisiones dentro de la Junta Reglamentadora de Salud”.

Según detalló, la Ley MEDICINAL establece que un solicitante que persiga un puesto de técnico de dispensario debe completar al menos seis horas de cursos para obtener la licencia ocupacional. “Pero hay compañías que ponen un video por una o dos horas y dan el certificado. Es más barato pero no salen con todo lo que necesitan ni capacitados según la ley. El curso debe ser interactivo y presencial, que puedan aclarar dudas al final. Hay compañías con presentaciones perfectas y a la hora de preguntas no saben responder. Los estudiantes, que con mucho entusiasmo van y ven ese video, se desencantan. Estás desalentando a los mismos que quieren levantar la industria. Los mismos estudiantes se han quejado. Han habido inspectores (del DS) que van a los adiestramientos de otras compañías y no toman acción”, detalló Aldarondo.

No obstante, Ortiz opinó que, “Salud requiere que todos los años tomen un curso de seis horas y ahora añaden un curso nuevo de tres horas. Lo que se exige es más que suficiente”. Además, su cadena de dispensarios capacita a los nuevos integrantes del personal por dos meses antes de que pasen a atender pacientes y cada tres meses ofrecen cursos sobre las novedades de la industria. 

“Tenemos assistant managers (asistente de gerente), manager (gerente) y los budtenders. Comienzan como budtenders y van escalando dentro del mismo equipo. Los mismos assistant managers son quienes dan el curso introductorio de dos meses a los nuevos empleados. Queremos que creen una carrera en nuestra empresa, como si fuera una farmacéutica y en el futuro esperamos tener un cultivo pequeño y manufactura”, detalló Ortiz.

En 1996, los votantes del estado de California aprobaron la resolución 215 para convertirse en la primera jurisdicción estadounidense en permitir el uso médico de la marihuana. Desde entonces, 33 estados incluyendo el Distrito de Columbia, Guam, Puerto Rico y las Islas Vírgenes han promulgado leyes similares o algún programa integral de marihuana medicinal. El país pionero en legalizar el cannabis fue Uruguay en 2013 y en 2018 le siguió Canadá.  


NC.TV

No te pierdas las noticias más importantes del día | ¡Suscríbete aquí!

* indicates required
¿Desea recibir ofertas especiales ocasionalmente?

TU OPINIÓN